En directo

    Coronel Pedro Baños: "Nadie que tenga el poder absoluto lo cede de manera voluntaria"

    Hoy con nosotros
    URL corto
    Por
    0 330
    Síguenos en

    Repartir el poder real en el mundo nunca acaba de cuajar. Así lo afirma el coronel en reserva del Ejército español Pedro Baños, quien subraya que nadie que tenga el poder absoluto lo cede de manera voluntaria. También escritor de libros de cabecera en geopolítica, observa que una serie de errores de EEUU han alimentado al gigante que es hoy China.

    ¿Cómo se domina el mundo en la actualidad?

    "El mundo se domina de formas diversas", es la respuesta que da el coronel en reserva del Ejército de Tierra y Diplomado de Estado Mayor, Pedro Baños. Y es una de las claves que desvela en uno de sus libros, titulado "Así se domina el mundo: Desvelando las claves del poder mundial".

    "Uno de los principales instrumentos de dominación ha sido la economía, que lo sigue siendo porque da el poder absoluto. Hoy en día vemos que existe una guerra real que se realiza con instrumentos económicos", abunda.

    Cita como ejemplos las sanciones, los embargos, el impedimento a países enteros de negociar en mercados internacionales, o cómo se congelan cuentas.

    El coronel también cita al ciberespacio como territorio hostil. "Tenemos que ser conscientes de que es un campo de batalla, y lo mismo que es un medio de información, también se emplea como ese instrumento de poder para la desinformación o la manipulación informativa".

    Añade que la mente es el punto de enlace entre el mundo real físico y el mundo virtual. "Hoy en día se trata de dominar, cada vez más, directamente la mente de las personas para conseguir que realicen acciones u omisiones que beneficien a aquellos que realizan esas acciones de poder".

    Sobredosis de información

    En este contexto, Baños sostiene que la avalancha de información que desborda a los ciudadanos, unida a la falta de tiempo en nuestras vidas rutinarias, quita tiempo a la reflexión. "No nos da tiempo a dudar de todo aquello que nos están transmitiendo. Y además, si quisiéramos hacer esa reflexión, cuando empezáramos a reflexionar sobre una noticia en concreto, ya tenemos la siguiente avalancha de información, y por tanto eso es una manera también de manipulación y de desinformar", observa. El coronel concluye que "la sabiduría viene de la reflexión, de la duda, [que no es más que] el principio de [René] Descartes.

    El dominio mundial: Elementos del poder y claves geopolíticas

    Se trata de otro libro del coronel Baños en el que hace un escrutinio a los instrumentos que se utilizan para el dominio mundial, entre los que se destacan la capacidad militar y económica, la diplomacia o la tecnología.

    El logo de Huawei
    © AP Photo / Mark Schiefelbein
    Capacidad militar. "Hoy en día las grandes potencias intentan no emplearlo como se empleó en el pasado, o por lo menos de una forma convencional".

    Capacidad económica. "Puede ser incluso algo que nos puede pasar más desapercibido que es como la 'fiabilidad crediticia de un país'. Es fundamental el saber transmitir que se tiene una capacidad y la voluntad de pagar aquellos créditos que se solicitan en el ámbito estatal".

    Diplomacia. "Estamos viendo cómo hoy mismo la diplomacia pública está jugando muy fuerte en el campo internacional. Por ejemplo China está haciendo una gran diplomacia pública en el ámbito del coronavirus".

    Tecnología. "El que la domina, también está fortaleciendo su economía", sentencia Baños y cita como ejemplo la actual batalla en este campo que sostienen EEUU y China.

    "Estos instrumentos se pueden enlazar con la fortaleza y la idiosincrasia de un país. Porque al final, por mucha tecnología que tengamos, siempre va a haber una voluntad detrás, que controle esa tecnología y que le sirva para imponerse sobre los demás seres humanos", indica.

    Un mundo multipolar

    Tras la caída de la Unión Soviética y el advenimiento de un mundo unipolar dominado por EEUU, finalmente el país norteamericano cayó en el síndrome de la prepotencia, sostiene el coronel.

    "De considerarse tan sumamente poderoso, omnipotente, que no pensaba que ningún otro país pudiera hacerle sombra –pensando que es verdad–, [EEUU] dominaba la economía a través de los grandes instrumentos de la dolarización del mundo, del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial. El grupo de capital riesgo de inversores son estadounidenses, la gran banca que tiene JP Morgan", cita Baños.

    El coronel señala entonces que EEUU y el mundo que dirigía, comete varios errores, como deslocalizar todas las empresas de alta tecnología en China, sumado a otros errores estratégicos, lo que hace que al gigante asiático que se movió de manera discreta, le llegue su momento.

    ¿No se negocia el poder?

    Llegados al momento actual, encontramos a un EEUU resistiéndose con uñas y dientes a perder su calidad de sheriff de un mundo unipolar que dominó con mano de hierro durante casi dos décadas.

    En este sentido, Baños apunta a que "existen unas Naciones Unidas en la que desde hace muchos años se lleva diciendo que eran el garante de que todos los países eran iguales en soberanía, y por tanto, en fuerza y en capacidad para tomar decisiones en el mundo. Pero vemos que eso más bien cae en el campo de la utopía. Al final en Naciones Unidas hay cinco miembros en el Consejo de Seguridad que son los que manejan el mundo de una forma más o menos directa o indirecta, y en cambio ese 'repartir el poder real', nunca acaba de cuajar".

    "Hemos hablado incluso que el señor Barack Obama cuando llega a la presidencia habló de que por fin iba a ceder el espacio para que otras fuerzas tuvieran una capacidad mayor de decisión […] y aquello nunca se llegó a materializar. Lo que es cierto es que el poder no se comparte. Lo demás, estaríamos hablando de otra cosa. Y además, una vez que se tiene ese poder y de modo tan absoluto, evidentemente todavía es mucho más difícil repartirlo porque nadie, nadie que tiene el poder absoluto lo cede de una manera voluntaria. Otra cosa, es que en el caso de China con respecto a EEUU, le surja un competidor con tal fuerza que al final no le quede más remedio que aceptar compartir ese poder, y aún así, a regañadientes, y seguramente intentando por detrás, hacerle permanentemente la contra", subraya el coronel Pedro Baños.

    Etiquetas:
    URSS, diplomacia, política, competencia, hegemonía, China, poder, economía, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook