Widgets Magazine
02:46 GMT +318 Octubre 2019
En directo
    Big Bang

    ¿Podrá la carne sintética sustituir a la animal?

    Big Bang
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    Con el auge del veganismo, y la creciente preocupación por el sufrimiento animal y por el impacto ambiental que implica tener una dieta carnívora, han surgido alternativas que aprovechan la tecnología para crear carne en el laboratorio. Pero ¿realmente se evitan de esta forma todos los inconvenientes? ¿o la solución es peor que el problema?

    El físico uruguayo Gabriel García Sagario, divulgador científico y especialista en nanotecnología, define a la carne sintética, a la cual se llama también 'ética' o 'limpia', como el resultado de cultivar células musculares en un laboratorio y hacerlas crecer para imitar a la tradicional, con propósitos alimenticios.

    Contó que fue a mediados de los 90 cuando se empezó a pensar en la carne artificial como una forma de proporcionar alimentos proteicos a vegetarianos y veganos. También la NASA, a principios de los años 2000, investigó esta alternativa para sus misiones espaciales. 

    "Finalmente en 2013 se presentó la primera hamburguesa sintética en un evento. La hicieron en la Universidad de Maastricht en Holanda y tenía un costo de 250.000 euros", señaló el investigador uruguayo. 

    Pero con el surgimiento de más empresas interesadas en elaborarlas, su costo "ha bajado en picada" y hoy se puede conseguir un kilo por precios muy variados, que van desde los 700 hasta los 7 euros. 

    Sabor, color y textura

    La primera interrogante que surge es si es igual, o al menos parecida en sabor y textura, a la animal. Y la respuesta parecería ser que no, aún falta mucho para convencer a los carnívoros de que es una buena alternativa.

    "Hay toda una serie de elementos que tiene la carne convencional que no están presentes en la sintética, como vasos sanguíneos, cartílagos y grasa, que hacen que el sabor sea muy distinto. El color es naranja porque no tiene sangre y la textura es diferente, es más blanda", explicó García Sagario. 

    Ética

    Otro de los grandes cuestionamientos es si se puede producir sin provocar sufrimiento animal, requisito fundamental para poder ser consumida por vegetarianos y veganos. Y nuevamente la respuesta es no, ya que se elabora a partir de suero fetal bovino

    "Se tiene que sacrificar a los dos animales, a la vaca preñada y a su hijo, para producir el suero, utilizado para cultivar las células. Este se encarga de darle las condiciones necesarias para su crecimiento. La solución sería trabajar en sueros sintéticos", indicó. 

    Impacto ambiental

    Por último, se estima que alrededor del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático, son producidos por el ganado vacuno. Pero la carne artificial no es inocua. 

    "Se tiene que crear en condiciones de laboratorio que demandan temperaturas en torno a los 38 grados celsius y esto requiere utilizar sistemas de refrigeración que consumen energía. Por lo tanto, una producción equivalente a la convencional tendría un impacto ambiental igual o peor", afirmó el científico. 

    En conclusión, la carne de laboratorio no parecería ser, por ahora, una alternativa ética ni ecológica para poder sustituir en forma masiva a la tradicional. Pero aún queda mucho camino por recorrer y quizás la tecnología permita mejorarla. 

     

     

    Etiquetas:
    hamburguesa, gases de efecto invernadero (GEI), cambio climático, vegetarianismo, carne
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik