Widgets Magazine
En directo
    Hoy con nosotros

    Bases de la OTAN: ¿tumores cancerosos?

    Hoy con nosotros
    URL corto
    Víctor Ternovsky
    OTAN incrementa su presencia en Europa (574)
    461

    Una auténtica epidemia de cáncer. Este es uno de los efectos que causan daño a los habitantes de la isla portuguesa de Terceira, en el archipiélago de las Azores, como resultado de la actividad estadounidense. Allí se encuentra una de las bases aéreas más grandes que EEUU tiene emplazadas en el extranjero.

    Según dijo a Sputnik la australiana Helen Caldicott, premio Nobel de la Paz y militante antinuclear, es "típica" la situación que afrontan los habitantes de Terceira, donde se registra una incidencia de cáncer mucho más alta que la en las islas del archipiélago. Y es que lo mismo suele ocurrir en otros lugares del planeta donde desarrolla sus actividades el Pentágono.

    En este contexto, cabe recordar lo sucedido en España en 1966, cuando un bombardero B-52 cargado de armamento que participaba en una misión habitual en plena Guerra Fría chocó con un avión cisterna, a causa de lo cual cuatro bombas de hidrógeno cayeron sobre la localidad de Palomares. "Fue uno de los accidentes nucleares más importantes de la historia y quisieron limpiar su rastro rápido y en silencio", escribe The New York Times.

    Según el rotativo, al menos una veintena de militares de EEUU que participaron en las tareas de limpieza de Palomares inmediatamente después del accidente sufrieron un cáncer y nueve fallecieron como consecuencia de la enfermedad. No obstante, Washington sigue insistiendo en que no hubo radiación dañina en el lugar del accidente y hace oídos sordos ante las reivindicaciones del Gobierno español de llevar de Palomares unos 50.000 metros cúbicos de tierra contaminada con plutonio que aún quedan allí.

    Lea más: ONG: la UE debe exigir que EEUU investigue la epidemia de cáncer en Azores

    "A pesar de las campañas de descontaminación, varias zonas permanecen aún contaminadas", constató en entrevista con Radio Sputnik la analista política Sara Rosenberg, al calificar al bloque militar como "el arma más terrorífica contra toda la humanidad".

    Según la también pacifista, "la OTAN es una fuerza ofensiva y jamás fue ni será una fuerza de paz". Argumentó que muestra de ello es "una larga lista de intervenciones que han transformado” a países como "Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia, Yemen, Siria" en "tierra arrasada con millones de víctimas".

    "La atroz situación de los refugiados y de las víctimas del saqueo — que mueren cada día en el Mediterráneo y que si sobreviven serán condenadas a la esclavitud — son consecuencia de estas guerras que iniciaron y llevan adelante los Gobiernos obedientes al comandante en jefe de la OTAN, EEUU. Ese es el triste lugar que le toca a Europa. El del socio que gana con la muerte, el del socio que recibe las migajas del banquete caníbal", manifestó.

    Sara Rosenberg no tiene ni la menor duda de que uno de los objetivos principales de la OTAN desde su creación en 1949 es quitarle el protagonismo internacional a Moscú. Se mostró convencida en este contexto que EEUU "quiere desestabilizar a Rusia, dividirla y ha creado guerras como la de Georgia antes y guerras híbridas como en Ucrania, con los espantosos resultados que se conocen".

    Además: "Rusia está en una situación como nunca en su historia"

    "Son guerras destinadas a minar por dentro la unidad de Rusia", concluyó la analista.

    Tema:
    OTAN incrementa su presencia en Europa (574)

    Además:

    ¿Tensiones a la vista? "La OTAN busca reforzar sus posiciones en el Ártico"
    Ministerio ruso de Defensa invita a jefes militares de EEUU y la OTAN a una conferencia
    Putin cuenta cómo Rusia responde al avance de la OTAN hacia sus fronteras
    Político turco: Ankara es libre de abandonar la OTAN bajo la protección de Moscú
    La OTAN a Putin: las amenazas son inaceptables y contraproducentes
    Etiquetas:
    cáncer, amenaza, bases militares, Departamento de Defensa de EEUU, OTAN, Rusia, Palomares, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik