18:44 GMT22 Septiembre 2020
En directo

    La OTAN se rinde ante Rusia

    Qué pasa
    URL corto
    0 192
    Síguenos en

    Con la cumbre Rusia-OTAN, la alianza atlántica escenifica el fracaso de sus políticas beligerantes con Rusia en los últimos tiempos. La dialéctica y las acciones emprendidas por la OTAN desde 2014 de intentar empujar al país eslavo hacia el conflicto no tuvieron el resultado esperado, y ahora no les queda otra vía que rendirse al diálogo con Moscú.

    El corresponsal de Radio Sputnik en Europa, Luis Rivas, sostiene que la política occidental hacia Moscú durante los dos últimos años de convertir a Ucrania en la punta de lanza de la ofensiva diplomática y estratégica a las puertas de Rusia para su expansión hacia el este, ha sido un error enorme.

    Rivas opina que las maniobras militares de la alianza en Ucrania son provocaciones a Rusia al borde de sus fronteras. En este sentido, al finalizar la cumbre el embajador ruso ante la alianza, Alexandr Grushkó, señaló que la OTAN debe influir sobre Kiev para que frene las acciones militares en Donbás si quiere contribuir al arreglo del conflicto.

    En este tiempo desde la alianza han intentado intimidar a Rusia con acciones y con palabras. A inicios de marzo el General Philip Mark Breedlove, comandante supremo aliado en Europa, lanzó frases para enmarcar: "Rusia supone una amenaza existencial a largo plazo para EEUU y nuestros aliados y socios europeos"; "Rusia busca reescribir las reglas acordadas del orden internacional"; o "Rusia y el régimen de Assad están ulitizando deliberadamente a la migración como un arma en un intento de socavar las estructuras europeas y romper su determinación".

    Estas palabras tienen el objetivo de convertir a Rusia en el gran enemigo de la escena internacional. Algo que puede incluso provocar risas si no fuera porque al fin y al cabo se trata de amenazas, no sólo verbales, sino de juegos militares que pueden conducir en algún momento a un accidente, sostiene Rivas.

    Nuestro corresponsal indica que la verborrea de los altos mandos de la OTAN es tan peligrosa como ridícula, al punto que provoca risa cuando se constata que los Gobiernos que pertenecen a la alianza están deseando acercarse a Moscú.

    Mientras, el pasado 13 de abril el destructor USS Donald Cook navegaba por el mar Báltico a casi 7 mil kilómetros de territorio estadounidense, cuyo mando en Europa publicó imágenes de un presunto acercamiento peligroso de aviones y helicópteros rusos a su buque. El Pentágono aseguró que un Su-24 voló a menos de diez metros de la nave.

    Ante esto, el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Ígor Konashénkov, aseguró que los pilotos del Su-24 cumplieron con todos los protocolos de seguridad al volar sobre el mar Báltico. Además subrayó el hecho de que el destructor estadounidense navegaba a unos 70 kilómetros de una base naval rusa. Para resumir: el destructor se encontraba a unos 7 mil kilómetros de su casa, EEUU, y a 70 kilómetros de Rusia y de una de sus bases navales.

    Tras la cumbre realizada en Bruselas, la Cancillería rusa declaró que Moscú sigue considerando que el Consejo Rusia-OTAN es útil para las consultas sobre aspectos clave de seguridad. Y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, debió reconocerlo: "Tuvimos un intercambio de opiniones muy útil y sincero sobre la importancia de mantener abiertos los canales de comunicación militar".

    Etiquetas:
    Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, OTAN, Luis Rivas, Anatoli Antónov, Jens Stoltenberg, Europa, Bruselas, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook