18:28 GMT +305 Diciembre 2019
En directo
    Hoy con nosotros

    "EEUU no puede frenar su caída estratégica"

    Hoy con nosotros
    URL corto
    Por
    1381
    Síguenos en

    Estamos ante el final definitivo del mundo unipolar concebido por EEUU tras la caída de la Unión Soviética y la finalización de la que se conoció como la Guerra Fría originada tras la Segunda Guerra Mundial. Así lo entiende Walter Formento, profesor de Geopolítica, Comunicación y Hegemonía de la Universidad de La Plata de Argentina.

    "Hay una realidad que se observa dentro de los EEUU que muestra un conflicto y un enfrentamiento estructural entre los grandes actores globalistas financieros con mucho peso, o peso decisivo, en la Reserva Federal, en la city financiera de Nueva York y en el Partido Demócrata norteamericano, particularmente en el sector del establishment que lo controla, que hace a la conformación de estas figuras de los Clinton y de los Obama".

    Así explica Formento, quien es director del Centro de Investigaciones de Politica y Economia (CIEPE), el planteo de un reciente artículo del que es coautor junto a Wim Dierckxsens, titulado 'Perestroika. De la caída soviética a la de Washington (1989-2020)', y que es el tema central de un libro que verá la luz en breve. En un pasaje del trabajo se puede leer:

    "La Perestroika Soviética (1989-91) dio inicio a la caída del bipolarismo este-oeste resultante de la Segunda Guerra Mundial (1929-1944). […] En el inicio de su fin, ya estaba emergiendo el unipolarismo globalista de cities financieras, lo que dio sustrato al Consenso "Unipolar" de Washington de 1989. […] Con la crisis financiera de 2001-2008, que manifiesta el inicio de la Caída del Unipolarismo Continentalista de EEUU, entramos claramente en la etapa de la caída del último actor del bipolarismo".

    Formento señala que 'este actor', es decir, el actual EEUU, "viene con una crisis profunda en la confrontación con el 'viejo actor' del bipolarismo resultante de la Segunda Guerra Mundial y de la crisis de 1929, que es ese actor que hace al continentalismo norteamericano, centrado en Washington en el complejo industrial militar".

    El analista incide en que "a esta confrontación entre 'estos actores', a partir de 2016 le nace 'otro actor' que se expresa con Donald Trump, que de alguna manera representa a ese nacionalismo oligárquico, de mercado interno norteamericano que hace referencia a los grupos económico-financieros locales, pero también a toda la base de pequeñas y medianas industrias norteamericanas y el mundo del pueblo trabajador y productor de EEUU, que son los votantes de Trump".

    "Esa realidad norteamericana, puesta de manifiesto a partir del triunfo electoral sorpresivo de Trump, pone de manifiesto una crisis al interior de los EEUU, que de alguna manera nos permite plantear que esta crisis expresa la imposibilidad de la continuidad de ese actor, que fue triunfante en la Segunda Guerra Mundial, que se consolida como el gran actor del Occidente, y que hoy se encuentra en una imposibilidad estructural de seguir reproduciendo sus condiciones de dominación en lo económico, en lo político y en lo estratégico", concluye Walter Formento.

    Etiquetas:
    Donald Trump, Casa Blanca, hegemonía, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik