En directo

    El porqué del antagonismo entre los españoles y los británicos

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    4111
    Síguenos en

    Los españoles y los británicos no se quieren. La última prueba de ello es el caso de la turista inglesa Freda Jackson quien decidió veranear en la nación ibérica. Sus vacaciones en Benidorm fueron un desastre. Y es que había "demasiados españoles".

    Así lo denunció en una misiva a la agencia de viajes donde compró el viaje. En la carta, además de exigir que le devuelvan el dinero gastado, se pregunta "por qué los españoles no se van de vacaciones a algún otro sitio". Afirmó, entre otras cosas, que los habitantes de ese país son unos "groseros" y le ponen "de los nervios".

    Todo indica que no es una visión aislada entre los británicos. Lo más bonito que se dice sobre los españoles en el libro 'Guía xenófoba de España' de los ingleses Drew Launay y Nick Lawson es que adoran ejercer la violencia contra los animales y que son unos tardones. 

    Además: Se reactivan las protestas contra el turismo masivo en Barcelona

    El periódico 'The Sunday Times' va mucho más allá. "Ser español implica entrar a un bar, besar y abrazar a completos desconocidos, gritar 'oiga' al camarero y arrojar al suelo todo aquello que no puedas comer o beber", escribe su cronista Chris Haslam en un artículo titulado 'Cómo ser español'. Además, aconseja a sus compatriotas que, de entrada, se olviden "de las nociones anglosajonas de cortesía, discreción y decoro".

    El comportamiento de los turistas británicos en España tampoco se puede calificar como demasiado respetuoso. El diario El País, recuerda, en este sentido, cómo un grupo de hinchas británicos se burló de unos mendigos en pleno corazón de Madrid, lanzándoles monedas al suelo.

    "Después llegó el turno del youtuber Kanghoua Ren, que se enfrenta a una posible condena de dos años de cárcel por darle a un hombre galletas con dentífrico en Barcelona", indica el periódico. 

    Lo sucedido recientemente en Benidorm no es menos indignante. Allí, un grupo de turistas ingleses que celebraba una despedida de soltero utilizaron a un joven sin hogar como blanco de sus mofas y le pagaron 100 euros por tatuarse el nombre del novio en la frente.

    Te puede interesar: Madrid ilegalizará el 95% de las viviendas turísticas del centro

    A ello hay que añadir un sinnúmero de casos como el que describe la internauta Carmen. "Soy de Alicante y aquí, por desgracia, conocemos bien a los ingleses. Ya llegan borrachos armando gresca por donde van. Luego destrozan los pisos o el hotel donde se meten", denunció.

    Según dijo en entrevista con Radio Sputnik el analista español Guillermo Rocafort, los británicos vienen a España "como si fuera su colonia".

    A los españoles les indigna, asimismo, que en los últimos dos años se incrementaron un 30% las agresiones a españoles en el Reino Unido. Los ataques suelen desatarse por hablar castellano en la calle. Cabe señalar, en este contexto, que los británicos que se mudan a vivir a España no suelen aprender el idioma local. Al respecto, el portal Trotamundeando.com ironiza que "solo tres palabras en español les basta aprender a la mayoría de los británicos que vive en España: paella, sangría y cerveza".

    No te lo pierdas: El turista agredido afirma que Barcelona "se está convirtiendo en el tercer mundo"

    Todo ello, sumado al conflicto territorial en torno a Gibraltar, cuya soberanía se disputan Madrid y Londres, hace que los turistas británicos no figuren entre los más deseados por los españoles. Algunos medios hasta llegan a hablar sobre una especie de guerra fría entre ambos pueblos. La principal causa de la misma es "la envidia de los británicos", sostiene en un artículo el periodista John Carlin, quien subraya que es "de madre española y de padre británico" y vivió "quince años en España y quince en Inglaterra".

    Según él, "la envidia de los británicos se basa en la percepción de que en España la gente es más cálida, menos estirada, más alegre (sin alcohol), menos apegada a la tiranía de los horarios; de que los españoles viven más en el momento, que no sienten culpa a la hora de echarse una siesta, que disfrutan con más sosiego de una larga comida, con más espontaneidad de una fiesta, que tratan con más afectuosa naturalidad a los niños y a los ancianos. En resumen, que saben vivir mejor".

    Además:

    Entregan 'Premios Excelencias' en feria de turismo de España
    El turismo sigue registrando buenos resultados en España
    El turismo ruso a España se muestra invariable tras los atentados en Cataluña
    La Feria Internacional de Turismo en España aumentará un 8% sus expositores
    Etiquetas:
    cultura, turismo, xenofobia, El País, The Sunday Times, John Carlin, España, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook