En directo
    Qué pasa

    Histórica visita a España del príncipe heredero saudí se vuelve escándalo

    Qué pasa
    URL corto
    Víctor Ternovsky
    0 30

    Ocurrió lo peor. Es lo que sostienen los pacifistas españoles en relación al balance de la visita a Madrid del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán. Y es que se firmó un acuerdo de intenciones para la adquisición por Riad de material de Defensa español. El documento incluye la compra de cinco corbetas al astillero público Navantia.

    El Gobierno español espera que en las próximas semanas las intenciones se hagan realidad, lo cual se traduciría en unos ingresos de 2.000 millones de euros.

    Más información: El príncipe heredero saudí llega a Madrid de visita oficial

    Ello, no obstante, no inspira en absoluto a los españoles que consideran que la cooperación militar con Arabia Saudí, el primer socio comercial de la nación ibérica en Oriente Medio, convierte a su país en un cómplice de los crímenes de guerra en Yemen, donde murieron casi 6.000 civiles y resultaron heridos unos 10.000 desde que en 2015 comenzó la intervención militar liderada por Riad.

    "El historial que tiene Arabia Saudí […] indica que no es un Gobierno fiable en cuanto a las exportaciones de armas", dijo en conversación con Radio Sputnik Alberto Estévez, experto en comercio internacional de armas.

    Y no solo debido a su actuación en Yemen, donde, junto con sus socios dentro de la coalición que opera en ese país, bombardea infraestructuras vitales, entre ellas las de "canalización de agua", algo que "ha provocado una epidemia de cólera que ha afectado a más de un millón de personas".

    Como si fuera poco, se mantiene "un bloqueo naval y aéreo a la población yemení, que ha hecho que el país esté al borde de la hambruna y que "de los 27 millones de personas que habitan en el país […] más de 22 millones dependen de la ayuda humanitaria", indicó nuestro interlocutor.

    Asimismo, hay pruebas de que "el Gobierno saudí, junto a la CIA estadounidense y a Gobiernos como el de Jordania, Egipto o Turquía, en los últimos años han desviado armas a grupos de oposición armada tanto en Siria como en Yemen", señaló el también portavoz de la campaña Armas Bajo Control, promovida por organizaciones como Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón.

    Asuntos relacionados: ¿Por qué tanto silencio sobre la guerra en Yemen?

    Todo ello hace que vender armas a Arabia Saudí sea algo que va en contra "tanto de la legislación española como la europea e internacional".

    Y es que  mediante el Tratado sobre Comercio de Armas se "establece una prohibición para la venta de armas en aquellos casos en los que el Gobierno que va a transferir las armas tiene conocimiento de que se puedan utilizar para cometer genocidio o crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad o violaciones graves del derecho internacional humanitario".

    En este contexto, Alberto Estévez aseveró que el Gobierno español debe abstenerse de exportar "estas corvetas" a Arabia Saudí, puesto que "sabe perfectamente que existe un riesgo manifiesto" de que podrían ser utilizadas "o bien para atacar civiles de forma indiscriminada, o bien para mantener y aplicar ese bloqueo [a Yemen]".

    Temas relacionados: Arabia Saudí firma un convenio con España para la adquisición de cinco corbetas

    Por el contrario, las autoridades españolas "tienen que extremar la vigilancia y el control de las armas que exporta, en este caso, a Arabia Saudí", concluyó el experto.

    Además:

    Moscú condena los ataques con misiles contra Arabia Saudí desde Yemen
    La Cruz Roja califica de "trágica" la situación humanitaria en Yemen
    España: exigen al Gobierno dejar de vender armas a Arabia Saudí
    La Cruz Roja: bloqueo a Yemen aumenta el riesgo de un nuevo brote de cólera
    Las compañías petroleras de España y Arabia Saudí firman un acuerdo de concesión
    Etiquetas:
    Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), armas, guerra, cólera, Mohamed bin Salmán, Yemen, Arabia Saudí, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik