En directo
    Qué pasa

    EEUU incendia el Mar de China

    Qué pasa
    URL corto
    0 890112

    Crece la tensión en el Mar de China Meridional. Un buque destructor de EEUU navegó dentro de las 12 millas náuticas de las islas artificiales construidas por Pekin. El Ministerio chino de Asuntos Exteriores respondió: declaró que la nave entró en su territorio sin su permiso y le envió compañía para invitarle a retirarse de sus aguas.

    La compañía que envió China tras la onda expansiva generada por el paso provocador del destructor de misiles guiados USS William P. Lawrence, y que llegó como un tsunami al Gobierno del gigante asiático, estaba compuesta de tres aviones de combate y tres barcos militares.

    Y es que EEUU presiona en un mar en el que ha perdido pie y no sabe cómo salir a flote. Intenta dar a entender que el Mar de China Meridional está agitado por las reivindicaciones de distintos países y trata de aferrarse al viejo refrán que dice que 'a río revuelto, ganancia de pescadores'.

    Con algunas bocanadas de aire que le quedaban tras el suceso, el Pentágono justificó la presencia de su nave de guerra en lo que China considera sus aguas territoriales: el barco 'ejerció su derecho de paso inocente', dijo en un comunicado escrito.

    Un paso que de inocente no tiene nada, según el profesor de Economía Política del País Vasco, Joaquín Arriola, quien añade que este tipo de acciones está enmarcada en un conflicto que lleva mucho tiempo, fundamentalmente entre China y Vietnam.

    Vietnam, donde hubo elecciones recientemente, y cuyo presidente electo, Rodrigo Duterte, conocido como 'el descuartizador' por haber usado ejecuciones extrajudiciales y escuadrones de la muerte para doblegar a los traficantes, al referirse al Mar de China y sus islas artificiales declaró desafiante: 'voy a decir a China, que no reclame nada allí, pero no voy a insistir en lo que es nuestro'.

    Tal vez se anime con declaraciones de este calibre por la seguridad que le dan las bases militares que tiene EEUU en su territorio, y tras el nuevo pacto militar firmado entre ambas naciones a finales de abril que permite una mayor presencia de soldados estadounidenses en el país asiático.

    Joaquín Arriola piensa que Duterte no será tan irresponsable como para considerar que Filipinas tiene algún interés político, económico o social como para avanzar en un conflicto abierto con China. Opina que más bien lo que intenta es imitar a sus 'patronos y avalistas norteamericanos' en esa actitud chulesca.

    Etiquetas:
    Joaquín Arriola, Vietnam, Mar del Sur de China, Filipinas, Washington, Pekín, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik