Widgets Magazine
En directo
    Qué pasa

    Burlas a Ivanka Trump: quien ríe último, ¿ríe mejor?

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    353

    En evidencia. Así dejó a Ivanka Trump un vídeo difundido por las redes sociales del Elíseo que recogía una secuencia donde la hija y asesora del presidente de EEUU, Donald Trump, queda en fuera de juego y que provocó la burla y la descalificación hacia ella. Tal vez un Déjà vu de cuando su padre anunció que se postularía a la presidencia del país.

    Escena: corrillo informal en bambalinas de la cumbre del G-20 en Osaka. Protagonistas en orden de aparición: el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, la primera ministra en funciones de Reino Unido, Theresa May, y la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. Artista no invitada: Ivanka Trump. Principales líneas del dialogo:

    Theresa May: "En cuanto les pones ese aspecto económico, muchas personas que de otro modo no lo harían empiezan a escuchar".

    Ivanka Trump: "Lo mismo con la parte de defensa, en cuanto al negocio que ha sido, como, dominado por varones".

    ​Elementos de conflicto: por un lado, la participación en un papel inédito y desconocido de la hija del inquilino de la Casa Blanca, y por otro, la devolución de sus interlocutores, que en el mejor de los casos, como el de Lagarde, se trató de una mirada de desaprobación, y en el peor, el desaire y el menosprecio.

    El columnista de Sputnik y exdirector de Euronews, Luis Rivas, subraya que "lo que se demuestra en ese vídeo es que los líderes internacionales que están presentes no le prestan mucha atención [a Ivanka Trump]. Incluso hay gestos de Christine Lagarde que podríamos interpretar como 'qué dice esta señora y qué hace aquí entre nosotros'".

    Las reacciones no se hicieron esperar en las redes sociales – ¿quizá algo buscado de forma interesada por quien difundió el vídeo?–, y se pueden clasificar en dos especies: la de las burlas, que son demasiadas –en cantidad, variedad y autoría– como para mencionarlas; y las de la descalificación por parte de la clase política.

    Rivas opina que "las respuestas de las redes sociales es un ejemplo de lo que éstas son: humor y también en este caso un cierto machismo, porque quizá si Ivanka Trump fuera un hijo y no una hija del presidente, las cosas serían también diferentes".

    Mientras, quien criticó a la hija de Trump fue Alexandria Ocasio-Cortez, congresista demócrata por Nueva York. Lo hizo a través de un tuit: "Puede ser chocante para algunos, pero ser la hija de alguien en realidad no es una calificación profesional. Daña nuestra postura diplomática cuando el presidente tiene esa actitud. Los EEUU necesitan a nuestro presidente trabajando en el G-20. Llevar a un diplomático calificado no podría hacer daño".

    ​Pero al día siguiente de tanto meme y tanta burla, allí estaba Ivanka Trump participando activamente en la cumbre por generación espontánea entre Donald Trump y Kim-Jong un, incluso en la reunión a puertas cerradas que ambos mantuvieron.

    Algo que causó una reacción furibunda de Michael A. McFaul, exembajador de EEUU ante Rusia en la Administración Obama.

    "Ivanka Trump no es parte del Consejo de Seguridad Nacional; no asesora para nada en los temas que se estaban discutiendo. Su presencia hace parecer menos profesional a la delegación de Trump ante otros países y ante profesionales que sí trabajan temas de seguridad nacional en el gobierno".

    "Es cierto que puede chocar a la opinión pública internacional que alguien como la hija de Trump, que no tiene experiencia en política internacional, pueda dedicarse a estos asuntos. Aunque es verdad también, y respondiendo a lo que dijo el exembajador de Barack Obama, hay que tener en cuenta que en EEUU hay una tradición que dice que representantes los diplomáticos no tienen por qué ser también del cuerpo diplomático. No es una manera de justificar la presencia de Ivanka Trump, pero también es verdad que para ser diplomático en EEUU o para representar a ese país en foros internacionales, muchas veces se llama a empresarios, o a otra persona que haya tenido alguna relevancia en otro tipo de carrera que no sea la diplomática", explica Rivas.

    Pero todavía quedaba un capítulo más en esta historia. En su comparecencia en la base aérea surcoreana de Osan en Pyeongtaek, luego de reunirse con el líder norcoreano, Trump llamó a Ivanka y a su secretario de Estado, Mike Pompeo, a subir al escenario para decir unas palabras. "Ella va a ser la estrella de la fiesta. Mike, qué pareja tan bonita, la Bella y la Bestia, Mike…".

    Burlas y descalificaciones, como las del pasado fin de semana contra Ivanka Trump, son dos cosas con las que tuvo que lidiar el actual mandatario de EEUU, desde el momento en que anunció que se postulaba a la presidencia del país. Como la recordada del actor Tom Hanks, quien entonces dijo con sorna que Donald Trump sería presidente "cuando las naves espaciales caigan llenas de dinosaurios en capas rojas". Las naves espaciales no cayeron llenas de dinosaurios con capas rojas, es verdad. Pero Trump fue elegido presidente. ¿Déjà vu?

    "En cuanto a la burla hay que decir que antes de que [Donald Trump] fuera elegido presidente se burlaban de él, especialmente la mayoría de la prensa norteamericana. Y por muchas burlas, por muchas mofas, y por muchas imágenes que se utilicen en su contra, el apoyo que tiene entre los norteamericanos no desciende, y lo que más claro está por el momento es que el nerviosismo está en el campo del Partido Demócrata", sentencia Luis Rivas.

    Etiquetas:
    burlas, redes sociales, G20, Donald Trump, Ivanka Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik