01:36 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Qué pasa

    ¿Mayxit?: el Reino Unido del caos se cae a pedazos

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    0 110

    La dimisión de Boris Johnson es el espejo más nítido en el que se refleja la debacle del Gobierno de Theresa May. Antes que el jefe de la diplomacia británica, ya habían practicado la espantada el ministro del Brexit, David Davis y su número dos, Steve Baker. Todos reniegan el divorcio suave con la UE que pretende imponer la primera ministra.

    El caos es lo único que reina en el Reino Unido. Todo comenzó el pasado viernes cuando la primera ministra, Theresa May, decidió llevar a su Gabinete al huerto: Chequers, su residencia campestre. Y no precisamente para un retiro espiritual, sino para imponer un Brexit blando, suave, o semi-Brexit como ha dado en llamarle su ya ex jefe de la diplomacia, Boris Johnson.

    El pacto Chequers proponía mantener al Reino Unido alineado con las normativas de la UE en bienes y productos agrícolas y establecer una asociación aduanera libre de aranceles y sin necesidad de controles fronterizos en Irlanda.

    Dicho de otra forma, una suerte de área de libre comercio que obligaría a Londres a subordinarse a las reglas del juego impuestas por la UE, y que May presentaría este jueves en Bruselas. Esto fue demasiado para los partidarios del Brexit duro, un claro ataque a su línea de flotación.

    Así, David Davis, quien hace dos años fue colocado como punta de lanza de la cartera creada tras el referéndum sobre la salida del bloque, es partidario de un Brexit duro junto con algunos otros ministros, como Boris Johnson, quien durante su estancia en Chequers habría sentenciado en privado que los intentos de vender el plan Brexit de Theresa May era como "pulir un tugurio".

    No te lo pierdas: EEUU seguirá trabajando estrechamente con Reino Unido tras renuncia de Johnson

    La estampida en cadena pasadas pocas horas del pacto Chequers, vendría a corroborar las versiones de medios británicos que ironizaron al respecto, al indicar que el canciller Johnson y el resto de colegas contrarios a un Brexit suave se vieron ante la disyuntiva de perder su vehículo oficial para retornar a Londres si se negaban a secundar la estrategia de May.

    El presidente de la Consultora Ekai Center, Adrián Zelaia, estima que "lo que está pasando no es del todo sorprendente", y apunta a la existencia de dos factores que están incidiendo de forma muy negativa en el proceso de negociación del Brexit. 

    "El primero es la postura realmente dura adoptada por la propia UE, y que ya fue anunciada inmediatamente después del referéndum por parte de Francia y Alemania, con el objetivo fundamental de crear un precedente, es decir, evitar que después de la salida del Reino Unido, otros países de la UE pudiesen tomar el mismo camino si es que la negociación es excesivamente fácil desde su punto de vista". 

    "Y el segundo argumento es que las posiciones de las clases dirigentes del Reino Unido no están en absoluto claras, incluso tampoco las de las propias personas que han estado negociando el Brexit y teóricamente intentando llevarlo adelante", explica el analista.

    Además: "Cualquier escenario del Brexit será malo para la economía británica"

    En un abrir y cerrar de ojos, Theresa May se convirtió en el saco de boxeo de propios y extraños dentro de su país, y muy probablemente en el hazme reír de Bruselas.

    Uno de los primeros en afearla fue el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, a través de su cuenta de Twitter: "La renuncia de David Davis en un momento tan crucial muestra que a Theresa May no le queda autoridad y que es incapaz de llevar a cabo el Brexit", tuiteó. 

    Mientras, la ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, se ha servido de la misma plataforma para  expresarse: "La unidad de Chequers no ha durado mucho, este Gobierno del Reino Unido está en un caos total y perdiendo autoridad cada día, ¡qué desastre!".

    "La dimisión de David Davis demuestra que el Gobierno del Reino Unido está hecho un lío en el Brexit y se necesita acción urgente para resolver el caos, el empresariado necesita certidumbre y el país necesita liderazgo y dirección", tuiteó el jefe del Gobierno de Gales, el laborista Carwyn Jones.

    Zelaia subraya que en el Partido Laborista ha habido contradicciones muy importantes, pero especialmente en el Partido Conservador.

    "Sabemos que una buena parte del partido que tradicionalmente venía siendo favorable a la integración del Reino Unido en la UE, de pronto poco antes del referéndum, sumándose a la marea que aparentemente apuntaba en la dirección del Brexit, se declaró favorable al Brexit aunque todo el mundo pensaba que era un simple movimiento oportunista", indica.

    El analista profundiza que esto significa "que en realidad una buena parte del Partido Conservador que externamente – y para no llevar la contraria a la opinión pública –, se manifiesta favorable al Brexit, en realidad no lo está. Y esto ha sido un contexto claramente negativo y peligroso para la propia negociación del Brexit, porque la estrategia que ha seguido este sector de las élites británicas ha sido buscar adrede una mala negociación que creara un contexto muy difícil que justificara un segundo referéndum, una justificación, y una modificación de la opinión pública", sentencia Adrián Zelaia.  

    Más información: El principal sindicato británico acepta posibilidad de nuevo referéndum sobre el Brexit

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Dimite el ministro británico para el Brexit
    Corbyn: renuncia de Davis muestra incapacidad de May de llevar a cabo el Brexit
    Tusk lamenta que idea del Brexit no haya desaparecido con la dimisión de Davis y Johnson
    El Brexit sume al Reino Unido en una crisis
    Daño colateral: Brexit reducirá cuota de exportación cárnica del Mercosur a la UE
    Etiquetas:
    dimisión, Brexit, UE, David Davis, Boris Johnson, Theresa May, EEUU, Reino Unido