07:55 GMT +315 Noviembre 2018
En directo
    Qué pasa

    Elecciones en EEUU: ¿se le 'caerá el pelo' a Trump?

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    Las elecciones de mitad de mandato en EEUU (48)
    9230

    La moneda está en el aire. Mientras la ve acercarse al suelo, el presidente de EEUU, Donald Trump, ya trepó a varios carros para domar la montaña rusa de las emociones de los ciudadanos. Y es que este martes, buena parte del futuro de EEUU, pero también del resto del mundo, se juega en sus urnas de las intermedias legislativas.

    Estos comicios en los que se votan las próximas mayorías del legislativo estadounidense, y que dictarán la fortuna o la agonía de Trump durante los próximos dos años, huelen a plebiscito, y tienen más sabor a presidenciales de 2020 que a intermedias de 2018. Por lo menos así lo estaría viviendo el propio inquilino de la Casa Blanca: si su partido mantiene el dominio en el legislativo, lo puede interpretar como una aprobación a su gestión.

    Mientras, del lado demócrata, también estos comicios pueden resultar un arma de doble filo, y rotularlo en la previa como una suerte de referéndum contra las políticas del mandatario, podría tener un efecto boomerang.

    Te puede interesar: La popularidad de Trump cae a una semana de elecciones al Congreso

    En este sentido, el Dr. Armando Fernández Steinko, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, explica que ante estas elecciones, "los demócratas están divididos y un poco desconcertados porque han perdido la iniciativa —a pesar de que podían haberla tenido—, si hubieran dejado que el candidato [en las internas del Partido Demócrata en 2016, Bernie] Sanders [se enfrentara a Trump en las presidenciales de 2016], y no le hubieran impuesto al electorado potencial demócrata a Hillary Clinton. Están desconcertados y lo que les une es, sobre todo, la irreverencia, el estilo, y algunas políticas de Trump que no son muy bien vistas en ciertos sectores —sobre todo instruidos— norteamericanos".

    "La comunidad hispana, que se está movilizando aparentemente, están haciendo un 'puerta a puerta', al menos en los estados limítrofes con México, invitando a la población a votar para parar el 'fenómeno Trump'". 

    Declarándose incapaces de blandir armas efectivas para doblegar a Trump, los demócratas tuvieron que desempolvar viejas glorias, las más cercanas en el tiempo, para intentar cercenar de algún modo, las capacidades hipnóticas del encantador de serpientes que está instalado en la Casa Blanca. Así, el expresidente, Barack Obama, quien permaneció en las sombras tras la debacle demócrata de 2016 ha vuelto por sus fueros y se ha empleado al máximo en la campaña en el sprint final. Han pensado los 'azules', que Obama es una buena carta para salirle al paso arrollador del magnate.

    Además: Historiadores occidentales advierten de la amenaza de una guerra civil en EEUU

    En este contexto, Fernández Steniko señala que "Trump al principio de su mandato despertó risas, burlas, y una crítica un poco 'fácil', porque si bien su retórica y el carácter imprevisible de su política exterior dan la sensación de mucho aventurismo y de poner en peligro líneas y consensos básicos dentro del establishment político norteamericano, lo cierto es que Trump también ha dicho cosas que afectan a la sociedad norteamericana y que le preocupan mucho".

    En opinión del analista, el discurso de Trump produce un optimismo espontáneo entre una parte de los sectores desfavorecidos, pero también provoca la risa y al mismo tiempo, la preocupación de los sectores un poco más informados, y del establishment. "Yo creo que no va a ser tan fácil quitarse a Trump de en medio como se decía", sentencia el profesor.

    Y en medio de esta refriega democrática, aparece la caravana de migrantes proveniente de países como Honduras, El Salvador y Guatemala, que espantados por la miseria y la violencia de sus países, buscan una vida mejor en EEUU. Pero Trump ya avisó que no son bienvenidos, y que una piedra en manos de los migrantes serán considerados armas, y las fuerzas estadounidenses actuarán en consecuencia.

    Lo último en el tema de los migrantes, ha sido levantar vallas con alambre de púas en la frontera junto al despliegue de miles de soldados, reforzados con drones y helicópteros. El viernes los militares comenzaron a colocar alambre de púas en el puente fronterizo de McAllen-Hidalgo-Reynosa, en Texas, que se extiende a lo largo del río Bravo. 

    En ese contexto, Trump pronunció suelto de cuerpo: "El alambre de púas utilizado de manera apropiada puede ser una escena hermosa".

    Fernández Steinko apunta que "la crisis de los inmigrantes que avanzan hacia la frontera mexicano-norteamericana tiene una carga afectivo-populista muy grande. Trump va a aprovecharlo, va a generar una sensación de miedo, por supuesto basado en mentiras, pero hay que tener en cuenta que la población norteamericana, sobre todo la inmensa mayoría que vive en el centro del país, está muy mal informada, no tiene recursos para hacer una valoración crítica de las políticas de unos y otros, entonces es muy vulnerable a este tipo de discursos".

    "Trump está utilizando recursos emocionales, no racionales, para hacer política, como lo ha venido haciendo hasta ahora. Se centra en símbolos, en interpretaciones tergiversadas de la realidad, pero que conectan con una forma de pensar de una parte del electorado. Y ahora mismo esto de las alambradas puede transmitir una sensación de seguridad falsa, equívoca, a un electorado que sin embargo piensa así, que la seguridad es un problema de alambradas, de Ejército, y de más armas todavía en la calle, que es justamente lo contrario: cuantas más armas hay en EEUU, más asesinatos se producen, más alta es la tasa de homicidios, etc.", señala el experto.

    "Desde luego [a Trump] le ha ido bien diciendo estas cosas en las campañas que ha ganado hasta ahora porque le ha quitado a los demócratas el registro simbólico, afectivo y emocional, que en situaciones de crisis, como la que vive el mundo occidental –incluido EEUU a pesar de las tasas de crecimiento económico–, hay una situación de dualismo y de polarización e ideológica muy fuerte. En EEUU esta forma de argumentar con símbolos, con argumentos emocionales más que racionales, funciona", concluye el Dr. Armando Fernández Steinko.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Las elecciones de mitad de mandato en EEUU (48)

    Además:

    Rusia advierte que las sanciones de EEUU perjudicarán la economía estadounidense
    Teherán: es EEUU, y no Irán, el que se encuentra aislado
    Un Su-27 ruso supuestamente escoltó a un avión espía de EEUU sobre el mar Negro (vídeo)
    Ataque de la coalición de EEUU mata 3 niños en Deir Ezzor
    Etiquetas:
    crisis migratoria, elecciones, Donald Trump, EEUU