En directo
    Contante y Sonante

    Pescando desprevenidos: la estafa del siglo XXI se llama phishing

    Contante y Sonante
    URL corto
    0 0 0

    En una de sus peores expresiones, la red dio lugar a una forma moderna de estafa que utiliza el correo electrónico como principal anzuelo para los incautos. El phishing se hace pasar por una empresa o persona de confianza para obtener tu información personal.

    "Lo que hacen los ciberdelincuentes es enviar cientos de miles de correos electrónicos haciéndose pasar por una persona o una institución tratando de obtener datos personales. Por ejemplo las contraseñas de la cuenta bancaria o algún otro tipo de información".

    Así lo explicó a Sputnik Gustavo Azambuja, líder de investigación e innovación de la empresa de software y tecnología informática Overactive. Para lograr su objetivo estos delincuentes cuidan la estética y diseño de los correos para hacerse pasar por emisores de confianza del destinatario. Al enviar tantos miles de emails, con que 0.01% reaccione como esperan, obtienen miles de datos y contraseñas.

    "En el phishing  el delincuente se apropia de la imagen de una empresa, por ejemplo un Banco (…), toma el logo, los colores, el lenguaje de la institución, y envía esos correos diciendo que por equis motivo necesitan que ejecutes una determinada acción. Normalmente ponen la firma de un responsable, que es una persona real, cosa que si tú llamas al Banco y preguntas te dicen que realmente existe". 

    En ese correo el impostor pide que el usuario que haga clic en un enlace por el que accede a una página web que a simple vista parece la página real. Contando con la confianza de que esa información tendrá buen curso, el usuario ingresa una serie de datos que el delincuente roba y usa para su provecho. 

    ¿Cómo evitarlo? Dudar del origen y la veracidad de todo lo que nos llega es la clave para Azambuja, tanto para correos electrónicos como para cadenas de Whatsapp, Facebook o cualquier otra red de comunicación. 

    "Tenemos que asumir que no todo lo que hay en internet es real. Si nos genera alguna duda vamos a las páginas oficiales de las instituciones y buscamos allí la información. Pero hay que tener cuidado especial en una cosa, nunca hagamos clic en los enlaces que nos envían. Abramos nosotros nuestro navegador y escribimos nosotros la página del banco al que queremos acceder".

    Además:

    Emiratos Árabes endurecen el castigo por la propaganda terrorista en internet
    ¿Y si internet dejara de existir pronto?
    Tecnología e internet de las cosas: nuevas oportunidades para las pymes latinoamericanas
    Etiquetas:
    Internet, robo, ciberdelito, Asia, Europa, América Latina, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik