En directo

    ¿Es neumonía lo que tiene Hillary Clinton?

    Qué pasa
    URL corto
    2100
    Síguenos en

    Su médico apeló a una neumonía como diagnóstico, y a un golpe de calor en una Nueva York de 25 grados, algo que no parece muy factible. Tampoco se puede saber a ciencia cierta si el diagnóstico es el certero, o si es el que se ha querido dar a la opinión pública para no alarmar más a los partidarios de Hillary Clinton y al Partido Demócrata.

    Así lo indica el periodista y analista internacional Juan Aguilar. La presunta neumonía ya había sido diagnosticada y ocultada dos días antes del suceso ocurrido en el acto de conmemoración del 11-S en Nueva York.

    “Lo que parecía una simple cuestión de conspiradores desde redes sociales, toma cuerpo. La salud de la señora Clinton no es muy buena, lo cual es un gravísimo contratiempo para la campaña del Partido Demócrata para las elecciones”, señala Aguilar. Y es que ya se venían denunciando situaciones, se publicaron fotografías en las que se veía a su equipo intentando ayudarla para subir las escaleras, se habían filtrado algunos documentos médicos.

    Aguilar observa que una neumonía “no es nada leve para una persona de 68 años de edad como Hillary Clinton. Si el diagnóstico es neumonía, lo normal hubiera sido que la enviaran a casa a hacer reposo, o incluso en una clínica”.

    Estamos ante la posible presidenta de EEUU, y no es atinado dejarla en campaña para que al final tenga un episodio más grave, opina el analista.

    “Sin intentar ser conspiranoico, quizá haya que dudar del diagnóstico de la neumonía, como hay que dudar de que haya tenido un golpe de calor cuando precisamente las condiciones climatológicas en Nueva York durante los actos de 11-S, no parecían ser las propicias como para tener un episodio de ese tipo”.

    A esto se suman más errores cometidos por la candidata demócrata. Dos días antes de su percance de salud, el 9 de septiembre, atacó a los votantes de Donald Trump, “rompiendo así una tradición en las elecciones norteamericanas. Esto le puede dar un dolor de cabeza al Partido Demócrata y se puede ver reflejado próximamente en las encuestas” indica Aguilar.

    En una cena para recaudar fondos, Clinton había dicho que podría poner a “la mitad” de los votantes de Trump, "racistas, xenófobos, sexistas, homofóbicos, islamofóbicos, ustedes digan", en una "canasta de deplorables".

    En este sentido, y contrariamente a lo esperado, Donald Trump se anotó varios puntos en esta coyuntura al enviar su apoyo a Clinton: "Espero que se mejore y vuelva a la ruta, y la veremos en el debate", dijo consultado al respecto por una periodista de la cadena Fox. Asimismo, ordenó a sus encargados de campaña de las redes sociales que no hicieran mención a la enfermedad de su adversaria. 

    Y es que la actual situación de Hillary Clinton de por sí beneficia a Trump. “Basta con que parte del electorado demócrata se venga moralmente abajo, o incluso decida no votar porque Clinton no podrá estar, y tomará su lugar su compañero de fórmula, el gobernador de Virginia Tim Kaine, o el actual vicepresidente Joe Biden, o si puede estar, lo hará en una situación muy delicada. Y cada voto que no gane, es un voto que Trump no tiene en contra”, constata el experto.

    En el Partido Demócrata “se está actuando con mucho oscurantismo, con mucho secretismo, y esto va a pasar factura porque el electorado norteamericano no es tonto y se puede dar cuenta de que de alguna forma le están engañando. O en el Partido Demócrata se están equivocando al dejarla seguir adelante en campaña, o es que sencillamente no tienen otra opción, porque la única opción sería pensar en su sustitución y eso son palabras mayores porque faltan pocas semanas para las elecciones, concluye Juan Aguilar.

    Además:

    Elecciones EEUU 2016
    Etiquetas:
    elecciones presidenciales, Elecciones presidenciales en EEUU (2016), Partido Demócrata (EEUU), Joe Biden, Donald Trump, Juan Aguilar, Hillary Clinton, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook