Widgets Magazine
En directo
    Qué pasa

    Irak: 15 años del infierno desatado por EEUU

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    290

    Presunta posesión de armas de destrucción masiva. Fue lo que arguyó EEUU para invadir Irak pasando por encima del mismísimo Concejo de Seguridad de la ONU. Una práctica que a día de hoy continúa ejerciendo a la carta. Esta invasión ha demostrado que "no todos los muertos tienen la misma categoría", según observa el analista Joaquín Arriola.

    Derrocar a Sadam Husein a toda costa. Fue lo que primero pensó, luego planeó, y más tarde ejecutó el Gobierno del, a la sazón presidente de EEUU, George W. Bush. Lo que vino tras la invasión, — que duró hasta el 1 de mayo de ese 2003, para luego convertirse en ocupación permanente con detenciones, abusos, torturas y ejecuciones exprés, incluida la del propio Husein —, es historia conocida, tanto, como la falsedad de los argumentos de Washington para sembrar en la región una barbarie que llega a nuestros días.

    Y llega hasta nuestros días, esa y otras invasiones, porque hasta el momento ninguno de los artífices de semejantes acciones ha sufrido ningún tipo de consecuencias judiciales. En este sentido, el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco Joaquín Arriola, explica que "ahora mismo está en el Tribunal Penal Internacional discutiéndose las condenas que tienen que tener algunos supuestos criminales de guerra de los Balcanes, pero en una invasión (de EEUU a Irak) de todo punto de vista ilegal, en contra de los acuerdos de las Naciones Unidas en el Concejo de Seguridad, no ha tenido ninguna consecuencia para ninguno de los responsables de aquella lamentable decisión que tanto sufrimiento ha traído al pueblo iraquí".

    Esto es algo que no habla bien, ni de los Tribunales internacionales, ni de las organizaciones de derechos humanos que, dependiendo del lado en que sopla el viento, toman acciones, o las omiten. Así lo entiende el profesor al indicar que lo que ocurrió en Irak "demuestra que hay una doble vara de medir a nivel internacional, y que efectivamente no todos los muertos tienen la misma categoría desde el punto de vista del enjuiciamiento desde la perspectiva de los Derechos Humanos".

    Lea más: Bashar Asad: EEUU no renunciará a su plan de división de Oriente Medio

    Respecto a la conducta de EEUU de pasar por encima del Concejo de Seguridad de la ONU, si bien ningún país pudo hacer nada para evitar la invasión, sí comenzaron a abrirse grietas con algunos de sus aliados y que tuvieron consecuencias en la variación del modus operandi que ha adoptado posteriormente Washington, tanto en los casos de Libia como de Siria.

    En este sentido, el analista incide en que "después del fiasco de la intervención en Irak, EEUU no se ha atrevido en ese avispero que ha contribuido a crear, a llevar adelante intervenciones similares. En los casos de Libia o Siria, lo que ha hecho es intervenir en la política interna, alimentando los enfrentamientos y la inviabilidad de una solución política a sus enfrentamientos internos, y dotando de armamento a una de las facciones aliadas, que por cierto varía, unos días son aliados unos grupos, y otros días son otros, demostración de la inestabilidad absoluta que se ha instalado en estos países, para provocar guerras civiles, más que intervenciones militares exteriores".

    "Pero es cierto también que algunos países han aprendido, y es en el caso de Siria, donde otros actores con otros intereses han podido intervenir, frenando la intervención unilateral por parte de EEUU y sus aliados", apunta Arriola.

    Otra consecuencia es que EEUU comenzó a espiar a los líderes de socios como Alemania o Francia, luego de que éstos expresaran su firme rechazo a la invasión. Un espionaje que a día de hoy tiene una denuncia que sigue caliente, pero aún sin consecuencias, indica Arriola.

    De aquella época, también es muy recordada la famosa 'foto de las Azores', en las que quedaron inmortalizados los líderes de EEUU, Reino Unido y España de entonces: George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar, los tres 'a una' con esta invasión, que al entender de muchos ha tenido como una de sus consecuencias más graves, los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

    Además: Milicias iraquíes: "No necesitamos a EEUU en Irak"

    El analista incide que "de aquella foto, publicada y republicada en los medios de comunicación habría mucho que decir de cómo se gestionan las alianzas a nivel internacional. Aznar apoyó la intervención norteamericana en Irak, no porque tuviera un interés especial en Irak, que no lo tenía de ningún tipo, ni siquiera indirecto que tuviera una alianza especial con Israel, que es otro de los actores que está interviniendo, sino todo lo contrario". 

    El experto explica que el presidente de España "apoyó aquella intervención por los intereses empresariales en América Latina. Un continente en el que las empresas norteamericanas y la Administración norteamericana tienen todavía una gran parte de la vara de mando. Son intereses espurios, ajenos a toda la retórica que se manejó en su momento de los derechos humanos, de la lucha contra un dictador, etc, que, insisto, no han tenido las mismas consecuencias penales internacionales que ha tenido otras barbaridades en otros países por parte de otros dirigentes políticos", concluye Joaquín Arriola.

    Además:

    Un helicóptero de EEUU se estrella en Irak cerca de la frontera siria
    Putin insta a investigar ataques de la coalición de EEUU contra civiles en Irak y Siria
    Irak negocia la compra de sistemas S-400 a Rusia pero teme sanciones de EEUU
    EEUU advierte a Irak de las consecuencias de la compra de los S-400 a Rusia
    Irak coopera con Rusia y EEUU para controlar la frontera de Siria
    Pentágono confirma que EEUU trasladará a Afganistán parte de sus fuerzas en Irak
    Etiquetas:
    ONU, Sadam Husein, Irak, Siria, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik