Widgets Magazine
En directo
    Qué pasa

    Las cloacas de Washington huelen a vergüenza

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    2120

    La 'trama rusa' nació muerta, y este domingo leyeron su acta de defunción. Tras dos años de la investigación 'forense', el propio fiscal especial y exjefe del FBI, Robert Mueller, concluyó que ni la campaña de Trump, ni ninguna de las personas relacionadas con ella, conspiraron con Rusia en sus esfuerzos por influir en las presidenciales de 2016.

    Quedó demostrado: varios sectores de EEUU llevan sus guerras más allá de los límites con tal de lograr sus objetivos e intereses. Pero la novedad es que ya ni los cuentos chinos se salvan: a partir de la archifamosa 'trama rusa' o 'Rusiagate', pasan a ser de dominio estadounidense y subsidiarios. Parece que con lo de la manida guerra comercial no quieren dejarle ni esa potestad a China. 

    Para todos aquellos quienes afirman que en EEUU la industria está en horas bajas desde hace décadas, el 'Rusiagate' vino a demostrar lo contrario: y es que 'la industria' de la literatura de ciencia ficción –de las noticias falsas– y la de los inventos –teorías de la conspiración– está en plena cresta de la ola.

    La realidad es que todos aquellos que se subieron a la ola del Rusiagate han quedado en evidencia. No hace falta calificarlos: sus publicaciones, artículos, y demás cuentos de la cripta, todos panfletarios, hablan sobradamente de sí y por sí mismos.

    Así, la Navidad se adelantó este año en la Casa Blanca. Y entonces, Trump festejó. Como si se hubiera tratado del gol de la victoria sobre la hora en la final de un Mundial de Fútbol. Lo hizo a su estilo y con un trino sin estridencias, pero contundente: "Ni colusión, ni obstrucción, una exoneración total y completa. ¡Mantengamos América grande!", tuiteó.

    ​También lanzó un desagravio el jefe de Estado norteamericano. "Es una vergüenza que el país haya tenido que pasar por eso. Es una vergüenza que el presidente haya tenido que pasar por eso. Empezó antes de que fuera elegido, y empezó de forma ilegal", dijo.

    El Dr. en Geopolítica de la Universidad de Pisa, Rolando Dromundo, explica que a estas conclusiones sobre la no injerencia rusa en los comicios de 2016 en favor del inquilino de la Casa Blanca, "por un lado hay que leerlo como un espaldarazo político que recibe Donald Trump porque los demócratas lo habían atacado mucho por esta cuestión". 

    No obstante, el analista matiza que esto "no cambia la dinámica a nivel internacional: finalmente sigue habiendo una rivalidad geopolítica entre los tres grandes, EEUU, Rusia y China, y por supuesto esto no cambia. Hay un sector de establishment político al que le conviene tener como enemigo conveniente a Rusia por una cuestión de política interna, pero en este caso no pudieron demostrar que haya sido así. Esta colusión con Donald Trump se veía frágil por una serie de cuestiones", subraya el experto.

    Las conclusiones principales de los asesores especiales de la investigación se hicieron públicas mediante una carta que el fiscal general de EEUU, Bill Barr, presentó al Congreso. "La investigación no estableció que miembros de la campaña de Trump conspiraron o coordinaron con el Gobierno ruso en sus actividades de interferencia en la elección", dice una de las sentencias más contundentes.

    Para Dromundo, EEUU no puede colocarse en una posición moralista en temas de presuntas injerencias electorales "y darse golpes de pecho, considerando que ellos mismos han reconocido que son el país que más ha intervenido en procesos electorales". 

    En este sentido, el profesor indica que hace un tiempo alguien que trabajó en el Senado de EEUU declaró que Washington ha intervenido abiertamente en procesos electorales más de ochenta veces después de la Segunda Guerra Mundial, "sin contar todos los golpes de Estado y dictaduras que han apoyado", añade.

    "EEUU no puede venir a lamentarse, a quejarse y victimizarse de una supuesta injerencia, cuando ellos son el principal país interventor en procesos electorales en todo el mundo", concluye el Dr. Rolando Dromundo.

    Etiquetas:
    Rusiagate, trama rusa, elecciones presidenciales, injerencia, Bill Barr, Donald Trump, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik