12:21 GMT +310 Diciembre 2019
En directo
    El MAS de Evo Morales se reorganiza para las nuevas elecciones en Bolivia

    Para Brasil, "el cambio climático es una estrategia del marxismo cultural para dominar la economía global"

    En Órbita
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    La Organización de Naciones Unidas (ONU) prohibió el discurso del país suramericano sobre cambio climático en la Cumbre de Acción Climática, a realizarse el lunes 23 de septiembre en Nueva York. En Órbita dialogó con el analista internacional Andrés Del Río.

    La decisión del organismo llega luego de que el Gobierno de Jair Bolsonaro incumpliera con la petición de presentar un proyecto para aumentar la ambición de los compromisos climáticos.

    El secretario especial de la ONU, Luis Alfonso de Alba, rechazó la "posición indolente" de Brasil frente a la tragedia ambiental que afecta la Amazonía.

    "Desde la campaña electoral de Brasil en 2018, Bolsonaro anunció que, de ser presidente, una de las primeras acciones a realizar era salir de la ONU. Acusó que no servía para nada y menos para América del Sur", dijo Del Río a En Órbita.

    "Por otro lado, ha manifestado que no cree en el cambio climático, y su postura responde a eso. Este año el canciller brasileño, Ernesto Araujo, dijo que el cambio climático es una estrategia del marxismo cultural para dominar la economía global. Esa es la postura oficial de Brasil", recordó el analista internacional.

    El encuentro es convocado por el secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en víspera de la Asamblea General que comienza el martes 24. Tiene como objetivo lograr una mayor participación de los Jefes de Estado en cuestiones climáticas.

    "Hasta la cumbre de 2015, Brasil siempre fue uno de los líderes contra el cambio climático. Y de pronto, se convirtió en un enemigo principal, con la representación de Bolsonaro. Las repercusiones tienen que ver con la visibilidad de un Brasil, un 'Titanic', que se ahoga cada vez más en sus problemas internos y con una visibilidad cada vez mayor a nivel externo", explicó Del Río.

    Brasil se suma a la lista de países con discursos vetados por la ONU como Arabia Saudita, Japón, Australia, Corea del Sur y Estados Unidos.

    Del Río habló de lo que ocurre en la Amazonía y sobre la posición de Brasil ante la tragedia de los incendios.

    "Bolsonaro utiliza el tema para fortalecer su base en política interna. Dice que este globalismo cultural quiere cooptar la Amazonía en detrimento de Brasil. El gran problema es que el rechazo supera el 53% después de ocho meses de Gobierno", sentenció el analista.

    Persecución y amenazas en El Salvador

    El expresidente del Parlamento salvadoreño, Sigfrido Reyes, denunció ser víctima de persecución política.

    En julio, la Corte Suprema de Justicia envió a juicio al político a Reyes, quien también fue titular del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador. La acusación fue que no pudo justificar un monto de más de 373.000 colonos (unos 42.000 dólares).

    Sin embargo, un informe previo de la sección de probidad de ese órgano de justicia indica que no hay indicios de enriquecimiento ilícito.

    "Iniciaron una investigación hace unos cuatro años. Examinaron toda mi vida migratoria y financiera durante 15 años. La conclusión es que no había indicios o pruebas que apuntaran a alguna irregularidad en mi patrimonio o en manejo de fondos públicos", dijo Reyes a En Órbita.

    No obstante, según trascendió en la prensa, un grupo de magistrados, incluyendo al presidente Nayib Bukele, han torcido el resultado de esta investigación. "Ahora buscan abrir un juicio civil en mi contra", denunció Reyes, que también es dirigente del Frente Farabundo Martí (FMLN)..

    "Estos son procesos arbitrarios, dignos de la época de la Inquisición, donde la persona acusada no tiene ningún derecho. Solicité [a la Corte Suprema] que me informaran las acusaciones en mi contra y eso me fue negado. Es un tratamiento violatorio de los derechos constitucionales", manifestó Reyes.

    En otro orden, el Parlamento de Austria vetó el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. La propuesta tuvo el apoyo de todos los partidos parlamentarios, con la excepción del liberal NEOS, que aprueba el tratado, aunque reclama cambios.

    En junio, Bruselas y el Mercosur finalizaron tras 20 años de negociaciones, el acuerdo comercial que todavía debe ser ratificado. Si Austria lo veta, el compromiso no entrará en vigor. Solo basta que un miembro de la Unión Europea lo aplique para desestimar el tratado.

    Etiquetas:
    cambio climático, veto, ONU, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik