En directo

    Argentina: entre el default y una renegociación cada vez más improbable

    Contante y Sonante
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    El martes 31 de marzo vence el plazo estipulado por el Gobierno para renegociar la deuda que mantiene el país con tenedores privados y públicos. Sin embargo, la posibilidad de pago está cada vez más distante. Sobre ello, Sputnik dialogó con el economista argentino Francisco Cantamutto.

    El contexto internacional, caracterizado por una crisis global provocada por el nuevo coronavirus, es a la vez el mejor aliado y el mayor enemigo del Ejecutivo de Alberto Fernández. 

    La insostenibilidad de la deuda del país sudamericano es un hecho constatable, pero la inestabilidad creciente en la economía y las finanzas del mundo podrían ofrecer un terreno de mayor disponibilidad para aplazar los pagos. 

    Según analizó el economista argentino Francisco Cantamutto, como todo el planeta está en una situación crítica, el pedido argentino de aplazar los vencimientos de los bonos nacionales "no sería tomado como una medida agresiva sino apenas defensiva". De todas maneras, esto debería definirse en los próximos días, antes del 31 de marzo, puesto que los primeros vencimientos son en abril. 

    "Es necesario lograr un acuerdo o declarar un default. Una alternativa intermedia sería hacer un reperfilamiento (correr el vencimiento) como se hizo con otros bonos", explicó el integrante de la Asociación de Economía Crítica de Argentina. "La mayor parte de esos vencimientos no son con los organismos multilaterales como el FMI, que tiene a estos a partir del año que viene, sino sobre todo con los bonistas privados", agregó en diálogo con Sputnik. 

    Esto dificulta fuertemente la negociación debido a la heterogeneidad de esos tenedores privados, entre los que se cuentan personas físicas, pequeñas empresas, fondos de pensión y hasta los llamados fondos buitre. Estos últimos, caracterizados por comprar deuda de economías en riesgo, obtienen sus ganancias de la especulación por lo que no suelen hacer concesiones como quitas o cambios de vencimientos. 

    "Esos buitres tienen al menos el 35% de los bonos canjeables, por lo que pueden bloquear cualquier iniciativa (del Gobierno) ya que se necesita el 75% de los acreedores de acuerdo. Es decir que ya tienen poder de veto y son una amenaza real. En este momento los bonos valen menos del 30% (de su valor nominal) y esto acelera la lógica de los buitres de comprar más bonos y litigar para conseguir su pago. La única duda es si el descalabro general puede hacer que se desvaloricen tanto sus activos que pierdan capacidad de acción", explicó. 

    Si bien el escenario no luce alentador, de acuerdo al economista argentino, la opción del default no debería asustar. En ese caso, señaló, el país seguiría sin acceder a créditos, pero eso no cambiaría lo que vive Argentina hoy, cuando tampoco accede. 

    "En este momento no accede a préstamos. Por lo tanto, que el default genere falta de acceso al mercado de créditos es un costo nulo. Podría generar complicaciones en el pago de algunas líneas comerciales de grandes empresas, pero de todas maneras el comercio internacional está paralizado”, explicó el entrevistado. 

    Cantamutto además destacó que se “podría generar alguna pequeña corrida en el sistema financiero local de depósitos en dólares, pero ya ocurrió con la salida del Gobierno anterior, con lo cual tampoco sería muy elevado el efecto. Y podrían haber algunas potenciales sanciones comerciales a futuro pero eso es algo completamente especulativo", concluyó.  

    Etiquetas:
    deuda, crisis, economía, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook