En directo

    Francia: ¿"dictadura" democrática?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 60
    Síguenos en

    A tragar. Es a lo que tendrá que acostumbrarse la oposición francesa durante los próximos 5 años después de las legislativas de este domingo, que tendrán su estocada final el próximo 18 de junio. Y los franceses de a pie, que prefirieron no ejercer su derecho legítimo al voto para decidir sobre el futuro de su país, no tendrán derecho al pataleo.

    El sistema electoral democrático francés hace que con el 32,32% de los votos, República en Marcha, el partido del presidente Emmanuel Macrón en yunta con el centrista MoDem, se embolse unos 400 escaños, o más, de 577 posibles.

    Menos del 50% de los franceses lo dejaron visto para sentencia en la primera vuelta, y optaron así por poner un rodillo en las manos de Macron con el que va a poder pasar por encima de cualquier otra idea que no sea la de su Gobierno.

    Precisamente la abstención histórica, la mayor de unas parlamentarias de posguerra, es "la nota negra de la victoria de Emmanuel Macron y su movimiento", opina el columnista de Sputnik Luis Rivas. Añade que en primer lugar, esto se debe al "cansancio electoral" que padecen los franceses, pues desde agosto de 2016 están en un proceso electoral, entre primarias, presidenciales y legislativas. Están "un poco hartos ya de acudir a las urnas", justifica Rivas.

    "En segundo lugar, las presidenciales en Francia son la madre de todas las elecciones, y es donde los partidos ponen "más carne" en el asador, y una vez que ha sido elegido un presidente, normalmente los electores le "conceden" (al mandatario) la mayoría legislativa para llevar adelante las reformas, y esto ha sido así siempre", explica el periodista.

    Macron pretende trabajar de inmediato con su numeroso séquito de legisladores que han jurado lealtad a su programa. Así, en unas semanas quiere emprender cambios en la ley laboral francesa a fin de facilitar las contrataciones y los despidos.

    En este sentido, Rivas explica que "las urnas de momento demuestran que los franceses parecen apoyar estas reformas. (…) Parece claro que el Gobierno de Emmanuel Macron va a optar por la liberalización del mercado laboral, lo cual va a suponer los primeros encontronazos con los sindicatos que ya han mostrado antes, con el Gobierno de (François) Hollande, su oposición a la ley "El Khomri" que liberalizaba en parte la ley laboral en Francia y supuso manifestaciones multitudinarias en las calles", subraya Rivas.

    "Ahora Emmanuel Macron va a tener mucho más poder que Hollande en la Asamblea, pero esa falta de oposición en la Asamblea podría pasar a la calle y ser representada por los sindicatos que van a oponerse desde ya a la política económica y social de Macron", explica Rivas.

    El analista advierte que "Macron tendrá que andar con mucho cuidado porque (su Gobierno) podría convertirse en un régimen de partido único donde la oposición podría tener muy pocas posibilidades de expresarse en la Asamblea, y si a la oposición no se le hace caso en la Asamblea y en la legislación, podría pasar a la calle, y en la calle el enfrentamiento podría ser de otro tipo".

    El más que factible escenario es que la oposición en el Parlamento francés estaría fragmentada y sería pequeña. En este sentido, los adversarios de Macron ven esta situación con inquietud y preocupación. Tanto socialistas como conservadores instaron a que más gente vote en la segunda vuelta, advirtiendo que es un peligro que se concentre demasiado poder en manos de un solo partido.

    El reparto de escaños con una mayoría aplastante del partido de Macron podría tener para el resto de partidos "consecuencias negativas en cuanto a falta de oposición y en cuanto a que la Asamblea sea verdaderamente una Cámara de discusión", concluye Luis Rivas.

    Además:

    ¿Está Francia ante el fin de la V República?
    Etiquetas:
    elecciones, Emmanuel Macron, François Hollande, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook