En directo

    Putin: nadie necesita promesas abstractas

    Qué pasa
    URL corto
    0 130
    Síguenos en

    En medio de la pandemia del COVID-19 el presidente de Rusia, Vladímir Putin, sostuvo una reunión con jefes de bancos rusos en la que expuso su visión acerca del papel que puede y debe desempeñar el sistema bancario en condiciones impuestas por el coronavirus.

    "Para reducir los riesgos y fortalecer la confianza entre los participantes de la vida económica, elaboramos una serie de instrumentos, incluidas las garantías que ofrece el Ministerio de Finanzas y el VEB (banco público que financia proyectos de desarrollo económico) para los préstamos en condiciones concesionarias y otros productos bancarios. El Gobierno tomó una serie de decisiones para apoyar a las familias rusas, para preservar su empleo e ingresos, para ayudar a los empresarios individuales, a las pymes, a las compañías estratégicas", declaró el mandatario ruso.

    Putin indicó que "la capacidad de los bancos de garantizar un crecimiento sostenible de la accesibilidad y de los volúmenes de los préstamos para los ciudadanos y las empresas será un factor importante para la recuperación y el consiguiente desarrollo de la economía de Rusia".

    Para reducir el ritmo de propagación del virus, en el país se declaró no laborable el período hasta los finales de este mes, mientras en numerosas ciudades se decretó un régimen de emergencia que restringe cualquier concentración masiva y recomienda a empresas y universidades funcionar a distancia, entre otras medidas.

    El Gobierno ruso adoptó una serie de medidas, como extensión del plazo de préstamos hipotecarios y personales, concesión de créditos en condiciones favorables a las compañías para que puedan pagar el salario a sus empleados, vacaciones fiscales para las pymes, entre otras, para apoyar a las empresas y los ciudadanos que se vieron afectados por la pandemia.

    Ese mismo día, el jueves 23, Moscú dio a conocer su rechazo a los ataques infundados y los intentos de Occidente de responsabilizar de la pandemia de COVID-19 a China y la Organización Mundial de la Salud.

    "Actualmente, en esta situación complicada, resultan completamente inadecuados los ataques infundados y tendenciosos contra ciertos países y organizaciones internacionales que promueven algunas capitales, así como los intentos de hacerlos responsables de la actual crisis epidemiológica", declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, en su rueda de prensa semanal.

    El 14 de abril, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que EEUU suspende su contribución a la OMS mientras evalúa su papel en la crisis del COVID-19. El mandatario estadounidense acusó a la agencia de la ONU de mala gestión de esta crisis y encubrimiento de la propagación del coronavirus, por confianza excesiva en China.

    Además, el mandatario norteamericano denunció a China por haber provocado la pandemia del coronavirus, y prometió que el país asiático sufrirá "consecuencias" si la investigación de EEUU lo comprueba.

    "Recordamos que EEUU hoy es el país con mayor número de fallecidos a causa de coronavirus. Esto pone en entredicho tres aspectos: el modelo de salud pública, la política económica de Donald Trump y la campaña política de futuras elecciones presidenciales", dijo a Sputnik el español Aníbal Garzón, sociólogo y especialista en temas internacionales.

    "De estos tres factores viene cómo el Gobierno de Donald Trump lo que está llevando a cabo es una política de indentificar como cuasantes de esos datos que tenemos tan alarmantes a Rusia o China, o incluso a organismos internacionales, como la OMS que ya dijo que no le iba a dar el dinero correspondiente porque no está haciendo una buena política", explicó el experto español.

    "La manera de ocultar un problema nacional por parte de EEUU y generar atención pública en otros aspectos no es algo nuevo. Decir que la seguridad nacional es amenazada por factores externos es parte de la política expancionista que ha llevado a cabo EEUU en todo momento", precisó Garzón.

    "En definitiva el hecho de decir que el problema de EEUU es por la mala gestión nacional que están llevando a cabo de cara al cononavirus, por la política privatizada de la salud. Lo que hace desde pillar a la opinión pública en lugar de ser autocrítico al gobierno, por factores externos, criminalizando la actuación de países y de organismos internacionales", conclyó Aníbal Garzón, añadiendo que eso pone en duda el modelo neoliberal en el país norteamericano.

    Etiquetas:
    crisis, economía, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, China, financiación, Organización Mundial de la Salud, Donald Trump, EEUU, Vladímir Putin, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook