En directo

    Todo lo que tienes que saber sobre los volcanes y sus imprevisibles explosiones

    Big Bang
    URL corto
    120
    Síguenos en

    En el mundo hay más de 2.000 volcanes activos y alrededor de 400 erupciones por año. Aún resulta difícil determinar cuándo va a entrar en actividad un volcán y la furia de sus explosiones se cobra la vida de muchas personas. Hablamos con un vulcanólogo que nos contó qué son, cómo se forman, qué tipo de erupciones hay y si pueden o no prevenirse.

    Esta semana entró en erupción el volcán Whakaari en Isla Blanca, una pequeña isla deshabitada en Nueva Zelanda, que dejó ocho muertos, nueve desaparecidos y 31 heridos, en su mayoría turistas que se encontraban recorriendo el cráter.

    Cuando pensamos en la erupción de un volcán imaginamos ríos de lava bajando por la ladera de una montaña, pero no todas las erupciones son iguales. De hecho las más peligrosas son las explosiones que lanzan piedras y gases, como la ocurrida en esta isla que integra el famoso Cinturón de fuego del Pacífico.

    "Aquí se encuentra el 75 % de los volcanes activos del mundo. Estos se forman donde las placas tectónicas se meten una debajo de la otra y, a unos 100 km de profundidad, crean el magma. Este asciende a través de fracturas, llega hasta la superficie y hace erupción", explicó Gino González, geólogo y vulcanólogo costarricense que trabaja para la ONG Volcanes sin Fronteras.

    Whakaari - White Island (Isla Blanca), en Nueva Zelanda
    Whakaari - White Island (Isla Blanca), en Nueva Zelanda

    Agregó que "los volcanes son como las personas", por lo que cada uno se comporta de una manera diferente. En cuanto a su estructura, los hay cónicos y planos, y en cuanto al tipo de erupción se clasifican en efusivos —los que lanzan lava— y explosivos, como el de Nueva Zelanda.

    "Estos tienen mucho gas interno y cuando explotan liberan su energía en forma explosiva, las rocas salen volando a velocidades de más de 300 kilómetros por hora y generan nubes ardientes a las que llamamos flujos piroclásticos. Estos son los más peligrosos", indicó González.

    En cuanto a su actividad, los volcanes se dividen en extintos —los que ya no pueden volver a erupcionar—; inactivos —los que han estado dormidos por más de 11.000 años—, y los activos.

    Las erupciones de los volcanes son muy difíciles de predecir con exactitud. En el mejor de los casos, los vulcanólogos pueden pronosticarlas en un plazo de algunos meses. Para el especialista costarricense, la solución no es alejar a las poblaciones de los volcanes sino educarlas acerca de cómo convivir con el peligro que estos suponen.

    "No hay que verlos como una amenaza ya que crean muchos recursos. Muchos de los suelos volcánicos son productivos para la agricultura y la ganadería. También generan ecosistemas únicos y se obtiene energía a partir de los volcanes", concluyó.

    Etiquetas:
    erupción, volcanes, Nueva Zelanda
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook