En directo

    COVID-19 en Reino Unido: jóvenes irresponsables, niños desprotegidos

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, lo prometió: multas de hasta 10.000 libras esterlinas para todo aquel que incumpla le nueva batería de normas para combatir el coronavirus en territorio británico. Para hacer efectiva su promesa, anunció el despliegue de más policías en las calles, y del Ejército si fuera necesario.

    Mano de hierro

    Después de una primea oleada del coronavirus en la que el inquilino del número 10 de Downing Street, BoJo, pregonara su negacionismo que paradójicamente terminó condenándolo a la UCI [Unidad de Cuidados Intensivos], parece que aprovechó el verano para estudiar y en este nuevo comienzo de curso quiere demostrar que está haciendo bien los deberes.

    En una alocución televisada se mostró poderosamente preocupado ante el avance inexorable de la segunda ola de coronavirus, sobre todo a nivel europeo, y pretender que su país no caiga como lo hizo hace menos de medio año. "La perspectiva de una segunda ola es real y siento decir que al igual que España y Francia hemos alcanzado un peligroso punto de inflexión", reflexionó en voz alta dirigiéndose a toda la población.

    "El Gobierno de Boris Johnson no puede darse el lujo de repetir los mismos errores que ya cometió en marzo", sentencia el periodista colombiano de Express News London UK, Dawits Buitrago.

    En este contexto, los datos no hacen más que darle la razón al premier. Su Administración hizo saltar las alarmas al informar sobre el avance de los infectados: este mismo miércoles y en menos de 24 horas se detectaron 6.178 nuevos casos de coronavirus. Se trata de la cifra diaria máxima desde el pasado 1 de mayo cuando se supo de 6.201 casos de nuevos infectados.

    Entonces, con tono de dramatismo, Johnson desde su púlpito pronunció su salmo: "nunca antes en la historia nuestro destino colectivo y nuestra salud colectiva habían dependido por completo de nuestro comportamiento individual como ahora", dijo, al pedir a los ciudadanos responsabilidad y el cumplimiento de as normas y las restricciones establecidas".

    "La trágica realidad de tener COVID es que tu tos leve puede convertirse en la sentencia de muerte de otra persona. Por eso tenemos que contener el virus ahora, y para aquella minoría que incumpla las normas, impondremos mayores condenas para que las cumplan y multas de hasta 10.000 libras. Pondremos más Policía en las calles y usaremos incluso al Ejército si es necesario", disparó.

    Buitrago advierte de que el punto de inflexión en el que se encuentra en este momento Reino Unido está condicionado a la responsabilidad con la que asuman las medidas los británicos. "De alguna manera, si esa segunda ola se da, como parece ser que viene, evidentemente ya va a tener a quien culpar de lo que está pasando", avisa el periodista.

    Antecedentes

    Buitrago enfatiza que el anuncio del primer ministro venía precedido de una reciente premonición hecha por el director científico y el asesor médico del Gobierno de Boris Johnson, Patrick Vallance y Chris Witty respectivamente, y que cayó como un baño de agua fría sobre los británicos: auguraron que es muy posible que en el mes de octubre haya 50.000 casos diarios de contagios por coronavirus, con al menos 200 muertes por día.

    Y es que muchos ciudadanos, mayormente oficinistas, ya se ilusionaban con volver al trabajo presencial precisamente en el mes de octubre, "pero ahora sale Boris Johnson y dice que tienen que seguir trabajando desde casa". Los demás trabajos que no pueden hacerse desde el hogar tendrán que seguir haciéndolo de forma presencial, apunta el comunicador.

    Entonces, Buitrago ofrece datos inquietantes. De cada 100 mil personas de entre 60 y 70 años de edad hay 10,5 contagios; de cada 100 mil adolescentes de entre 17 y 18 años, 48,1 infectados, mientras que de cada 100 mil entre los 19 y 21 años hay 54 contagiados. "Estos números hacen que las medidas se enfoquen en esa dirección, es decir, hacia los jóvenes quienes son los que no están respetando las normas", constata el periodista.

    Buitrago subraya esta situación. "La gente no está respetando las medidas: las playas siguen llenas cada vez que hace un poco de calor, los parques siguen llenos, la gente no está respetando el hecho de que tiene que usar la mascarilla en ninguno de los servicios de transporte público, con lo cual hace necesario poner multas para que la gente se obligue a hacerlo".

    ¿Qué pasa con los niños?

    "En los colegios se mantienen los estrictos protocolos a la hora de ingresar: se les pone alcohol en las manos, se mantiene cierta distancia, pero cuando ya están dentro del colegio, vemos las aglomeraciones de estos niños en el patio. Entonces, ¿dónde está la protección sobre ellos?", se pregunta indignado Buitrago.

    Abunda que "hay una gran preocupación y en ese sentido, pues los padres tampoco ayudan mucho: suelen aglomerarse en las entradas de los colegios, ya sea para despedirse de los niños o verlos cómo entran en las clases".

    "Los niños están en una situación complicada. Están obligados a ir: si yo no llevo a mi hijo al colegio puedo tener una multa de hasta 120 euros", remarca Buitrago.  

    Sin embargo, el Gobierno de Boris Johnson "ha dicho que si tiene que hacer una nueva cuarentena, intentarán al máximo que los estudiantes, tanto de colegios como de universidades, sigan asistiendo a clase así tengan que aplicar nuevas medidas restrictivas", señala Dawits Buitrago.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, pandemia, COVID-19, Boris Johnson, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook