Widgets Magazine
00:08 GMT +318 Septiembre 2019
En directo
    Qué pasa

    UE: ¿se arrancan los ojos por el reparto de cargos?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    1120
    Síguenos en

    Negro. De ese color fue el humo que terminó saliendo de la última cumbre de líderes europeos que buscaba encontrar al sustituto del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Pero los intereses encontrados son demasiados y todos tratan de pescar en ese río revuelto que se ha convertido el bloque tras las elecciones al Europarlamento.

    La idea era empezar a ubicar los melones en el carro. Pero el tira y afloja es tal que todos terminaron disparados y desparramados. Lejos. Los frentes son tantos, como variopintos. Los protagonistas y sus misiones estaban bien demarcadas: socialistas, representados por el presidente en funciones del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y liberales, con el jefe de Estado francés a la cabeza, Emmanuel Macron, buscan descabezar la hegemonía de los populares en el máximo cargo del bloque.

    Del otro lado, precisamente los del Partido Popular Europeo [PPE], con la canciller alemana, Angela Merkel, como una de sus principales caras visibles, reivindican que el presidente de la Comisión Europea debe ser un representante de la facción que más papeletas arrancó en las pasadas elecciones al Europarlamento: ellos mismos.

    El problema que tienen todos: ninguno tiene la mayoría necesaria para salirse con la suya. Si se quiere, este primer round terminó para todos los pugnantes de la manera menos mala posible: sin 'cadáveres'. Todos siguen en pie, luchando por darle caza a ese cargo, y en menor medida al resto de ellos que no son más que un premio consuelo, tal como todos quienes están en la puja lo entienden.

    En este sentido, el presidente del Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia es punzante.

    "Al final todavía hay gente que no se da cuenta –o no quiere darse cuenta– de que la Unión Europea está acabada. […] Esto son los estertores dado que está muriéndose y no tiene remedio alguno. Ya 'nos estamos peleando' de una forma patética [por el reparto de cargos]".

    Al explicar el contexto político actual de la UE, Moragón pone ejemplos. "Tenemos una Merkel que ya está en el final de su carrera, por lo cual tenemos una Alemania descabezada prácticamente. Tenemos a Macron que tiene una situación insostenible en Francia con los chalecos amarillos manifestándose todos los sábados durante más de 30 semanas ya, con unos índices de popularidad por los suelos y que se cree que puede refundar y reconstruir la UE cuando es incapaz siquiera de gobernar su propio país".

    Justamente quien sí entendió que tuvo una pequeña pero sustancial victoria en la no elección del presidente de la Comisión Europea, fue Macron, quien desde el minuto uno prometió patear el tablero: rechaza el sistema de elección de los spitzenkandidat [candidato principal] inaugurado en 2014 que permite a los partidos políticos obligar al Consejo Europeo a elegir entre alguno de sus postulantes.

    Te puede interesar: UE establece nueva agenda para reforzar su papel hasta 2024

    En esta oportunidad los candidatos eran el conservador Manfred Weber, el socialista Frans Timmermans y la liberal Margrethe Vestager, quienes no lograron la mayoría necesaria en el Consejo como para someterse a un proceso de investidura en el Parlamento Europeo. "Los nombres de los tres spitzenkandidat han sido descartados, [el presidente del Concejo Europeo, Donald] Tusk considera que no hay mayoría sobre ninguno de ellos", soltó satisfecho Macron.

    "Ya se ve este tipo de descomposición [de la UE] en estas 'peleas callejeras' que hay por unos puestos, la mayoría de ellos irrelevantes, como el del Alto Representante de la Diplomacia Europea que no tiene capacidad ninguna puesto que no hay política exterior común europea. […] En una Europa donde la mayoría de los países ya no respetan las decisiones que se toman, como los casos de Hungría o de Polonia, el enfrentamiento de Italia con Francia, todos son síntomas de la descomposición", sentencia el experto.

    Y es que lo que está en juego aquí y ahora, de acuerdo a los líderes europeos, es el mecanismo para la elección de quien será el heredero del cargo que hasta ahora ostenta el luxemburgués Jean-Claude Juncker, quien en la conferencia de prensa posterior al cónclave se mostró optimista respecto a la continuidad del sistema de los spitzenkandidat, "pero lo veremos cuando se haga la autopsia", matizó. También tuvo tiempo para la ironía: mostró "satisfacción y regocijo por ver lo difícil que es sustituirme".

    Moragón entiende que más allá de los personalismos y de que efectivamente tener un cargo de este calibre ofrece a quien lo ostenta mucha capacidad de poder ante los lobbies europeos y de ganar mucho dinero, hay poco más.

    "Si nos fijamos: ¿quiénes han sido generalmente los presidentes de la Comisión Europea, o altos dirigentes de la UE? Políticos jubilados en su país donde ya han tenido una etapa de Gobierno y acaban en esto. Es como un premio de jubilación. Como los premios Oscar 'a la carrera de toda una vida' que se les da a los actores mayores", explica el analista.

    Mientras, desde algunos lugares de Europa se habla del 'bloqueo político inédito' que han provocado en la Unión Europea los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y de España, Pedro Sánchez, que ha complicado la elección del futuro presidente de la Comisión Europea.

    Además: Pedro Sánchez y Macron acuerdan tejer una alianza de "rechazo a la ultraderecha"

    El analista le quita transcendencia a la alianza entre ambos mandatarios, al remarcar los problemas que tiene, tanto Macron en su país al que no logra administrar bien, como de Sánchez, quien a su juicio es incapaz de construir una mayoría parlamentaria y cuenta sólo con 123 diputados, cuando para ello se requieren 176. "Estamos tergiversando la realidad. Pero ¿qué pueden bloquear Macron y Pedro Sánchez? Como no bloqueen la puerta de su casa…", concluye irónico Fernando Moragón.

    Etiquetas:
    Jean-Claude Juncker, Comisión Europea, UE, elecciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik