En directo

    Aniversario Bolsonaro: "La cosa parece una broma, pero es muy seria"

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    Lo más importante de 2019 (77)
    0 60
    Síguenos en

    Este 1 de enero el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cumple un año de mandato. Rodeado de la polémica desde que hacía campaña como candidato, lo que incluyó un atentado contra su vida con un apuñalamiento, Bolsonaro ha empuñado un discurso poco diplomático en muchos casos, y se embarcó en lo que denominó como una "guerra cultural".

    Este presidente, a quien se le ha endilgado una cercanía ideológica con su homólogo estadounidense, Donald Trump, ha irrumpido en el poder proveniente de la clase militar, pero a diferencia del mandatario norteamericano, no era un outsider: ya tenía un buen recorrido dentro de la clase política.

    El hombre

    Bruno Lima Rocha, Dr. en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad de Vale do Rio dos Sinos, perfila al mandatario del país sudamericano. "Bolsonaro inaugura un nuevo tiempo de la política brasileña. Por momentos, la cosa parece broma, pero es muy seria", manifiesta con un tono de cierta preocupación.

    Para graficar al Gobierno de Bolsonaro, Lima Rocha explica que "en lo macroeconómico estamos hablando de un Gobierno pinochetista del Chicago boy [el ministro de Economía, Paulo Guedes], y en términos ideológicos, estamos hablando de una mezcla rara de ultraconservadurismo con estupidez".

    Lima Rocha define al Gobierno actual de Brasil como "una mezcla muy rara". "El humor casi siempre en nuestras tierras era utilizado como un arma de la crítica política, y hoy por hoy, la broma, el 'despelote' [descontrol] es utilizado por la peor derecha política que está en el Gobierno".

    El profesor incide en que actualmente Brasil tiene el récord de su historia en deforestación, y lanza una denuncia: "Nunca el Estado permitió tantos asesinatos de indígenas. Vivimos en una guerra ideológica cibernética —ellos dicen 'guerra cultural'—, y Bolsonaro sigue teniendo alrededor del 30% de apoyo, algo que tiene mucho que ver con sus vínculos más ideológicos con la pobreza conservadora, con la intermediación de 'empresas de exportación de la fe' que en Brasil se autodenominan 'iglesias evangélicas'" que "tienen un tamaño importante".

    Guerra cultural

    Respecto a esa 'guerra cultural' mencionada por el profesor, Bolsonaro se despachó a gusto en pleno mes de diciembre. Anunció la finalización acuerdo de producción para la emisión de TV Escola, una cadena educativa que según el mandatario era "totalmente de izquierda" que promovía la "ideología de género". Para ser más específico, el presidente dijo que "los tipos están desde hace 30 años [en TV Escola], hay muchos formados en base a la filosofía de vida de Paulo Freire, ese energúmeno, ídolo de la izquierda".

    El analista explica que al respecto hay un debate muy serio en Brasil. La interrogante planteada allí según el profesor Lima Rocha, es si Bolsonaro y sus asseclas [adeptos] hacen esas declaraciones, o porque son tontos, o porque se lo creen, o porque obedece a una estrategia. "Yo cada vez más estoy convencido de que es una estrategia", asevera.

    La TV Escola, explica el analista, "es una señal pública nacional que tiene su programación muy buena, hecha por consorcios, y tiene fines didácticos".

    "Bolsonaro y su gurú, Olavo de Carvalho y sus demás agitadores ideológicos, […] se posicionan en contra de la propuesta pedagógica de Paulo Freire y ubican esta propuesta del oprimido, en la misma huella de la Teología de la Liberación, ubican todo esto como si fuera parte de una guerra cultural".

    Bruno Lima Rocha incide en que en Brasil "hay un problema serio del mercado laboral: hoy hay más bolsonaristas en internet, que puestos de trabajo. Por lo tanto, tienen que poner a su gente, o a una parte de ella, siendo rentados del Estado a través de la usurpación de, por ejemplo, un canal de televisión pública, que va a estar al servicio de la ultraderecha alucinada de Brasil", concluye.

    Tema:
    Lo más importante de 2019 (77)
    Etiquetas:
    mercado laboral, educación, deforestación, Jair Bolsonaro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik