11:38 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Qué pasa

    ¿Qué falta para que EEUU instale bases militares en Marte?

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    390

    Ni trato, ni truco. EEUU necesita tener armas avanzadas en el espacio para defender su estilo de vida. Lo afirmó solemne el secretario de Defensa, James Mattis, no sea cosa que al pronunciarlo el 30 de octubre, todo el mundo pensara que se trataba de una broma de Halloween. Paradójicamente lo dijo en una charla en el Instituto de la Paz de EEUU.

    "Tenemos que prepararnos para emplear armas ofensivas" fuera de la Tierra "por si a algún país se le ocurre pasar a la ofensiva y militarizar" el espacio, debido a que "en ningún deporte de competición" puedes "jugar de manera defensiva y ganar" y este "no es un sector en el que queramos quedar segundos", lanzó 'Perro rabioso' al pedir sus caramelos.

    El analista internacional Juan Aguilar opina que "cuando los norteamericanos hablan de su 'estilo de vida', quiere decir su poder hegemónico mundial. No es una tontería, es verdad. Tanto la hegemonía militar como en la económica. Por ejemplo el dólar. La permanencia del dólar como moneda única de intercambios internacionales es lo que permite que EEUU mantenga una deuda descomunal y monstruosa e impagable, pero en eso está basado su medio de vida. Por lo tanto, cuando [James] Mattis dice estas cosas, realmente parecen un chiste, pero realmente es así".

    Más información: Trump lanza una 'guerra en el espacio' contra Rusia y China

    Aguilar baja a tierra sus conceptos.

    "Plasmado en la realidad quiere decir que para mantener su hegemonía, que es la que le permite su nivel de vida, la que sostiene su economía, [EEUU] necesita mantener el dominio en todos los teatros de operaciones, en todas las zonas económicas y geopolíticas del mundo, etc.".

    Algo que podría sonar banal al oído, como cuando se utiliza la frase 'estilo de vida', para EEUU tiene parámetros que van hasta el infinito y más allá. Literalmente. Y no por más banal que parezca, preocupa menos al resto del mundo que asiste cada vez más incrédulo a este tipo de salidas de tono de los parroquianos de la Casa Blanca.

    El deseo expresado en voz alta por el funcionario norteamericano conoció la devolución del canciller ruso Serguéi Lavrov, tras una reunión que mantuvo con el secretario general de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, Thomas Greminger: "Nos preocupa mucho la amenaza de que el espacio se convierta en un área de enfrentamiento armado. Este tema ha sonado cada vez más alarmante recientemente", dijo Lavrov.

    "Las divergencias entre las dos potencias nucleares se acumulan y los canales para resolver esas discrepancias no se usan desde hace mucho", enfatizó con preocupación el jefe de la diplomacia rusa. No obstante, se mostró confiado en que una vez apaciguada la agitación electoral en EEUU, el diálogo pueda volver a entablarse. 

    En este sentido, Aguilar observa que "es evidente que a nadie le interesa en su sano juicio una carrera de armamentos. Porque al final esto significa emplear recursos económicos para algo que racionalmente nadie piensa utilizar. Nadie en su sano juicio puede estar pensando en una guerra mundial generalizada donde se emplearían armas nucleares y cosas por el estilo. Como dijo recientemente el presidente [de Rusia, Vladímir] Putin, 'nosotros seremos mártires, pero ellos morirían'. ¿Qué quiere decir eso? Pues que al final, nos destruimos todos. Con lo cual, la carrera de armamentos, a la larga, no es beneficiosa para ningún país".

    En este contexto, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, decidió surfear la ola provocada por Mattis y tratar de hacer de ella su propio alirón. "La frontera de la OTAN se ha movido desde 1999, es hora de mover también la frontera de seguridad, algo que se puede hacer a través de una presencia aliada, principalmente estadounidense, en Polonia y otros países como Rumanía", dijo el mandatario polaco.

    Tema relacionado: Polonia intensificará la cooperación militar con EEUU

    Pero ya el presidente de Francia, Emmanuel Macron, había avisado en una entrevista concedida al diario Rzeczpospolita, acerca de estas intenciones de su homólogo de Polonia: "Surgen varias preguntas: Este proyecto sobre la creación de la base permanente, ¿corresponde a la postura tomada por la OTAN en Varsovia? ¿Aumenta nuestra seguridad colectiva?".

    Aguilar explica que aquí hay dos visiones dentro de la OTAN en Europa, y dentro de la propia UE. "La perspectiva que tienen las potencias occidentales europeas, es decir, Alemania, Italia, Francia, es de mayor tranquilidad porque tienen la frontera mucho más lejos ante un posible conflicto en Europa. Lo que no deja de ser desquiciante, es que un país como Polonia, que se convierta ahora en frontera –y por lo tanto en el teatro de operaciones inmediato en un caso de enfrentamiento–, es la que exige la presencia de tropas norteamericanas. ¿Eso le da estabilidad? Sí, la estabilidad de ser un país ocupado, sometido, con su soberanía reducida porque va a tener allí tropas extranjeras que consideran ese territorio con una importancia estratégica vital, por lo tanto su capacidad soberana de decidir en el ámbito de la política internacional, va a quedar muy reducida".

    "No es coherente para lo que debería ser la UE, que su lado oriental esté ocupado por tropas norteamericanas con una presencia muy grande. No tiene ningún sentido si la UE pretende algún día tener la soberanía política, la soberanía en defensa, la soberanía tecnológica, la soberanía económica, para tomar sus propias decisiones", sentencia Juan Aguilar.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    armas, OTAN, Andrzej Duda, Emmanuel Macron, James Mattis, Donald Trump, Polonia, Francia, Espacio, EEUU