12:25 GMT +312 Diciembre 2019
En directo
    Qué pasa

    Partido Demócrata de EEUU: ¿otra guerra interna sin escrúpulos?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    390
    Síguenos en

    Calificado como el grupo de candidatos más variopinto de la historia de EEUU, ya están en carrera y esta semana empiezan los primeros escarceos, los veinte que han llegado a tiempo para este primer debate de dos días, 26 y 27 en Miami, para liderar al Partido Demócrata. Con los antecedentes de Clinton-Sanders, la polémica ya está servida.

    Inclusivo. Un vocablo de moda pero que parece ajustarse a la perfección a la lista de postulantes a ser el candidato demócrata en las presidenciales de 2020 en EEUU. Los orígenes de varios de ellos hablan por sí solos: un asiático, un hispano, el primero declarado abiertamente gay y casado, y una candidata de fe hinduista. Y la hasta ahora la máxima cantidad de candidatas mujeres: seis.

    En este sentido, el Dr. en Historia José Luis Orella expresa que el Partido Demócrata intenta ser un partido transversal, un poco de todas las comunidades. "Intentar representar, aunque ha quedado muy dañado por las últimas Administraciones, un poco ese sueño de [el expresidente John F.] Kennedy que transformó ese Partido Demócrata, que se puede decir que amparaba las acciones del Klu Klux Clan nada menos, en todo lo contrario, precisamente en un partido que se va a beneficiar del apoyo de diferentes comunidades, sobre todo de las últimas de la inmigración".

    Así, el Partido Demócrata quiere dejar a la vista que el sueño americano está vigente. Pero como todo grupo que se precie, esta banda de candidatos tiene unos pocos solistas, y el resto se pierden en el coro. En este sentido, hay nombres propios que hablan sin hablar. Baste como ejemplo los casos de Joe Biden y Bernie Sanders.

    Biden es conocido por haber sido el exvicepresidente durante los mandatos de Barack Obama, mientras que Sanders ya intentó ser presidencial en los pasados comicios, cuando luego se supo que fue dinamitado desde dentro por la guardia pretoriana de Hillary Clinton que se sirvió del aparato del partido para deslegitimarle y así facilitar el triunfo interno de la exprimera dama de EEUU para enfrentar a Trump.

    "Está claro que Biden se presenta como el guardián del legado de Obama, quien supo vender muy bien su presidencia. La gente tiene más o menos un recuerdo positivo de la presidencia de Obama, y Biden, como ha pasado en la carrera de otros vicepresidentes, intenta ser el heredero de ese legado, y por lo tanto beneficiarse un poco de la última presidencia demócrata. Y como en los recuerdos quedan exclusivamente los lados positivos [de las cosas], pues intentar aprovechar ese argumento a su favor", subraya el también Dr. en Derecho.

    Para este profesor de la Universidad San Pablo CEU, "Bernie Sanders fue el principal candidato contra Hillary Clinton. Quizá uno de los aspectos del triunfo de Donald Trump fue que consiguió un fuerte voto de castigo en contra de Hillary Clinton como representativa de esa aristocracia patricial del Partido Demócrata, muy divorciada de los sentimientos de la sociedad real, y además con un discurso de una gran beligerancia contra muchos países. […] Y Trump se benefició de un voto, se puede decir pacifista o aislacionista en ese aspecto".

    En tanto, el experto señala que "Sanders es como el representativo de los sectores más sociales del partido Demócrata […] sobre todo con una relación más estrecha especialmente con comunidades de inmigrantes o las que necesitan apoyos sociales de la Administración, como la hispana o la afroamericana. […] La candidatura de Sanders en ese aspecto sería como más popular, más social, y estaría muy vinculada más estrechamente con los movimientos socialdemócratas europeos".

    Tiene otros nombres propios esta criba: Elizabeth Warren, senadora de Massachusetts y de quien algunos sondeos afirman que está por encima del mismísmo Joe Biden en clave interna, pese a que algunos medios, o desde el propio partido, digan lo contrario.

    También está Kamala Harris, 'la gran promesa', como le dicen a esta exfiscal de California. Su caso es paradigmático pues ella 'es' la diversidad personificada: hija de padre jamaicano y madre hindú, es parte integral de la nueva fe que se profesa en su partido y que reivindica el medio ambiente, reparaciones a los descendientes de esclavos, o la legalización de la marihuana, entre otros. Y es por estos temas justamente, que podría resultar una contrincante incómoda para Trump.

    Por otro lado tenemos el caso de Joe Sestak, excongresista de Pensilvania con una amplia formación militar, se subió al estribo de esta bañadera a última hora, y por eso no podrá participar de los debates de esta semana. Recién el pasado domingo anunció a través de un vídeo en su página web su intención de acomodarse en la Casa Blanca. "Soy Joe Sestak, y llevé la ropa de la nación durante más de 31 años en paz y en guerra, desde las épocas de Vietnam y la Guerra Fría hasta Afganistán e Irak y la emergencia de China", dijo en un video en el que anuncia su precandidatura.

    Sestak, candidato número 24 en pugna por liderar a los demócratas, fue parte del personal de seguridad nacional bajo la presidencia de Bill Clinton y tiene un doctorado en Gobierno y Economía Política en Harvard, defiende la legalización del aborto, apoya el control de armas y respaldó el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

    Respecto a si Sestak puede ser una sorpresa de acuerdo a sus características, Orella opina que dependerá de "cómo se pueda vender".

    "Hay que tener en cuenta que el Partido Demócrata, según le beneficie, suele ser el más intervencionista, o desarrollar políticas en ese aspecto de paz. […] Luego ya su curriculum recuerda esencialmente a las generaciones mayores el [hecho] de que quizá haya que ir más por la línea de la política blanda, de la diplomacia y distanciarse un poco de los grandes lobbies militares", concluye el Dr. José Luis Orella.

    Etiquetas:
    Bernie Sanders, Joe Biden, demócratas, candidatos, EEUU, elecciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik