En directo

    Pistoletazo de salida en Reino Unido: ¿Johnson al todo o nada?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, se la jugó. Arrancó junio con la fase dos del desconfinamiento, que entre otras cosas, implica la vuelta al colegio de los niños, la celebración de reuniones de hasta seis personas al aire libre, mientras se anuncia la vuelta del fútbol y la celebración de dos grandes premios de la Fórmula 1.

    Los británicos y la profilaxis

    Polémica. Esa podría ser la palabra que defina a lo que ha venido sucediendo desde el minuto uno de la gestión de la pandemia del coronavirus en Reino Unido por parte de Boris Johnson, y las actuales circunstancias no están exentas de ella, toda vez que la segunda fase del desconfinamiento comenzó un día después de que se registraran 113 muertes y casi dos mil contagios nuevos por la COVID-19.

    De todas formas, no se sabe qué es más polémico, si la gestión de Johnson, o la actitud de parte de la ciudadanía. Y es que una semana antes de esta nueva medida y cuando las muertes llegaban al medio millar diario, y los contagios superaban las dos mil personas, la incontinencia de los británicos, otrora modelo de civismo —dentro del propio Reino Unido, ya no tanto cuando visitan otros países— para la envidia de gran parte del mundo, les llevó a congregarse en masa en varias playas sin que se respetara la distancia social.

    "Es una lucha sin cuartel, es imposible controlar a toda la sociedad en esto casos", dice al respecto Dawits Buitrago, periodista de Express News London UK.

    Una situación que incluso llevó a la ironía por parte de propios y extraños. Un ejemplo claro fue un tuit del del usuario @tortondo quien escribió: "De los creadores del balconing llega el coronaviring". Una clara alusión a las clásicas prácticas de ciudadanos británicos en hoteles de España que consiste en lanzarse desde el balcón —cuanto más alto, 'mejor'— de la habitación a la piscina.

    ​Buitrago da constancia de esto. "Este fin de semana fui a hacer un reporte a la zona del sur de Inglaterra, a Southampton, a una de las playas más visitadas por los británicos y era impresionante el número de personas que había ese día en la playa. No se entiende el por qué", apunta el también analista.

    "Yo vi a la policía intentando hablar con la gente, pero es tan masivo el número de personas faltando a respetar esas normas que se hace imposible controlar. He visto también en la ciudad de Londres en los diferentes parques, que viene la policía, retira a la gente que está incumpliendo la cuarentena, se va la policía, y a los dos minutos vuelve otra vez la gente a reunirse como estaba", añade.

    Reino Unido sin pubs, no es Reino Unido

    Uno de los gremios que ve el panorama más negro es el de los pubs. Un reciente estudio desveló que si no reabren ya, el cierre será definitivo para el 40% de esos negocios. Esto ha hecho que hayan empezado a mover ficha: no sólo buscan la reapertura lo antes posible, sino además que la distancia de seguridad sea menor a dos metros, tal como lo aconsejan los expertos sanitarios del país.

    Y es que con una distancia de dos metros entre sus habitués, el aforo se reduciría al 50%, y el negocio sería insostenible. Entonces, piden a Johnson que mire hacia el otro lado del Canal de la Mancha, a países como Alemania, Polonia o Países Bajos, donde la vara de distancia recomendada entre los parroquianos mide 1,5 metros.

    Hay una presión muy fuerte por parte del pequeño comercio, constata Buitrago. "Pero ya se ha anunciado que a partir del 15 de junio, en principio, sería la fecha en la cual restaurantes y pubs podrían abrir sus puertas en Reino Unido", abunda el periodista.

    Jonhson, de cero a 100

    Otro de los síntomas que presenta la actitud de Johnson está en el plano deportivo, y se apoya en dos de sus grandes vedettes: el fútbol y la Fórmula 1. Así, ya dio luz verde al Gran Circo y Silverstone será escenario de dos grandes premios en este verano boreal, y para favorecerlo, abrió una excepción: los deportistas están eximidos de guardar la cuarentena rigurosa de dos semanas que tendrán que cumplir quienes arriben a tierras británicas a partir del 8 de junio.

    "Todo esto obedece a temas económicos", resume Buitrago.

    Un balón de fútbol
    © Foto : Pixabay / jarmoluk
    "Así sea a puertas cerradas, los ingresos que se reciben por la cuota televisiva son muy altos y esto es lo que hace que el Gobierno tenga la necesidad de aceptar estos acuerdos y de permitir que estos deportes salgan a la luz pública. Además, porque ayudan a entretener a la gente. En estos momentos en los que han pasado tantos meses de cuarentena, muchas personas necesitan algún tipo de diversión y evidentemente los espectáculos, aunque sean a puertas cerradas, van a ser necesarios en ese proceso de volver a la normalidad", apunta.

    Pero por si faltaban polémicas, Johnson se puso la capa, tomó su espada y ha fungido de escudero del gran mentor del Brexit y nunca bien ponderado Dominic Cummings, quien a finales de marzo violó la cuarentena. Bo Jo afirmó que su cuasi mentor actuó "responsablemente, legalmente y con integridad" y que su instinto de padre le hizo desplazarse 400 kilómetros, entre Londres y Durham, para dejar a su hijo en manos de sus padres, mientras él y su esposa se aislaban tras haber contraído la COVID-19.

    Por un lado, Buitrago sostiene que la actitud de Cummings, aunque injustificable, es entendible por cualquier persona que sea padre o madre. No obstante, también se pone del otro lado de la situación.

    "Hay personas cuyos familiares han fallecido y no han tenido la oportunidad de despedirse de ellos. Incluso hay personas que en una situación muy similar recibieron multas por parte de la policía británica", explica el periodista. Añade que se maneja la posibilidad de retirar esas multas por "ser razones de fuerza mayor y prima el derecho a proteger a tu familia antes que cualquier situación política".

    Y como nada es gratis en esta vida, la indignación de la ciudadanía, que en muchos casos fue multada por desplazamientos mucho menores, provocó una caída estrepitosa en la imagen del premier: el termómetro de su aprobación bajó de +19, a -1. Pasó del calor al frío en pocos días. Pero eso no le mueve un pelo respecto a remover de su cargo a su estratega.

    "Es muy difícil que caiga [Cummings] teniendo en cuenta que él es uno de los artífices de que se lograra el Brexit, y segundo porque él ha sido el arquitecto de la campaña de Boris Johnson que terminó con él en el número 10 de Downing Street", concluye Dawits Buitrago.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, COVID-19, cuarentena, Boris Johnson, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook