00:43 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Cuestión aparte

    Hincha uruguayo: "Creo que recién estoy entendiendo la verdadera pasión del fútbol"

    Cuestión aparte
    URL corto
    Por
    0 90
    Síguenos en

    Una catarata de emociones incomprensibles, inabarcables racionalmente, fue la que se desató en el fuero íntimo de Matías Mirabal. La razón fue tan sencilla como perturbadora. Por eso, las palabras de su jefe diciéndole que la empresa lo enviaría al Mundial de Rusia con todo pago para ver jugar a Uruguay, le aturdió momentáneamente.

    Ese segundo en que esa frase entró por sus oídos, duró una eternidad, como si fuera parte de un sueño, para este gerente de marketing que así recibía el agradecimiento de su empresa por su labor. Esa noche no logró pegar un ojo. El corazón parecía que se le iba a salir del pecho en cualquier momento.

    "Fue una emoción tan grande que no lo podía creer", describe Matías.

    Hizo sus maletas y emprendió su viaje. Le importó muy poco que durara más de 30 horas, con una escala incluida en Alemania. La emoción que conoció a cambio, pagó con creces cada minuto que le demandó su viaje.

    Rusia fue una revelación para este uruguayo.

    "Lejos de lo que uno se imagina de Rusia cuando está acá y ve una ciudad europea avanzada del primerísimo primer mundo, donde el metro funciona como un reloj suizo, donde no hay un papel tirado en las calles, donde la gente es extremadamente amable y aunque no hable español o inglés, se esmeran en que uno pueda conseguir lo que vino a buscar".

    Este gerente de marketing alucinó con el primer contacto visual que tuvo con Moscú desde las alturas de un pájaro de acero.

    "Es gigante. No paraba de ver ciudad, y el avión pasaba por arriba de la ciudad… y después lo que era el aeropuerto, el clima del aeropuerto. Se respiraba el Mundial, fútbol, gente alegre, policías muy hospitalarios con muchas ganas de recibir el turismo y tratarnos bien".

    Porque para Matías, que no era un apasionado del fútbol, este periplo le ayudó a entender esos éxodos de emoción que sienten los fanáticos del deporte más popular del mundo que siguen a su camiseta, la de su club o la de la selección de su país, a donde sea, y como sea.

    No te lo pierdas: Mundial 2018: Lev Yashin, Rusia en octavos, Perú sin chance

    "Creo que recién estoy entendiendo la verdadera pasión del fútbol. Hasta no ver a tu selección a 14.000 kilómetros de distancia, uno pensaba que era aficionado por el fútbol, entonces, moverme, tomar cinco aviones, 36 horas de vuelo, trece días lejos de mi familia para ver y alentar y poder cantar el himno nacional".

    No supo Matías, cuando su jefe le dijo que viajaría, que se vería llorando de emoción en un estadio de fútbol lejano, en una cultura lejana, y que la inmediatez de las nuevas tecnologías, hicieran que estando dentro del recinto deportivo, recibiera un vídeo mensaje de su mujer, con su hijo que le hablaba a él, a Matías, mirando la pantalla de su televisor, donde su padre salía en directo por un canal de televisión de Uruguay.

    "Éramos, creo que cinco mil, ocho mil uruguayos en el estadio de Rostov y se cantaba el himno como si fuese una canción de reconocimiento. Nunca había sentido tanta emoción o había llorado tanto como con el himno uruguayo en el Rostov Arena", dice emocionado.

    Allá, en Uruguay, le están esperando su hijo y su mujer – que está esperando a un nuevo integrante de la familia –, para que les cuente todas sus historias, sus vivencias, que tal vez algún día, pueda repetir y compartir en familia. 

    © Sputnik . Matias Mirabal
    Matías Mirabal

    Además:

    Uruguay vence a Arabia Saudí por 1 a 0 y se clasifica para la segunda fase del Mundial
    Uruguay constata buen nivel de relaciones bilaterales con Rusia
    Uruguay no se ilusiona con una victoria "fácil" en su próximo partido contra Rusia
    Uruguay, interesado en comprar cereales, aceites y productos cárnicos a Rusia
    Etiquetas:
    fútbol, Copa Mundial de Fútbol de 2018, Uruguay, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik