En directo

    El Líbano: "La crisis que estamos viendo es solo el principio de lo que se viene"

    Contante y Sonante
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Inflación, devaluación y falta de producción pusieron al Líbano en jaque. La población reclama a pesar de la amenaza del COVID-19, mientras el Gobierno sigue sin encontrar soluciones. Sputnik consultó a Ezequiel Kopel, experto en Oriente Medio.

    El pequeño país mediterráneo vive por estos meses uno de los peores momentos de su historia. Las protestas, iniciadas en octubre por las crisis económica, no cesan a pesar de la emergencia por el nuevo coronavirus que empeora aún más la situación

    Las manifestaciones ya provocaron la dimisión del Gobierno de Saad Hariri, por lo que en diciembre el presidente nombró como primer ministro a Hassan Diab, a quien encargó formar un nuevo gabinete. Desde entonces, la lista de funcionarios que han dejado sus puestos no deja de ensancharse. 

    Este lunes 29 de junio se sumó el director general del Ministerio de Finanzas, Alain Bifani, quien renunció por diferencias con el Ejecutivo, solo días después de que manifestantes incendiaran el Banco Central local.

    "Yo partiría de que la crisis económica y el default despertaron los otros componentes que hacen al Líbano un país en crisis", dijo a Sputnik el experto en Medio Oriente Ezequiel Kopel. Para el autor de La disputa por el control de Medio Oriente. Desde la caída del Imperio Otomano hasta el surgimiento del Estado Islámico, el problema se remonta al propio origen del Estado. 

    "Desde la creación del Líbano, que vino luego de la primera Guerra Mundial cuando Francia junta muchas confesiones religiosas diferentes y las articula en una especie de territorio, empieza el germen de lo que es un Estado articulado a la fuerza con ciertas disfuncionalidades que se tienen hasta el día de hoy", señaló el entrevistado.

    Con apenas 10.400 kilómetros cuadrados la nación sobrevive en los límites de dos países en conflicto como son Siria e Israel, y cuenta con la población de refugiados más grande del mundo, si se la mide respecto a su población. 

    "Ahora, con la crisis económica que empieza a estallar, con la moneda depreciándose cerca de un 400% desde fines del año pasado, la intención del Gobierno es encontrar algún tipo de solución económica con un plan de ajuste fuerte y con un plan de impuestos. [Esto] empezó a destapar todos los problemas que en el Líbano siempre están dormidos y esperan cualquier cosa para explotar", explicó Kopel.

    Entre estos problemas destaca la falta de una matriz productiva fuerte y la alta dependencia externa que deja a la nación expuesta a la escasez ante cualquier shock externo que imposibilite la llegada de capitales.

    "Al sistema económico entrar en crisis, la plata de los millonarios libaneses que entraba al sistema bancario para mantener de alguna manera la estabilidad artificial, dejó de entrar. Entonces todo empezó a fallar", consideró Kopel.

    "Creo que las consecuencias económicas del COVID-19 le van a dar un ímpetu mucho más grande de lo que estamos viendo hoy. Lo que estamos viendo es solo el principio de lo que se viene", concluyó el analista. 

    Esto y más en Contante y Sonante.

    Etiquetas:
    Oriente Medio, economía, refugiados, COVID-19, crisis económica, Líbano
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook