Widgets Magazine
08:08 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Qué pasa

    Putin le quitó la máscara a EEUU y lanzó un aviso

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    1301
    Síguenos en

    El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ordenó medidas exhaustivas para una respuesta simétrica a la prueba de un misil realizada por EEUU cuando apenas habían transcurrido dieciséis días de su abandono del tratado INF de Misiles de Alcance Medio y Corto. Asimismo, denunció una campaña de desinformación orquestada por Washington contra Moscú.

    EEUU comenzó a reescribir la historia el pasado 2 de agosto cuando provocó la cancelación del acuerdo sobre la destrucción de proyectiles de alcance medio y corto, momento en el cual el Pentágono anunció el inicio del desarrollo de ese tipo de misiles que precisamente estaban prohibidos en dicho acuerdo.

    Pasaron pocos días y EEUU probó un misil de crucero. El Pentágono señaló que se trató de una versión de lanzamiento modificada de un Tomahawk de la Marina que se realizó desde la isla San Nicolás en el estado de California.

    El analista internacional Enrique Refoyo opina que "claramente estamos ante una nueva Guerra Fría donde los misiles vuelven a ser el centro de las máximas atenciones porque vuelven a ser el principal activo militar con que cuentan las superpotencias".

    "En torno a eso están los debates por el lado de EEUU y de Rusia, pero también de otros países como Irán o Corea del Norte con sus programas de misiles", expresa el analista.

    Moscú denuncia el juego de Washington

    Un ensayo que llamó la atención de Putin y así dejó constancia en una reunión con miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Rusa al indicar lo evidente de que este ensayo de EEUU "no fue una improvisación, sino otro elemento de una cadena de eventos que se habían planeado y ejecutado con antelación".

    "Todo esto no ofrece dudas sobre cuáles son los verdaderos planes de EEUU: deshacerse de las restricciones establecidas y desatarse las manos para desplegar misiles previamente prohibidos en varias regiones del mundo".

    Para Refoyo "en definitiva, o es una Segunda Guerra Fría, o una Nueva Guerra Fría, pero en cualquier caso volvemos a esa dialéctica de los misiles en la cual, esos misiles, con cargas convencionales o nucleares, se convierten en el activo de la política exterior militar".

    El pedido de Putin

    Entonces, el jefe de Estado ruso hizo el llamado: "Ordeno al Ministerio de Defensa de Rusia, al Ministerio de Exteriores y otros departamentos específicos a analizar el nivel de amenaza creada por las acciones de EEUU para nuestro país y tomar medidas exhaustivas para preparar una respuesta simétrica".

    Sin embargo, Putin recalcó que Rusia sigue estando abierta a dialogar con EEUU para restablecer la confianza y fortalecer la seguridad internacional y asimismo destacó que Rusia nunca quiso, no quiere y no va a involucrarse en una carrera armamentista, "costosa y dañina" para su economía.

    Refoyo incide en que este tipo de armamentos que EEUU ha probado, "básicamente significa que puedes golpear el territorio de otro país al completo en un tiempo muy reducido, y sin tener 'nada más' que lanzar esos misiles: es decir, no hay que llevar tropas de desembarco, una fuerza de invasión. Es la mayor capacidad de destrucción posible, en el menor tiempo posible, con el menor gasto de recursos humanos posible", concluye el analista.

    EEUU, el reincidente

    Abandonar tratados de este calibre no es potestad exclusiva de la Administración Trump. Así, Putin echó mano de la historia reciente y aseguró que la retirada de Washington del Tratado sobre Misiles Antibalísticos [ABM] obligó a Rusia a desarrollar nuevos tipos de armamento.

    Pactado en 1972, dicho tratado fue sellado para limitar el número de misiles antibalísticos. En el año 2002 EEUU también lo abandonó de forma unilateral, lo que puso en peligro la disuasión nuclear, de acuerdo al Kremlin.

    Esta forma de funcionar, según Refoyo, "siempre fue así para grandes potencias, en especial EEUU: suscribir acuerdos con los que concordar mientras las condiciones se mantengan. Cuando las condiciones empiezan a ser desfavorables para sus intenciones e intereses, los pactos serán cancelados".

    "Esta es la fórmula clásica que EEUU sigue aplicando”", sentencia Enrique Refoyo.

    Etiquetas:
    pruebas, misiles, Donald Trump, Vladímir Putin, Moscú, Washington, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik