00:44 GMT +321 Octubre 2017
En directo
    Qué pasa

    Independencia de Cataluña: ¿película de suspense o de terror?

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    Cataluña, tras el referéndum (247)
    126880

    En honor a la cronología, al terror lo puso la represión con palos y pelotas de goma de la Guardia Civil y la Policía Nacional. Y al suspense, el president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. Este 10 de octubre, cuando los apaleados el 1-O esperaban ser honrados con la declaración de independencia, va Puigdemont y los defrauda.

    Al estilo de los mejores guionistas de ficción de Hollywood, la pluma del president de la Generalitat de Catalunya, escribió sus líneas más creativas y caóticas, con especial acento en los puntos suspensivos como gran rasgo en sus preferencias gramaticales.

    Vendió humo. Humo negro, del mismo tipo del que sale del Vaticano, cuando en período de cónclaves para elegir a un Papa, no hay consenso.

    Consenso fue lo que faltó antes y después de la firma de la declaración de la independencia en diferido, entre Puigdemont y sus socios de Gobierno, al que apoyaron con la única condición de que se llegara a la independencia de la región más rica de la península ibérica, en un corto o mediano plazo. 

    Ahora se abre una grieta del tamaño de las montañas catalanas de Montserrat — difícil de sortear —, en las entrañas de la coalición independentista. Junts pel sí — Juntos por el sí —, pasa a ser "separados por el 'no sé', o el 'sí pero no'", de Puigdemont.

    "Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república. Propongo que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos el diálogo". 

    Estas palabras resultaron devastadoras para el ánimo de la gente, de su gente, este martes, que no fue 13, pero como si lo hubiera sido para la multitud que esperaba a las afueras del Parlament ávida de lanzar el grito de guerra victorioso. No siempre querer es poder, cuando al poder lo tienen otros, o las leyes.

    Además: "Cataluña ya esperó 300 años, quizás pueda esperar un poco más"

    Ante el cartel de desvío que puso el presidente català en el camino que llevaba a que su nación fuera independiente, el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, se declaró incompetente en materia de sintaxis: "por favor, ¿puede aclarar lo que dijo?", lanzó, palabras más, palabras menos, a Puigdemont.

    El columnista de Sputnik y exdirector de Euronews Luis Rivas, explica que "ha ocurrido algo que nadie esperaba, o si lo esperaban, no creo que fuera tan claro como lo que pasó. (…) De esta forma (las autoridades catalanas) pasaban la pelota al tejado del Gobierno central esperando una respuesta de Rajoy. La respuesta ha sido hacer un requerimiento de si lo del Parlament había sido una declaración de independencia (de Cataluña) para tomar medidas".

    Lo que no le quedó claro a Rajoy, fue algo que en realidad ya había quedado zanjado. Pero no del todo para Rivas.

    "Los portavoces del Gobierno catalán han dicho 'ahora la pelota está en el tejado del Gobierno Central, y si no hay diálogo, entonces sí declararemos la independencia'"

    Lea más: Experta: crisis actual entre el Gobierno de España y Cataluña es inédita

    "La situación es delicada de las dos partes. Por un lado en el Gobierno catalán está claro que dentro del principal partido del bloque independentista del PDECat, hay algunos miembros que no están de acuerdo con la declaración de independencia, y por eso Puigdemont no tenía tan claro hacer esa declaración unilateral el día 10 (de Octubre). También hay que tener en cuenta la presión de empresas y bancos catalanes que han decidido que su sede social salga de Cataluña si hay una declaración de independencia", observa el periodista. 

    Luis Rivas prosigue que "por otro lado, Mariano Rajoy sabe que no tiene la mayoría en el Parlamento nacional, que cualquier decisión que tome será criticada, y tiene miedo que en el exterior se considere una represión si toma decisiones que de todos modos está en la Constitución. Necesita el apoyo de los socialistas, de (la formación) Ciudadanos. El problema es que los socialistas no le van a dar una carta blanca".

    Además: "Gobierno español se equivocará si decide intervenir la autonomía catalana"

    El columnista de Sputnik profundiza en la situación que se ha desatado en el país ibérico.

    "Los dos Gobiernos (central y de Cataluña) mantienen una posición ambigua, porque lo que se juegan en ambos casos es muy delicado, y porque ninguno de los dos tiene un apoyo interno, ni en Cataluña, ni en España Rajoy, para sentirse libres y de tomar decisiones claras", sentencia Luis Rivas.

    Da la impresión de que están en una partida que los enfrenta, en la misma mesa, con la misma baraja, pero jugando a juegos distintos: tengo "escalera", le dijo Puigdemont a Rajoy, y el inquilino de la Moncloa le respondió: "y yo 155".

    Tema:
    Cataluña, tras el referéndum (247)

    Además:

    "Conflicto en Cataluña debería resolverse con diálogo sin manipulación mediática"
    Unionistas salen a las calles de Barcelona para manifestarse contra la independencia de Cataluña (vídeo)
    Rajoy quiere la rendición incondicional de Cataluña
    Nuevas elecciones de Cataluña acabarían con la tensión
    Etiquetas:
    Carles Puigdemont, Mariano Rajoy, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik