En directo

    UE, entre parches y tambores de guerra

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 53
    Síguenos en

    Mientras la UE desbloquea el veto de Hungría y Polonia contra el Presupuesto y el Fondo de Recuperación, el Reino Unido ordena a la Marina Real que se aliste para interceptar barcos pesqueros del bloque comunitario. Así, Bruselas sufre un fin de año cediendo a presiones de dos de sus socios, y bajo la amenaza de un Brexit duro.

    ¿Machacan Polonia y Hungría al resto de la UE?

    Polonia y Hungría decidieron levantar el veto que atenazaba y asfixiaba al bloque comunitario a cuenta del Fondo de Recuperación Europeo, vital para surfear, aunque de forma bastante accidentada, el tsunami provocado por el coronavirus y que está provocando desastres en sus economías, especialmente en los países del sur.

    La bandera de la UE
    © AFP 2020 / Philippe Huguen
    Bruselas había atenazado primero a Varsovia y Budapest con el Mecanismo de Estado de Derecho, entendiendo que los dos países de la Europa Oriental no atendían razones y cuyas consecuencias directas sería la congelación de los fondos comunitarios a quienes desafiaran los valores y al imperio de la ley del bloque.

    Tensaron la cuerda hasta el extremo, tanto que casi se rompe, pero lograron tumbar al resto de los 25 países que no aguantaron el envite: los primeros ministros de Polonia y Hungría, Mateusz Jakub Morawiecki y Viktor Orban, respectivamente, se llevaron el gato al agua.

    El acuerdo podría atribuirse en parte a los deseos de Angela Merkel de colgarse una medalla final, a como diera lugar, en la que está siendo su última presidencia de la UE como canciller de Alemania y retirarse así con una 'victoria', e intentar que su más que debilitada imagen pase desapercibida.

    En todo caso, Morawiecki y Orban se encargaron de venderlo a sus ciudadanos: como una gran victoria. Y es que para salvar que los 750.000 millones del Fondo de Reconstrucción europea fluyeran para que la UE no caiga a los infiernos, Merkel ofreció una cuádruple red de garantías de que el Mecanismo de Estado de Derecho no será arbitrario ni discriminatorio, y no será utilizado como arma arrojadiza para presionar a los dos países en temas de migración y asilo.

    La jugada de Polonia y Hungría podría ser vista como temeraria, pues también se arriesgaban a perder 180.000 millones de euros entre el presupuesto plurianual y el fondo de ayuda, ya que el resto de miembros del bloque manejaba una salida alternativa a los fondos. Pero lo lograron.

    "Yo creo que es un empate", sintetiza respecto a este acuerdo el Dr. en Geopolítica Rolando Dromundo.

    "Por supuesto que hay una preocupación [en Bruselas] por la dirección política que están tomando los regímenes, tanto en Hungría como en Polonia, pero por otro lado era muy vago hablar del rule of law, del 'imperio de la ley' como lo traducimos, como si fueran los únicos dos países donde hay problemas, que no se respeta la legalidad".

    "Tenemos esquemas de corrupción mucho más grandes y visibles en otros países de la UE", advierte el analista, quien incide en que se trata más de una cuestión política.

    Tambores de guerra en el canal de la Mancha

    En tanto, el domingo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, llegó con un ataque de indigestión a la charla virtual —que supuestamente era la definitiva— con el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson por el Brexit. En la víspera del cónclave, Londres daba a conocer que comenzaba a trazar las líneas maestras para que la Royal Navy tenga todas las potestades para interceptar a buques pesqueros de países de la UE que surquen sus aguas en caso de sellar una ruptura dura.

    Una noticia que los medios europeos se han encargado de vender como una amenaza, teniendo en cuenta además que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, había anunciado con anterioridad que vetaría cualquier acuerdo que prohíba la entrada de pesqueros franceses a aguas británicas.

    Este punto podría ser más que una piedra en el zapato, un verdadero palo en la rueda de las negociaciones. Por un lado, Boris Johnson ha sido pertinaz en su reivindicación de recuperar la soberanía absoluta sobre aguas británicas, pero por otro lado, la realidad indica que Reino Unido vende el 70% de la pesca en esa zona a la UE, que a su vez ya dijo que dejará de comprarla si la negociación no llega a buen puerto en esa cuestión.

    "Para los británicos representa muy poco la industria pesquera, pero saben cuánto representan para muchos países de la Unión Europea, por eso justamente es su arma principal de negociación. Esto hay que dejarlo claro. Por eso están tratando de equilibrar la posición de poder que tiene del otro lado la Unión Europea".

    "La lógica dice que habrá un acuerdo de algún tipo porque conviene a los dos", concluye el Dr. Rolando Dromundo.
    Etiquetas:
    presupuesto, veto, Brexit, Reino Unido, Alemania, Hungría, Polonia, UE
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook