En directo
    Qué pasa

    Crisis de refugiados en Europa: el Caballo de Troya de Turquía

    Qué pasa
    URL corto
    0 11730

    La crisis de los refugiados se agravó en 2015. Para muchos es la huida de seres humanos de los graves conflictos en Oriente Medio, otros lo ven como un negocio de unos cuántos, en cambio hay quienes lo entienden como un arma que inocula terroristas en Europa, y otros como una vía de chantaje que utiliza contra Europa uno de sus aliados: Turquía.

    En Europa surgieron fórmulas para superar esta crisis. Una de ellas, el reparto de los refugiados en cuotas, algo que agitó la interna europea y causó el rechazo en Polonia, Hungría, Eslovaquia, República Checa y Rumanía, países del Este, que se mostraron desafiantes hacia Bruselas ante la medida.

    Frente a la gran afluencia de migrantes, la Comisión Europea aprobó un plan para distribuir unos 160 mil refugiados que se encuentran en Italia, Grecia y Hungría. Se preveía que Alemania recibiera el 25%, Francia el 19%, y España el 12%. Otros países debían acoger a menos del 10% cada uno.

    En este sentido, recordemos que en noviembre Eslovenia instaló alambrados a lo largo de su frontera con Croacia, y de forma casi simultánea, Suecia anunció el restablecimiento provisional de sus controles fronterizos durante diez días.

    Entonces, el presidente del Concejo Europeo, Donald Tusk, dió un golpe sobre la mesa. Los acuerdos que rigen la libre circulación en la UE, el espacio Schengen, son "una carrera contrarreloj, y estamos dispuestos a ganarla", sentenció. ¿Acaso esta declaración fue una amenaza directa a los países que no quieren admitir cuotas de refugiados?

    En su búsqueda de soluciones para la crisis, la UE encontró otras fórmulas: aceptó pagarle el peaje a Turquía: 3.000 millones de euros para que los refugiados permanezcan en su territorio. Pero además del dinero, Alemania se comprometió con acelerar la entrada de Turquía en el bloque y el espacio Schengen. Parece que la jugada de Recep Tayyip Erdogan va fluyendo según sus planes.

    Es así que los analistas también interpretan que Turquía administra y utiliza a los refugiados de diferentes formas pero con el mismo fin: chantajear a Europa, tanto económica como políticamente. Para el analista político Rafael Berna, lo que hace Turquía es seguir órdenes de EEUU tendientes a desestabilizar a Europa ya que algunos de sus países no han mantenido una postura firme contra Rusia por los conflictos en Siria y Ucrania.

    Pero Recep Tayyip Erdogan aceleró a fondo y disparó a la línea de flotación europea. Acusó a los países del bloque de cerrar sus puertas a los refugiados. En una entrevista concedida a la cadena CNN, Erdogan dijo: "Países con un PIB mucho más alto que el de Turquía han cerrado las puertas ante los refugiados, diciendo: permitan que se hundan en los mares Egeo y Mediterráneo”, y se preguntó "¿y si los 2,2 millones que acoge Turquía se dirigen a Europa?".

    Y Erdogan, aliado de la UE, fue a más con su tono amenazante: poner en marcha los llamados "planes B y C", si los europeos niegan la acogida a los desplazados. La crisis de refugiados que azotó a Europa en 2015, la peor que se conoce desde la Segunda Guerra Mundial, está lejos de terminar y el continente puede zozobrar.

    Etiquetas:
    Consejo Europeo, UE, ONU, Rafael Berna, Joaquín Arriola, Donald Tusk, mar Egeo, Croacia, Europa, mar Mediterráneo, Rumanía, Italia, Grecia, República Checa, Afganistán, Alemania, Hungría, Eslovaquia, Turquía, Polonia, España, Irak, Siria, Oriente Medio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik