En directo

    ¿Da Francia una estocada mortal al islamismo radical interno?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    Tensiones entre Francia y el islam (84)
    0 141
    Síguenos en

    El Gobierno del presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha presentado un proyecto de Ley para blindar al Estado contra cualquier intento de secesionismo islamista, tal como venía pregonando el propio mandatario desde hace un buen tiempo. Los últimos atentados terroristas han sido la gota que derramó un vaso que se había llenado hace tiempo.

    La 'marcha atrás' de Macron

    El proyecto de Ley cuenta con 54 artículos, advierte el columnista de Sputnik y exdirector de Euronews, Luis Rivas, quien hace una salvedad para desvelar parte del espíritu de la nueva normativa que se impulsa.

    "En primer lugar hay que decir que el término 'islamismo', el islam político al que se refería en principio la ley, no aparece en el proyecto de Ley porque parece ser que el presidente Macron ha reculado y no quiere mencionar directamente el islam en la Ley. Ese es uno de los pasos hacia atrás que ha dado el Gobierno de Macron porque quiere evitar críticas, tanto internas como externas, de países islámicos o de países que han criticado esta ley", explica Rivas.

    Cinco grandes capítulos son los que integran este proyecto de Ley: Clarificar el ejercicio del culto musulmán; Prohibición de la instrucción a domicilio; Poner fin a los matrimonios forzados y los certificados de virginidad; Combatir el odio online; Proteger a maestros, médicos, representantes de la autoridad.

    Luis Rivas ha hecho un análisis de cada una de ellas.

    Clarificar el ejercicio del culto musulmán

    La laicidad de Francia es el gran paraguas bajo el cual se guarecen los islamistas radicales. Al respecto, Rivas avisa que hay 76 mezquitas en el punto de mira del Gobierno por unos discursos de odio y de islamismo radical. Esto significa que "hay imanes en Francia que están fuera de la ley, que no están bajo el control del Estado porque precisamente por el laicismo no permite formar imanes ni entrar en los sermones de los religiosos de ninguna religión. Y este es uno de los puntos que quería poner fin Emmanuel Macron, es decir, formar a imanes que sean extranjeros, o de origen extranjero, pero según las leyes francesas".

    Prohibición de la instrucción a domicilio

    El periodista indica que en este punto también ha habido un pequeño paso atrás, porque si bien el primer proyecto era mucho más estricto, ahora ya se admite que puedan haber padres a los que se les permita instruir en casa, pero tendrían que pedir un permiso especial.

    'Lo que está claro es que lo que se intenta impedir es que algunos padres musulmanes radicales se nieguen a llevar a sus hijos a la escuela pública donde [sus hijos] van a aprender materias, teorías, una cultura que defienda los derechos humanos, la igualdad de la mujer, algo que los musulmanes radicales no aceptan, y por eso no solamente algunos instruyen a sus hijos en casa, sino que también existen escuelas clandestinas islamistas", asevera Rivas.

    Poner fin a los matrimonios forzados y los certificados de virginidad

    El analista opina que quizá poner fin a los matrimonios forzados sea algo más posible porque para evitarlos existirá una mayor exigencia que la que existía hasta ahora.

    "Hay que tener en cuenta que se calcula que en Francia hay 200.000 matrimonios forzados, una cifra abrumadora. Hasta ahora en muchos casos los alcaldes, quienes son los que celebran los matrimonios en los ayuntamientos franceses, incluso si tenían sospechas [de un matrimonio forzado], no podía denunciarlo. Ahora se va a facilitar que las mujeres puedan tener libertad de palabra para intentar investigar si esos matrimonios son forzados o no".

    Combatir el odio online

    Rivas apunta que el 'odio en línea' en las redes sociales es algo a lo que el Gobierno francés ya buscaba poner límites antes de esta situación, incluso antes de la ley contra el islam político.

    "Es verdad que puede ser más fácilmente controlable, pero habrá que contar también con la ayuda, con la colaboración de las grandes empresas tecnológicas, que en muchos casos hacen su propia ley, y en muchos otros, hacen una defensa de una radicalidad, no solamente en cuestiones religiosas que va en contra de los deseos de los Gobiernos europeos, en este caso, el francés".

    Proteger a maestros, médicos, representantes de la autoridad

    El periodista advierte en este sentido que Gobierno de Macron deberá disponer de más fuerzas de seguridad no sólo en las calles, sino también en las instituciones para este fin.

    "En los hospitales, por dar un ejemplo concreto, donde muchos maridos musulmanes exigen que a su mujer en ginecología no sea atendida por un doctor que sea hombre, sino que buscan que siempre sea una mujer. Por poner otro ejemplo, también hay funcionarios públicos, como el caso de los chóferes de autobuses que son musulmanes que se niegan a dar la mano a una colega que va a tomar el volante después de ellos, o que simplemente se niegan a tomar el volante porque ha sido tocado por una mujer".

    "Son medidas que existían en teoría. Después veremos qué posibilidades de aplicación tienen, y cómo van a aplicarla los jueces", concluye Luis Rivas.

     

    Tema:
    Tensiones entre Francia y el islam (84)
    Etiquetas:
    proyecto de ley, musulmanes, islamismo, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook