Widgets Magazine
08:54 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Qué pasa

    "Quieren combatir el prestigio actual de Rusia"

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    1142
    Síguenos en

    Perdón. Fue lo que pidió a Polonia el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, en el acto inaugural de la conmemoración del 80º aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial en Wielun, localidad víctima de los primeros bombardeos nazis. Una conmemoración a la que Polonia no invitó a participar al presidente de Rusia, Vladímir Putin.

    A las 5 de la mañana de aquel 1 de septiembre de 1939, la Alemania nazi comenzó una andanada de ataques aéreos que no se detuvieron hasta las 14:00 horas. El resultado: quedó destruida alrededor del 70% de una localidad sin ninguna importancia estratégica de apenas 16 mil habitantes donde, según distintas fuentes, perecieron entre 1200 y 2 mil personas.

    ¿Perdón relativo?

    A la vera de su homólogo polaco, Andrezj Duda, Steinmeier hizo su acto de contrición en la propia Wielun y en idioma polaco: "Me inclino ante las víctimas del ataque en Wielun, inclino la cabeza ante las víctimas polacas de la tiranía alemana y les pido perdón. Quiero asegurarle que no olvidaremos y asumiremos la responsabilidad que nos ha impuesto nuestra historia".

    Respecto al pedido de perdón por parte de Steimeier en nombre de su país, el presidente de la Consultora Ekai Center, Adrián Zelaia, opina que "son declaraciones institucionales que Alemania viene repitiendo cada cierto tiempo con una cierta humildad —que en sí misma hay que valorar— de reconocimiento de una parte de su pasado que dejó una auténtica herida y un auténtico trauma en el conjunto del mundo".

    Para el analista, pedir perdón en situaciones como ésta, es positivo en sí mismo. No obstante, hace un matiz.

    "Esto [pedir perdón] en la práctica se está administrando –como es lamentablemente habitual– dependiendo también de circunstancias políticas".

    ¿Combatir el pasado de Rusia, para combatir su presente?

    Por otra parte, Polonia no invitó a estas conmemoraciones al presidente de Rusia, Vladímir Putin, como sí había ocurrido en 2009 cuando se cumplieron los 70 años del inicio de la guerra.

    Una 'diplomacia' de la cual Zelaia ofrece su percepción. "Por un lado, tenemos la descripción de los hechos. Efectivamente lo que está sucediendo en los últimos años en distintos países de Europa del Este —también de algunos países occidentales— es intentar olvidar el papel que Rusia tuvo durante la Segunda Guerra Mundial, que fue un papel clave en todos los sentidos".

    "Durante la Guerra Fría, los medios de Occidente, Hollywood, etc., más que negar una realidad evidente, lo que han hecho es intentar destacar de forma continuada el papel de los países occidentales —EEUU, Inglaterra, etc.— en la Segunda Guerra Mundial, en la que de hecho tuvieron un papel de segundo o tercer nivel frente al tremendo esfuerzo que hizo efectivamente la Unión Soviética", explica el analista.

    Zelaia entiende que los avances a varios niveles que ha experimentado Rusia durante los últimos años hace que las élites occidentales —y a través de ellas los países de Europa del Este— estén cada vez más obsesionados en contener o cuestionar el prestigio actual de Rusia en base a cuestionar el pasado.

    "Legitimar o valorar lo que fue el pasado histórico de Rusia, de alguna forma alimenta el prestigio actual de Rusia, y esto es sin ninguna duda lo que quieren combatir a toda costa", sentencia Adrián Zelaia.

    Etiquetas:
    Vladímir Putin, Frank-Walter Steinmeier, URSS, Alemania nazi, Alemania, conmemoración, Segunda Guerra Mundial, Polonia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik