En directo

    Elecciones en Reino Unido: "Ha calado el discurso del odio y el miedo"

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    El Brexit, pospuesto por tercera vez (59)
    0 20
    Síguenos en

    Boris Jonhson dio un golpe de autoridad. Su clara victoria en los comicios del Reino Unido que extienden su estadía en el número 10 de Downing Street es casi un cheque en blanco que el pueblo británico extiende a sus ideas, a su forma de hacer Gobierno, a su forma de ruptura con la Unión Europea y a todas sus consecuencias.

    Se llevó el gato al agua. O varios. Palabras como 'aplastante', 'incontestable' o 'contundente', sirven para describir el resultado de las elecciones en las islas británicas y que semanas antes varios oráculos ya lo habían advertido en formato de sondeos.

    En cambio, expresiones como 'debacle', 'caída estrepitosa', o 'final de trayecto', sirven para describir la derrota del laborista Jeremy Corbyn y su situación al frente del partido. Esto, coronado con la comprobación tangible e histórica que señala que son los peores resultados del partido desde el año 1935. Ese es el gran 'logro' del líder laborista.

    Un resultado, una sentencia

    Los números de uno y otro, conservadores y laboristas, hablan alto y claro, pero no sólo de y a los británicos, sino que también fue todo un mensaje para la Unión Europea respecto al Brexit, y a EEUU, respecto al estrechamiento de sus relaciones a partir de que Londres efectivice su salida del bloque comunitario que podría resultar traumática para algunos actores, y de la que se descuenta que pueda dejar grietas.

    Son 368 los escaños otorgados por los ciudadanos al Partido Conservador, 50 por encima de los obtenidos en 2017. Mientras, el Partido Laborista arañó sólo 191 asientos, lo que se traduce como una pérdida de 71 representantes.

    Cuando en el futuro los libros de historia hablen de estas elecciones, contarán que se trató del peor resultado obtenido por los laboristas desde el año 1935, y de la más amplia mayoría de los conservadores desde el año 1987 cuando Margaret Thatcher gobernaba con mano de hierro.

    Estos comicios también dejaron constancia del nacionalismo imperante en Escocia, que pretende convocar un nuevo referéndum para, esta vez sí, consumar su salida del Reino Unido, es decir, su independencia, para volver al seno de la UE.

    Razones de una debacle anunciada

    Sergio Fernández Riquelme, historiador y Doctor en Sociología y Política social, señala al respecto que, como en otras partes de Europa, "el voto obrero de la zona de los Midlands y que era el foco fundamental del voto socialdemócrata en Reino Unido, ha virado y ha dado una mayoría absoluta tremenda a Boris Johnson".

    En este sentido, el resultado que arrojó estos comicios "muestra un camino que la izquierda debería repensar: si debe centrarse en cuestiones menores, en cuestiones mediáticas, o debe volver a defender los derechos de los trabajadores, las políticas públicas", observa el analista.

    Riquelme fundamenta su análisis en el hecho de que "Boris Johnson y el nacionalismo británico más duro le ha arrebatado [los socialdemócratas] gran parte de ese discurso y ha dejado a un país preparado para decir 'adiós' a la Unión Europea y abrazar de nuevo su relación con los EEUU".

    "En una época de miedo global, de inseguridad global sobre lo que tenemos y lo que podemos perder, cala y está calando de manera muy eficaz ese discurso del odio, del miedo, del rechazo al diferente, que se convierte en el elemento central del debate político", concluye el profesor Sergio Fernández Riquelme.

    Tema:
    El Brexit, pospuesto por tercera vez (59)
    Etiquetas:
    Escocia, EEUU, Jeremy Corbyn, Brexit, Boris Johnson, elecciones, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook