En directo

    Así manda la industria farmacéutica, una de las pocas beneficiadas por el coronavirus

    Contante y Sonante
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Los gobiernos esperan avances de la industria farmacéutica para frenar la pandemia de coronavirus que azota globalmente. Pero según Gonzalo Basile, director del programa de Salud Internacional de FLACSO de República Dominicana, "nada es gratuito" en ese ámbito.

    Mientras la gran mayoría de la actividad económica mundial se encuentra detenida, las proveedoras de insumos médicos y las grandes compañías farmacéuticas viven una zafra, tanto de producción como de investigación. El mundo espera sus avances hacia una cura, una mejor terapia y hasta una vacuna que prevenga mayores daños provocados por el COVID-19.

    Sin embargo, de acuerdo al epidemiólogo argentino Gonzalo Basile "nada es gratuito" cuando se trata de la industria farmacéutica y la posibilidad de una suerte de capitalismo del caos, donde el lucro se ponga por encima de la salud es un escenario tan probable como temible.

    "Las inversiones de lo que llamaríamos el 'complejo médico industrial farmacéutico financiero', porque no solamente se producen medicamentos, insumos médicos y tecnologías sanitarias, sino que también están presentes en el sistema financiero, no se suman a las agendas globales de salud por temas filantrópicos", apuntó el médico, quien se desempeña como coordinador del grupo de trabajo de Salud Internacional del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

    El también director del programa de Salud Internacional de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de República Dominicana, señaló a Sputnik que durante esta emergencia podemos estar frente a una situación que, como en todo desastre, otorgue un nuevo espacio de lucro, acumulación de capital y especulación.

    A esto se suma la poca fuerza de los gobiernos para negociar con estas compañías, que en el caso de las 17 mayores —conocidas como grupo Big Pharma—controlan el 45 % de la producción mundial del sector. Este a su vez es el tercero con mayor generación de riqueza, según la consultora Capgemini, solo superado por los servicios financieros y la industria tecnológica. Esta asimetría de poder complica las negociaciones, que distan de darse entre iguales, más aún cuando se trata de países de América Latina, o el llamado sur global.

    "La falta de integración regional y soberanía sanitaria nos pone en una completa dependencia. El mercado global de medicamentos y de importación de equipamientos (…) está muy concentrado y nuestros países han quedado muy débiles, muy dependientes del mercado global. Mercado que ya se comporta con avidez de lucro en el contexto del hemisferio del norte global, donde hasta España o Italia están sufriendo. Imagínense cómo este mercado global se comporta con la periferia, o sea con América Latina y el Caribe", analizó.

    Un tratamiento desventajoso que podría traducirse en un menor acceso a soluciones cuando efectivamente estas se alcancen, como podría darse en el caso que se logre una vacuna contra el virus.

    "Han estado planteando el tema de la vacuna como una necesidad de salud pública, pero también como un gran mercado cautivo. Imagínate que hoy casi toda la población mundial es su potencial consumidora. Entonces hay una competencia desregulada con diferentes ejercicios por parte de las Big Pharma donde los propios Estados y la propia Organización Mundial de la Salud están más que como ente rector, como acompañantes de ese proceso", señaló.

    "Me preocupa que en un contexto de parálisis global ante una enfermedad tengamos el riesgo de que esa vacuna quede apropiada por algunos actores", concluyó.
    Etiquetas:
    salud pública, crisis económica, economía, vacuna, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, industria farmacéutica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook