01:33 GMT +314 Diciembre 2017
En directo
    Qué pasa

    Ultimátum de Moscú a Washington

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    Escándalo de supuestos espías de Rusia en EEUU (42)
    0 90

    Embargo es el eufemismo que utiliza EEUU para denominar al secuestro de dos propiedades del Gobierno ruso en suelo norteamericano. Lo decretó Obama mientras abandonaba la Casa Blanca. Lo que intentó ser su último golpe sobre la mesa, lo fue, pero sobre la mesa de la cocina: Putin declaró entonces que no contestaría a esa "diplomacia primitiva".

    Pero el presidente ruso, quien en ese momento afirmó que el Kremlin no opera con una diplomacia de "cocina", argumentó su decisión de no tomar medidas en respuesta, pese a la sugerencia del canciller Serguéi Lavrov de ejecutar una respuesta espejo, en el hecho de no cargar a la entrante administración con un lastre, darle una oportunidad, y ver cómo marcharían las cosas.

    Pero las cosas marchan como marchan, porque muchas decisiones no son tomadas por el presidente de EEUU, tal como le gustaría al propio Donald Trump, y en muchos casos, son inducidas por el establishment. Y tan así marchan, que medios del país del Tío Sam filtraron por estos días que se devolverían las dos propiedades a Rusia, pero que en Moscú tendría que dar algo a cambio.

    Y así como el tiempo corre, la paciencia se agota.

    "La parte rusa subrayó que si Washington no elimina este y otros factores irritantes, incluida la continua obstrucción de las actividades de nuestras misiones diplomáticas, nos reservamos el derecho de adoptar medidas de respuesta partiendo del principio de reciprocidad".

    Así respondió el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

    En este contexto, este lunes se reunieron en Washington el subsecretario de Estado de EEUU, Thomas Shannon y el viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov. Un encuentro que fue 'tenso', según lo calificó el Departamento de Estado estadounidense. No obstante, ambas partes mostraron su compromiso en la búsqueda de soluciones a sus diferencias. 

    Sobre la mesa, no podía faltar el secuestro de las dos mansiones diplomáticas de Rusia, ejecutado por el expresidente Barack Obama, con la expulsión de 35 diplomáticos rusos, bajo pretexto de espionaje.

    En este sentido, el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco, Joaquín Arriola, explica que "no hay que perder de vista que la administración Trump sigue estando acosada por un entorno político y también administrativo mediático en el que el antiguo 'terror rojo' ha sido sustituido por el nuevo 'terror ruso'. Es decir, hay una situación en EEUU, hasta cierto punto patológica, que impide que probablemente la administración Trump reaccione con la celeridad que quisiera para restablecer algunas relaciones con Rusia".

    El experto profundiza en su análisis.

    "Yo creo que es así como se explica que representantes de la administración Trump hagan ese tipo de manifestaciones que en última instancia afectan a aspectos marginales de las relaciones entre ambos países, porque hace pocos días (en la reunión mantenida entre Putin y Trump en el marco de la cumbre del G20), ha habido acuerdos sustanciales (entre ambos países)".

    Pero echemos la vista atrás y volvamos a mirar la película. Jueves 29 de diciembre de 2016. A dos días para acabar el año, y a 22 para entregar el mando, Obama le planta una mina anti-persona a Trump. Declaró personas no gratas a 35 diplomáticos rusos, dándoles 72 horas de plazo para abandonar el país y ordenó el cierre de dos mansiones en Centreville, Maryland y Oyster Bay, Nueva York, que, según sus desvaríos, eran utilizadas para espiar.

    Entonces, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, sugirió reciprocidad: echar a 35 diplomáticos estadounidenses de Rusia y prohibir que EEUU sigan usando una casa de campo en el noroeste de Moscú y un depósito en el sur de la capital rusa.

    Sin embargo, el presidente Vladímir Putin anunció que el país no se rebajaría a una "diplomacia primitiva" y se reservaría el derecho a tomar contramedidas en función de la política que aplicara la nueva administración estadounidense.

    No obstante, el Ministerio de Exteriores de Rusia emitió un comunicado en el que indica que Moscú está dispuesta a retomar el diálogo permanente en materia de estabilidad estratégica interrumpido por la administración del anterior presidente de EEUU, Barack Obama.

    Al respecto, Arriola indica que "cuando dos países de cierta importancia geoestratégica basan toda su relación en cuestiones estrictamente geopolíticas, — no hay que olvidar que las relaciones económicas entre Rusia y EEUU son relativamente marginales, EEUU representa aproximadamente un 3% del comercio exterior ruso, o sea, muy poco —, cuando no hay detrás esta 'complicidad' de tipo económico, la gestión política es más complicada"

    "Es cierto que la administración Trump quiere modificar la política que ha venido aplicando la anterior administración en relación con Rusia, porque entiende que sus objetivos geoestratégicos, en concreto los del presidente Trump, se tienen que centrar en aquello que consideran más problemático. En este sentido, para EEUU, Rusia no es tan problemático", apunta el profesor.

    En las horas previas del encuentro entre Shannon y Riabkov, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, calificó la retención de bienes diplomáticas de Rusia en EEUU, como "un robo a plena luz del día".

    Para Joaquín Arriola, el embargo de estas dos propiedades "tiene un carácter simbólico, o por lo menos así lo interpreta la administración norteamericana, mucho más allá del valor económico o patrimonial que puedan tener las mismas. En este sentido, siendo un elemento menor en las relaciones entre Rusia y EEUU, que se mantenga sin ningún tipo de justificación realmente política ese embargo, es una medida de presión, probablemente de cara a obtener determinadas concesiones en otros momentos, en otros espacios".

    "También, mantener una medida de presión con un elemento menor por parte de la administración Trump, le permite hasta cierto punto, contentar a los leones que le están pidiendo carne y sangre en el Congreso, en el Senado, o en los medios de comunicación (de EEUU)", remata Joaquín Arriola.

     

    Tema:
    Escándalo de supuestos espías de Rusia en EEUU (42)

    Además:

    Rusia y EEUU miden sus fuerzas en Siria
    Las petroleras de EEUU advierten del efecto bumerán de las sanciones contra Rusia
    Etiquetas:
    crisis diplomática, embargo, Thomas Shannon, Donald Trump, Serguéi Riabkov, Serguéi Lavrov, Barack Obama, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik