En directo
    Qué pasa

    "La imagen de Juncker se corresponde con la debilidad de Europa"

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    0 110

    El principal problema de Europa, es Europa. Es lo que parece entender todo aquel que no niega lo que ven sus ojos. Y tal vez el episodio más sintomático sea el desfile que se marcó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en un acto tras la cumbre de la OTAN en Bruselas.

    Tambaleándose, como Europa misma. Así se le pudo ver al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en un acto tras la cumbre de la OTAN, donde debía ser una de las puntas de lanza en la defensa de los intereses comunitarios frente al presidente de EEUU, Donald Trump.

    Más información: ¿Alcohol o enfermedad? Esto le pasaba a Juncker en la cumbre de la OTAN (vídeo)

    Asistido en un primer momento – y tal vez en una escena del todo simbólica –, por el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y luego por otros altos cargos que se aseguraron de que no se precipitara al suelo, Juncker era incapaz de mantener su vertical, o subir o bajar escalones.

    Las redes sociales comenzaron a ser implacables. Mordaces. Como también comenzaron a serlo varios medios de comunicación, como el periódico británico The Sun, que le llamó Mr. Drunker, es decir, Sr. Borracho.

    "Es sólo una ciática", se apresuraron a justificar desde Bruselas. Así lo afirmó el primer ministro portugués, Antonio Costa. Unos dichos que refrendó el premier holandés Mark Rutte, quien remitió a todos los curiosos a recurrir a la Comisión Europea para más señas. Para Rutte, las risas de Juncker no tenían nada que ver con una presunta ingesta de bebidas espirituosas, sino más bien por el espíritu de "buen ánimo" que adorna al luxemburgués.

    Pero, como se dice en periodismo, esas disculpas 'no resisten ningún archivo'. Y es que el pasado estaría condenando a Juncker. En una cumbre en Riga en 2015, se le pudo ver zapateando alegremente previo al acto protocolar de recibir a los políticos, a los que saludó en algunos asestando sonoros cachetazos, con otros comparó su corbata, y hasta besó alguna frente. Y al percibir la presencia del presidente de Hungría, Victor Orbán, soltó: "el dictador está llegando", para rematar la faena llamándole dictador en su propia cara, y dándole su bendición con su cachetada protocolar.

    Tema relacionado: Europa cae de rodillas ante la presión de Trump

    Para el periodista y analista internacional Juan Aguilar, Juncker no estaba 'presuntamente borracho': "presuntamente no, estaba borracho", sentencia el analista. En este sentido, Aguilar afirma que la imagen de Juncker tambaleándose sin poder mantenerse erguido "es la imagen de Europa".

    "La imagen (de Juncker) te dice todo: va borracho, o va fumado, o lo que sea. Pero no deja de ser más que el reflejo de lo que es toda una sociedad y la Unión Europea. Ahora le corresponde a Europa dar esa imagen, y esa imagen se corresponde con su postura de debilidad".

    Entonces, ante papeletas de este tipo en el contexto de una gira europea tan decisiva – por los tiempos que corren –, del inquilino de la Casa Blanca, las declaraciones del ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, no hacen menos que llamar la atención. Denunció al presidente de EEUU, Donald Trump, de llevar a cabo iniciativas en el ámbito comercial que buscan desestabilizar a Europa, y le acusó de no soportar "que exista esa unidad llamada Unión Europea".

    Ante estos dichos, saltaron voces desde la propia Europa, de quienes entienden que el principal problema de Europa, es Europa y sus dirigentes, y que el presidente de la Comisión Europea, entre otros, había dado buen ejemplo de eso, tal vez la muestra más simbólica y tangible por estos días.

    "Yo creo que se equivoca, no sé si conscientemente o no, el ministro de Exteriores francés, porque no es que Trump ponga en peligro a la UE y quiera desestabilizarla, ni muchísimo menos. Lo que quiere es tenerla subordinada a sus intereses como siempre, esto no es nuevo", observa el periodista.

    Tuvo tiempo para más cosas Trump en esta gira, y ofreció un par de caramelos envenados al Reino Unido: alabó al ex ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, y hostigó a la primera ministra, Theresa May, por intentar pactar un Brexit blando – que produjo la hecatombe en su Administración – que acarrearía graves consecuencias en futuros acuerdos comerciales con EEUU, que a su vez en ese escenario preferiría pactar un mejor acuerdo con la UE.

    También te puede interesar: La primera ministra británica 'descafeína' el Brexit

    "Es que Boris Johnson es como Trump, hasta incluso físicamente tienen un cierto aire. En esta estrategia de la subordinación de la UE, y de debilitarla para impedir que efectivamente pueda tomar iniciativas propias y pueda ser soberana, la salida del Reino Unido ha sido fundamental. Además ha metido a la UE en una crisis de la que todavía no ha salido. Cualquier debilitación de ese Brexit, de esa salida, no le conviene a los intereses norteamericanos, entonces Trump va a presionar para que el Brexit sea como ellos lo han querido y lo han deseado: que sea un Brexit absoluto. Porque eso además obliga necesariamente al Reino Unido a apoyarse más en EEUU", concluye Juan Aguilar.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La UE y la OTAN acuerdan ampliar la cooperación
    Trump suaviza su antagonismo al Brexit de Theresa May
    El plan Brexit de May gana pocos adeptos en el Reino Unido
    Recta Final del Brexit: “El Gobierno de May se enfrenta a un baño de realidad”
    Etiquetas:
    borracho, cumbre, UE, OTAN, Donald Trump, Jean-Claude Juncker, Theresa May, Europa, Reino Unido, EEUU