En directo

    "El problema es que Trump es el presidente de EEUU y no de un club de barrio"

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    1152
    Síguenos en

    El G20 lo asumió. La pandemia del coronavirus dejó al desnudo la debilidad de los sistemas sanitarios del mundo. Lo dejaron asentado en una reunión virtual que mantuvieron los ministros de Salud de sus países miembro. Mientras, Trump vuelve a lanzar otra amenaza contra China a cuenta de la pandemia.

    Todos frente al espejo

    Así puso al mundo la pandemia del COVID-19: frente al espejo. Y la imagen que éste le devuelve es una verdad incómoda, molesta, y que alimenta aún más la desconfianza. Todo aquel país que hasta febrero de este año declaraba que su sanidad era 'la mejor del mundo', ahora tiene sus vergüenzas al desnudo. No existe sistema sanitario ejemplar en el globo. Es más, si para algo sirvió la pandemia es para mostrar sus flaquezas.

    Es a la conclusión que llegaron los ministros de salud o sanidad del G20 en una reunión virtual mantenida el pasado domingo, y cuyo objetivo era trazar un plan de trabajo para dar una respuesta conjunta a la pandemia del coronavirus y hacer una radiografía de su impacto en el sector sanitario. En especial, remarcaron la necesidad de mejorar la eficacia de los sistemas de salud a nivel global.

    Este reconocimiento que hace el G20 al respecto "es un paso importante", en opinión de Bruno Lima Rocha, Dr. en Ciencia Política y profesor de la Unisinos de Rio Grande do Sul. Añade que el mundo avanza hacia algún tipo de acuerdo muy importante para la salud pública para que la gente tenga un acceso universal a ella. No obstante, señala a EEUU como el principal opositor al mismo.

    Como siempre pasa en el sistema internacional, primero ocurren las tragedias para después tomar alguna decisión colectiva. En este caso me parece muy importante lo que está pasando.

    ¿Bravata brasileña?

    Mientras, el mismo día en que las autoridades sanitarias del G20 hacían ese mea culpa, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuyo país también integra el grupo, congregó a una multitud frente al Cuartel General del Ejército para dar un discurso por el Día del Ejército. De este modo, ignoró de forma flagrante las recomendaciones de la OMS respecto a evitar aglomeraciones. Para más INRI, se presentó sin guantes ni mascarilla, y tosiendo.

    "No queremos negociar nada. Queremos acciones para Brasil [...] Se terminó la vieja política. ¡Ahora es Brasil lo que está por encima de todo y Dios por encima de todos!", pregonó encaramado en un camión donde algunos marchantes portaron consignas golpistas, según varios analistas brasileños. Al día siguiente defendió la concentración: "Aproximadamente el 70% de la población estará infectada. No tiene sentido querer escapar de ella".

    En este sentido, Lima Rocha recuerda que pocos días antes, Bolsonaro fulminó a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, quien era un fuerte defensor del confinamiento y que contaba con el 80% de aprobación popular, para ubicar en su lugar a Nelson Teich, un empresario de la salud quien en la cumbre virtual del G20 "dio un discurso muy ejecutivo, muy de tipo empresarial", señala el analista.

    Para el experto, esto es un indicativo de lo que quiere el presidente de Brasil. "Bolsonaro sigue las orientaciones, por lo menos discursivas, de la posición de Trump. En el mismo día hubo actos con coches en algunas ciudades de EEUU en contra del aislamiento social. Brasil es un paria internacional en ese sentido", sentencia Lima Rocha.

    En este contexto, días antes el mandatario estadounidense, Donald Trump, anunció el bloqueo de fondos que su país aporta a la Organización Mundial de la Salud. "Eso de amenazar a las agencias de la ONU no es una novedad. […] Yo diría que EEUU va por un camino muy peligroso, tiene un abismo social inmenso […]. [Trump] hace un doble discurso. Pero el problema es que es el presidente de EEUU, no es un presidente de un club de barrio", observa el Dr. Bruno Lima Rocha.

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, crisis, sanidad, Jair Bolsonaro, Brasil, Donald Trump, EEUU, G20
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook