13:48 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Contante y Sonante

    Precarización laboral 3.0: aplicaciones para pedir productos a domicilio crecen en América Latina

    Contante y Sonante
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    En moto, en bicicleta o hasta en patines, los repartidores de aplicaciones como Uber Eats, Rappi y Glovo se extienden en la región, pero no así sus derechos.

    Rappitenderos, Glovers, o como se los llamaba antes del boom de las aplicaciones: cadetes o deliverys. Ellos son los encargados de llevar el producto que ordenaste desde tu celular a la comodidad de tu hogar. Los repartidores eligen su propio horario y son sus propios jefes, postulan los avisos en que invitan a los trabajadores a formar parte de la "comunidad".

    Esto implica que si estás enfermo no cobras, no tienes derecho a pagos por presentismo, nocturnidad o cualquier otra conquista laboral vigente en el país. Eres la empresa literalmente, porque para trabajar debes estar inscrito como monotributista.

    "El tema de las aplicaciones es que ya pasaron de ser el nexo entre el cliente y quien ofrece la comida, para ser el servicio de traslado de comida", planteó en diálogo con Sputnik Jonatan Landa, miembro de la Asociación Sindical de Trabajadores Mensajeros y Cadetes (Astramyc), de Bahía Blanca. La ciudad de la provincia de Buenos Aires se prepara para la llegada del servicio que ya está disponible en Capital Federal y Mar del Plata.

    "Son una preocupación muy grande porque vienen a instaurarse rompiendo las leyes laborales vigentes, llevándose puestos derechos. Derechos como estar registrados como empleados, tener un seguro de trabajo, vacaciones, aguinaldo", apuntó.

    A esto se suman las bajas remuneraciones que se obtienen por viaje y que varían en función de las distancias y otros factores. "Por ejemplo cuando ingresaron en Capital se les ha realizado medidas de fuerza (a los de Rappi) porque estaban trabajando sin una oficina, a la intemperie, se tenían que pagar los equipos y a razón de 50 pesos un traslado (1.65 dólares)".

    Más información: ¿Somos todos cómplices de un nuevo sistema de esclavitud?

    La situación se repite a lo largo y ancho de América Latina y una de las quejas recurrentes es la existencia de sanciones por no aceptar viajes que no le son convenientes al trabajador, o los tiempos de espera para que 'caiga' el primer pedido.

    El sistema que comparten la estadounidense Uber, la colombiana Rappi o la española Glovo contrasta con el de Pedidos Ya. La hoy consolidada empresa nacida en Uruguay, cuyo paquete accionario mayoritario pasó a manos de la berlinesa Delivery Hero, mantiene la relación de trabajo clásica. En el caso de Uruguay, a cambio de un salario los trabajadores establecen una relación de dependencia con la compañía, que como en el resto de las aplicaciones ofrece horarios flexibles, pero además las prestaciones laborales obligatorias, auxilio mecánico y combustible, lo que la vuelve la excepción a la regla. 

    Además:

    Los desarrolladores de 'apps' fisgan en la correspondencia de los usuarios de Gmail
    Brasil vive un boom de aplicaciones para mapear los robos
    Los trabajadores de las plataformas digitales que revolucionan la movilidad
    Etiquetas:
    aplicaciones, entrega, precarización, derechos laborales, Pedidos Ya, Uber, Argentina, Alemania, América Latina, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik