Widgets Magazine
02:05 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Hoy con nosotros

    Xavier Roig: "Es un enigma de dónde viene la mala imagen que tiene Occidente de Rusia"

    Hoy con nosotros
    URL corto
    Por
    0 121
    Síguenos en

    Un puente hacia un enigma insondable. Es el que tiende el ingeniero y escritor catalán Xavier Roig en su libro L'enigma rus (El enigma ruso) que acaba de ver la luz y que recorre el camino hacia el desconocido e incomprensible origen de la idea negativa instalada en el imaginario de ciudadanos de Occidente acerca del país euroasiático.

    Tan revelador ha resultado el libro de Roig que ha logrado despertar el interés de sus lectores de visitar Rusia para constatar de primera mano lo que la pluma de este ingeniero nacido en Barcelona plasmó en su obra.

    Roig observa que el origen de la mala imagen que tiene Occidente de Rusia es un rompecabezas que nunca ha logrado esclarecerse, por lo que sigue siendo un enigma.

    "Lo era cuando [la época de] los zares, lo fue durante la época soviética –durante el comunismo–, y ahora, que aparentemente no tendría que haber mayor impedimento [para que la imagen sea mejor], sigue siendo una característica, y ese es el enigma", subraya. 

    El ingeniero defiende que su intención con el texto es poner este 'enigma' sobre la mesa, "aunque sea imposible resolverlo del todo". La inquietud asaltó a Roig durante su estadía de dos años en Moscú. Confiesa que en encuentros con expatriados residentes en Rusia, "gente de todos los países de Europa occidental, esta conversación salía siempre. '¿Cómo es posible que cuando vienes aquí, te des cuenta que las cosas son tan diferentes a como se presentan fuera?'. En esto estábamos todos de acuerdo y eso fue el leitmotiv para escribir alguna cosa que ayudase a romper esa 'maldición'".

    Volviendo su mirada a la historia reciente, el escritor incide en que la época soviética duró mucho tiempo, en la que hubo una Guerra Fría, y que eso tiene una inercia. "La vida de los países, sea en democracia o en dictadura, tiene una inercia. Esto lo conocemos en España y en otros países que  han sufrido regímenes, digamos totalitarios. Pero también ese hábito se ha adquirido en Occidente: los servicios secretos encontraron en el enemigo, en este caso la Unión Soviética, una manera de 'ir tirando'".

    Más información: Cancillería rusa: EEUU ve en Rusia a su rival, esté quien esté en la Casa Blanca

    Afirma que esas inercias son muy difíciles de vencer.

    "Yo diría que todavía están vigentes en buena medida. […] Eso sumado a que Occidente tuvo diversos incumplimientos cuando cayó la Unión Soviética, sobre todo de promesas que se hicieron a [Mijaíl] Gorbachov, incluso al mismo [presidente, Vladímir] Putin, que luego no se han cumplido".

    Asimismo, Roig manifiesta que cuando en su país habla sobre la diferencia que hay entre la 'mala fama' que tienen de Rusia y de los rusos en Occidente, y la realidad bien distinta con la que se encontró al vivir en Moscú, sus interlocutores lo escuchan con cierto escepticismo. No obstante, matiza que "luego, cuando lo explicas y lo razonas, la gente lo acepta". 

    Respecto a su libro, abunda en que lo que intenta explicar en él son hechos concretos. "No lo baso en ideologías, ni en tendencias, ni en simpatías, sino explicar los hechos objetivamente. Entonces la gente lo entiende". Reconoce haber recibido varios emails y mensajes de quienes, a raíz de haber leído su libro, le expresan interés en viajar a Rusia y ver cómo son Rusia y los rusos. "Yo creo que hemos de luchar permanentemente en ese sentido, en aproximar las dos sociedades", indica.

    "La sociedad actual rusa tiene unas características que la hacen especialmente resistente, y al mismo tiempo muy valiosas, tiene un gran valor humano", describe.

    Roig afirma que no se puede analizar a Rusia utilizando los parámetros tradicionales, al indicar que, o son muy pocos, o demasiado limitados. "Cuando hablamos de gobernar un país tan grande, con tantas fronteras con países que pueden ser conflictivos –algunos lo son–, con áreas tan poco pobladas, con sólo 144 millones de personas –que no son más que Francia y Alemania juntos en términos de población–, con esa extensión, con diferentes idiomas, diferentes etnias, y a veces con tendencia a la disgregación, pues gobernar eso con los parámetros a los que estamos acostumbrados en países pequeños, es complicado. Porque además tampoco es un país nuevo. Porque en [el caso de] EEUU, pese a ser un país grande, es reciente, entonces se plasmó una organización federal y unos sistemas muy modernos. Pero Rusia sigue arrastrando una tradición secular, si no milenaria, y eso es complicado. Y eso hace que no se pueda evaluar a Rusia con criterios escasos o simples", sentencia.

    A lo largo de su vida, Roig ha vivido en varios países: Francia, EEUU, Brasil, Australia, y en Asia. En este sentido indica que en general "la imagen o los clichés que tenía [de ellos], me cuadraron bastante con la realidad. Pero en el caso de Rusia eso no fue así. En el caso de Rusia llevaba unos prejuicios que eran en buena parte diferentes. […] No te cuadra la realidad con lo que esperabas, entonces quedas un poco tocado".

    Tema relacionado: La UE cree que tiene jurisdicción sobre Rusia

    Aunque el libro ya ha visto la luz en idioma catalán, el escritor aclara que está en negociaciones para que sea publicado también en español y que le gustaría que se publicase también en inglés. Al preguntarle si hay posibilidades de que se publique en ruso, señala que es algo que no depende de él, pero confiesa que "estaría encantado de la vida. Con todos los amigos que he hecho en Rusia, sería un gran regalo".

    Roig explica la imagen que ilustra la portada del libro.

    "Es un duelo entre dos personas: uno va vestido con la bandera rusa, el otro lleva la bandera europea, y están en un duelo, se están apuntando con una pistola. Y a lo lejos hay alguien que lo está observando que va vestido de chino".

    La intención de esa imagen es la de describir el contexto geopolítico actual, según el escritor. "Yo creo que en Occidente estamos siendo miopes a este hecho. Estamos empujando a Rusia hacia China. No es malo que Rusia esté en oriente, porque gran parte de su territorio está en Asia. No es malo, porque es la puerta de entrada de Asia a Europa. Pero lo que creo que es erróneo no contemplar que en este momento China es un gran desafío para Occidente y para Rusia. Y dejar a Rusia sola, […] creo que forzada a colaborar con China, me parece un gran error".

    Para Roig, el alejamiento de la Unión Europa del país euroasiático "empuja a Rusia hacia otros escenarios y a que 'se busque la vida'. Evidentemente Rusia se tiene que buscar la vida si no la dejan participar en determinados 'juegos', organizaciones o territorios. Entonces esta búsqueda evidentemente está en Asia", advierte.

    Consultado sobre si su libro L'enigma rus puede colaborar a que la ciudadanía occidental comience a ver a Rusia con otros ojos, el ingeniero es contudente: "Tendría que ser así. Otra cosa no tiene sentido. Rusia es parte del alma europea, entonces otra cosa no tiene sentido. El futuro tiene que ir por ahí, por la colaboración", concluye Xavier Roig.

    Etiquetas:
    rusofobia, libros, Occidente, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik