En directo

    Trump frotó la lámpara

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 130
    Síguenos en

    El presidente de EEUU, Donald Trump, pidió a Israel que prohibiera la entrada de dos congresistas demócratas: Ilhan Omar y Rashida Tlaib; preguntó a sus asesores si su país podría comprar Groenlandia; mientras, desde Washington lanzaron el anzuelo para que Gibraltar mantuviera retenido al petrolero iraní Grace 1.

    Trump frotó la lámpara y le pidió sus tres deseos: de forma directa, o indirecta, es indistinto, con resultados amargos en la mayoría de ellos. Al salir de la lámpara, el genio logró cumplir el deseo de que Israel prohibiera la entrada a dos congresistas musulmanas de EEUU.

    "Mostraría una gran debilidad que Israel permitiera la visita de las representantes Omar y Tlaib. Odian a Israel y a todo el pueblo judío, y no hay nada que pueda decirse o hacerse para hacer que cambien de opinión. Minnesota y Michigan tendrán dificultades para volver a ponerlos en el cargo. ¡Son una desgracia!”, disparó en su cuenta de Twitter, que por su resultado demoledor, recordó al tuit cuando lapidó al exembajador de Reino Unido en Washington.

    El analista internacional Carlos Martínez opina que esta actitud del presidente norteamericano es muy significativa de ciertas ideologías que están a la orden del día en la actualidad. "Donald Trump se presentó como un candidato bajo el lema 'Primero América y primero los americanos'. El concepto que tiene de ‘americano’ es muy restrictivo: como ha dicho alguna vez sobre estas dos congresistas, que no son americanas porque nacieron ellas, o sus padres, en países de origen musulmán".

    El analista incide en que este ataque del mandatario norteamericano "dice mucho de Donald Trump, sobre qué entiende él por 'América' y cómo muchos ciudadanos se pueden sentir desprotegidos con un presidente tan racista, xenófobo y supremacista como Donald Trump".

    EEUU se ahoga en el estrecho de Gibraltar

    Pero el genio no la tuvo todas consigo y en los otros casos le dieron calabazas. Y es que pese a un manotazo de ahogado de último momento de parte del Gobierno de EEUU para que el navío demorado desde el simbólico 4 de julio en Gibraltar le fuera transferido, las autoridades gibraltareñas optaron por el carpetazo.

    En su 'archívese', el ministro principal de 'la roca', Fabián Picardo, esquivó el bulto: "A la luz de las garantías que hemos recibido, ya no existen motivos razonables para mantener la detención legal del Grace 1 a fin de garantizar el cumplimiento del reglamento de sanciones de la UE".

    Y Picardo se marcó una Poncio Pilato: "Por su parte, el Departamento de Justicia de EEUU ha solicitado que se abra un nuevo procedimiento legal para la detención del buque. Pero este es un asunto que resolverán nuestras autoridades independientes de Asistencia Legal Mutua".

    Martínez entiende que la detención del Grace 1 "ha sido un gran disparate, sobre todo en el ámbito jurídico. Resulta muy llamativo que este buque fue apresado en aguas territoriales españolas. Como todo el mundo sabrá, España tiene una disputa continua sobre la soberanía de Gibraltar, y sobre todo, la soberanía de las aguas que le rodean", explica.

    "Es inexplicable el silencio cobarde del Gobierno español cuando dos patrulleras de Gibraltar apresaron en aguas españolas a un buque de un tercer país y lo llevaron detenido al puerto de Gibraltar", observa el analista.

    ¿Trump Towers en Groenlandia?

    Mientras, el inquilino de la Casa Blanca, poseído por su instinto de agente inmobiliario, lanzó otra cañita, pero en una pesca en aguas congeladas: quiere comprar Groenlandia. Según The Wall Street Journal, fue el año pasado durante una cena cuando Trump planteó la compra por primera vez, al escuchar que que Dinamarca —reino que integra Groenlandia— tiene problemas para apoyar económicamente a ese territorio autónomo.

    Aparentemente, Trump habría consultado a sus asesores: "¿Qué piensan acerca de eso chicos? ¿Creen que funcionaría?". Desde esa cena, Trump hace tanteos en reuniones y conversaciones informales. Tanto, que incluso llegó al punto de pedir a sus asesores que estudiaran la posibilidad.

    "Donald Trump yo creo que conoce algo la historia, conoce algo los mecanismos de cómo se ha formado su país, pero yo creo que le falta un sentido de la realidad y lo que es preocupante, en el presidente del país más poderoso del mundo".

    "Este hombre [Trump] no sabe en qué mundo vive, y sus asesores me imagino que cuando le cuentan las cosas tal como son, la realidad como es, pues los despide", concluye Carlos Martínez.

    Etiquetas:
    Groenlandia, Gibraltar, Israel, Donald Trump, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook