19:05 GMT +313 Diciembre 2018
En directo
    Qué pasa

    Poroshenko: ¿brutal y salvaje nueva forma de campaña electoral?

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    Tensión en el mar de Azov por la incursión de buques ucranianos en aguas rusas (155)
    180

    Marzo de 2019. Un momento del calendario político de Ucrania que su presidente, Petró Poroshenko, tiene entre ceja y ceja. Y es que de lo único que está seguro es de una clara derrota en las presidenciales que tendrán lugar en ese momento. De allí que esté ejecutando acciones para alentar el nacionalismo y permanecer en el poder.

    El analista militar y asesor en conflictos internacionales Gustavo Morales Delgado opina que el incidente que ha tenido lugar en el estrecho de Kerch que derivó en el arresto de dos lanchas de artillería y un remolcador de la Marina de Guerra ucraniana por incursionar en aguas territoriales rusas cerca de Crimea, ha sido el resultado de una jugada fríamente calculada y con el desenlace deseado por parte del presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, con fines electoralistas.

    Así, al jefe de Estado ucraniano no le habría temblado el pulso en hacer una jugada con consecuencias dantescas en múltiples frentes, tanto para sus propios militares –y las familias de éstos– a los que usó de carne de cañón, como para provocar una escalada de la tensión con Rusia, y un efecto dominó, no sólo a nivel europeo, sino también global. Y todo, sólo por motivos electoralistas, según Morales Delgado y otros analistas.

    Al indicar que este incidente tiene una lectura netamente interna debido a que se aproximan las elecciones presidenciales en Ucrania, que en principio tendrían lugar en marzo de 2019, Morales Delgado explica que Poroshenko tiene cada día menos posibilidades de ser reelegido. 

    "De hecho se ha hablado de suspender o demorar dichas elecciones. Poroshenko tiene miedo de que alguien menos hostil a los intereses rusos, como podría ser [la ex primera ministra Yulia] Timoshenko, que ganase esas elecciones. Entonces, lo que está intentando provocar es el levantamiento de una nueva oleada de nacionalismo ucraniano para sacarle rentabilidad. Es decir, está buscando sangre para poder mantenerse en el poder", explica el analista.

    Para Morales Delgado, este incidente "ha sido un movimiento perfectamente calculado por parte de las autoridades de Kiev para realizar una provocación a su vecino ruso y conseguir un aumento de la tensión en la zona que facilite la reelección de Poroshenko como presidente ucraniano".

    Ante lo que sería una escalofriante campaña electoral, grotesca y despiadada, y jamás vista en la historia del mundo, Rusia pidió tratar el incidente al Concejo de Seguridad de la ONU, que se pronunció en contra de hacerlo. Un extremo que Moscú lamentó: 

    La portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova, expresó a la cadena Rossiya 1 que "Desafortunadamente, los miembros del Consejo de Seguridad, y como dijo nuestro representante, bajo la influencia de EEUU y otros Estados occidentales no tuvieron el valor de satisfacer la solicitud de Rusia para celebrar una reunión del Consejo de Seguridad […] para examinar lo que había ocurrido en las aguas territoriales rusas".

    Mientras, el representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski, declaró a la cadena RT que la reacción del Consejo de Seguridad de la ONU al incidente podría alentar a Ucrania y darle carta blanca para hacer más provocaciones.

    Algo con lo que se muestra de acuerdo Morales Delgado, al indicar que "efectivamente lo que está buscando Occidente y en especial el mundo anglosajón, es el incremento de la tensión en la zona para poder conseguir que Ucrania acabe siendo una colonia occidental, su granero, y alejarla de su destino histórico y geográfico que no es otro que el destino que le une a sus vecinos, en este caso, rusos".

    Lo que no hay que perder de vista en esta situación es que la navegación en el mar de Azov sufrió un deterioro tras las provocaciones de Ucrania cuyas fuerzas en marzo pasado detuvieron al barco pesquero ruso Nord con diez tripulantes a bordo bajo la excusa de que había visitado la península rusa de Crimea "con el fin de dañar los intereses nacionales de Ucrania". La nave fue escoltada hasta el puerto ucraniano de Berdiansk.

    En tanto, en agosto las autoridades ucranianas volvieron a la carga. Arrestaron otro barco ruso, el Mekhanik Pogodin, anclado en el puerto de Jersón. Moscú calificó las acciones de Kiev como "terrorismo marítimo" y contestó endureciendo las inspecciones fronterizas en la zona rusa del mar de Azov. Según las autoridades rusas, las inspecciones cumplen con todas las normas del Derecho Marítimo Internacional y aseguran que ninguno de los armadores ha presentado quejas.

    Y es en este contexto es que la OTAN exige a Rusia la liberación inmediata de los marineros y de los buques de Ucrania que invadieron aguas territoriales rusas. Pero de los barcos rusos detenidos por Ucrania no se pronunciaron en ningún momento.

    Así y todo, Poroshenko no logró la respuesta esperada por parte del presidente de EEUU, Donald Trump, y de su Administración en general. Lo único que manifestó el inquilino de la Casa Blanca fue su esperanza de que el incidente se solucione, mientras su secretario de Estado, Mike Pompeo, sólo llamó a ambas partes a un diálogo directo para resolver la situación.

    Morales Delgado explica que en EEUU "hay una dicotomía que se produce, por un lado, dentro del Estado profundo, entre lo que piensa Langley [la CIA] y el Pentágono, y por otro, dentro de lo que piensa la Casa Blanca, especialmente en su ala oeste. La Casa Blanca no quiere el incremento de ese conflicto, no se siente cercana a Poroshenko, y se tiene que enfrentar a los halcones de Washington, fundamentalmente de Langley, es decir, la CIA, y del Pentágono, es decir, el Ejército de EEUU, para llevar una política diferente". 

    "La Casa Blanca intenta una política de distensión en la zona, dándole una importancia al presidente ruso, Vladímir Putin, mientras el 'deep state' lo que busca es el incremento del conflicto y la renovación de la presencia de tropas norteamericanas en Ucrania, y para eso necesitan un 'casus belli', una provocación militar, que es la que se está ejerciendo en estos momentos", concluye Gustavo Morales Delgado.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Tensión en el mar de Azov por la incursión de buques ucranianos en aguas rusas (155)

    Además:

    La OSCE llama a Ucrania y Rusia a la moderación tras incidente en el estrecho de Kerch
    Embajador ruso afirma que no le sorprende la posición proucraniana de Occidente por Kerch
    El FSB ruso saca a la luz documentos confiscados en Kerch a los marineros ucranianos
    Vicecanciller ruso: la reacción de Occidente al incidente en Kerch no fue sorpresa
    ¿Qué arma fue utilizada contra la lancha artillada ucraniana en Kerch?
    Etiquetas:
    elecciones, ley marcial, CIA, ONU, OTAN, Petró Poroshenko, EEUU, Crimea, Kerch, Ucrania, Rusia