14:32 GMT +318 Diciembre 2018
En directo
    Qué pasa

    Francia: ¿'El Infierno en Marcha'?

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    Protestas de los 'chalecos amarillos' en Francia (73)
    0 90

    Practicar la marcha atrás. Fue lo que tuvo que hacer el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y que anunció su primer ministro, Edouard Philippe, al aplazar por medio año la entrada en vigor de la ecotasa, que se aplicaría con el estreno de 2019, y que suponía 3 céntimos de euro sobre el precio de la gasolina y 6 céntimos sobre el gasóleo.

    Mientras el jefe de Estado francés se encontraba, como dice la canción, 'a varios cientos de kilómetros' de sus dominios, disfrutando de su no protagonismo en la cumbre del G20 en Buenos Aires, París ardió, y se convirtió en el infierno en la tierra.

    Y es que el precio de los combustibles se ha incrementado tantas veces desde que Macron mora en el Elíseo, que los chalecos amarillos, con una alta dependencia de los vehículos, se sienten como una fuente de expolio del Gobierno. 

    Así, 'La República en Marcha' que manda en el Elíseo, dejó paso a 'El Infierno en Marcha', que manda en las calles de París, con focos esparcidos en todo el país. Los franceses inauguraron el último mes del año convirtiendo a la capital en una gran hoguera el sábado 1 de diciembre.

    Además: Rusia insta al Gobierno francés a garantizar seguridad a los periodistas en las protestas

    En este sentido, el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco, Joaquín Arriola, explica que "esta situación tiene unas características francesas muy propias del comportamiento político del país, con lo cual hacen que sea difícilmente extrapolables a otras situaciones. Francia es un país que se caracteriza por tener una muy baja filiación sindical, pero quizá, entre otras cosas, por las características de su sistema educativo, tiene una población con una alta conciencia social. Lo que significa que cuando hay una movilización vinculada a alguna reivindicación del trabajo, esta va mucho más allá de lo que son los trabajadores organizados y adquiere un carácter de movilización social general. Eso no es habitual en otros países", sentencia.

    En lo primero que pusieron foco las autoridades y los medios franceses, fue en los daños materiales causados y las detenciones devenidas por las protestas desatadas, pero no en los daños que sufren los damnificados de las medidas del Gobierno. De este modo fue como se supo que "La protesta de los chalecos amarillos acabó con 378 personas detenidas, 133 personas heridas, 23 de estas son miembros de la policía. Los daños también fueron materiales y uno de los lugares más afectados fue el Monumento del Arco del Triunfo". 

    Te puede interesar: La alcaldía de París evalúa en unos 4 millones de euros el daño por disturbios

    No hablaron, ni hablan mucho, de las causas que subyacen en la decepción con Macron, derivada en indignación y acción en las calles, para hacer escuchar sus necesidades a un Gobierno al que consideran que administra para los ricos. Pero todo esto no es más que la punta del iceberg de lo que está ocurriendo a nivel económico y social en Francia.

    "En Francia ha triunfado el modelo liberal que considera –igual que en la época de Ronald Reagan a pesar de que se demostrara que era una auténtica falacia–, la famosa Curva de Laffer, que decía que si conseguimos que los ricos sean más ricos y que retengan una parte mayor de su riqueza, finalmente esta riqueza terminará fluyendo hacia abajo, hacia el conjunto de la población. Argumentos tan cretinos como este son los que están en la base de las políticas de supresión, por ejemplo, de los impuestos de patrimonio, o las rebajas en los impuestos de sucesión que ha aplicado el Gobierno de Macron, y a cambio, para mantener la estabilidad presupuestaria, se ha dedicado a subir los impuestos urbanos, o ahora el impuesto al gasóleo, que no olvidemos que en Francia es un componente fundamental, no sólo en el transporte, sino también de la calefacción en muchas familias", incide Arriola.

    Más información: La ONU insta a Macron y a los 'chalecos amarillos' a dialogar

    Pero los latigazos de Macron dan con la fuerza de un rayo sobre las espaldas de los estudiantes universitarios extranjeros. A partir de 2019, la inscripción en una universidad francesa que hasta ahora costaba 170 euros anuales, pasará a costar para los forasteros, 2.770 para la licenciatura, y 3.770 anuales en maestría o doctorado. Actualmente Francia se ubica en el cuarto peldaño de países con más estudiantes extranjeros y recibe a más de 300.000 alumnos al año.

    Al respecto, Arriola observa que "no hay más que leer los informes de organismos internacionales cuando han hecho la evaluación anual o bianual de Francia, [como] la OCDE o el FMI, para ver que la – hasta cierto punto–, situación excepcional de Francia, donde los estudios universitarios son prácticamente gratuitos para todos los estudiantes, es visto, no como una ventaja –que la es– para atraer talento a Francia, sino como una anomalía en una orientación general de las políticas en la que hay que pagar por todo, incluso a veces, dos veces: porque se paga a través de los impuestos, pero luego hay que pagar también a través de las tasas".

    Esta decisión de la Administración Macron no hizo más que calar en el nerviosismo de los principales sindicatos de estudiantes y profesores que se movilizan en contra de esta medida al temer que se trate del preludio de un aumento generalizado de la matrícula, también para los estudiantes franceses.

    "Lo que parece que no les importa demasiado a los actuales gestores del Gobierno francés, es la repercusión negativa que va a tener para Francia en materia de captación de recursos altamente cualificados del resto del mundo. Parece que Francia ha decidido tirar la toalla, y como decía [el filósofo español Miguel de] Unamuno en España, 'Que inventen ellos', refiriéndonos en este caso a EEUU, a Alemania y a China", concluye Joaquín Arriola.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Protestas de los 'chalecos amarillos' en Francia (73)

    Además:

    Macron entierra posibilidad de alcanzar un acuerdo comercial Mercosur-UE en el corto plazo
    Qué hay detrás de la negativa 'ambiental' de Macron al acuerdo Mercosur-UE
    El Kremlin trata las protestas en Francia como un asunto interno de ese país
    Varios muertos desde el inicio de las protestas en Francia
    Etiquetas:
    protestas, estudiantes, precios, combustible, Emmanuel Macron, Francia