En directo

    Golpe mortal de Rusia y China a EEUU

    Al contado
    URL corto
    Por
    11161
    Síguenos en

    Rusia y China inauguraron dos obras en común –una de ellas titánica– en pocos días: el gasoducto más extenso del mundo que asegura a Pekín un suministro confiable de ese recurso energético durante los próximos treinta años; y un puente que les une. Ambas asestan un duro y casi definitivo golpe contra los ataques económicos que les ha lanzado EEUU.

    Las maniobras de competencia económica desleales –tal como han sido calificadas–, reñidas con el derecho internacional en algunos casos, y en otros con los principios de la Organización Mundial del Comercio [OMC] de parte de EEUU, contra Rusia en formato de sanciones, y contra China en formato de aranceles ya con alcance global, en muy poco tiempo no tendrá más efecto que el anecdótico.

    Por un lado, a partir de ahora EEUU conocerá el verdadero poder de la 'Fuerza de Siberia', tal como se denomina el gasoducto que suministrará gas natural ruso a China que en 2020 ascenderá a 5.000 millones de metros cúbicos, y a partir de 2024 trepará hasta los 38.000 millones de metros cúbicos anuales, mediante un contrato de 30 años de duración firmado en 2014 entre el gigante gasístico ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China.

    El gasoducto tiene una sección de 3.000 kilómetros en Rusia y otra de 5.111 kilómetros en China y todo son ventajas. Su impacto medioambiental será fundamental: según Alexéi Kokorin, director del programa Clima y Energía de la sucursal rusa del Fondo Mundial para la Naturaleza, este proyecto permitirá a China reducir sus emisiones de dióxido de carbono [CO2]. Al mismo tiempo, accede a este recurso energético de una forma más económica.

    Narendra Modi, primer ministro de la India, Xi Jinping, presidente de China, y Vladímir Putin, presidente de Rusia
    © Sputnik / Servicio de Prensa del Presidente de Rusia
    Por su parte, Rusia accede a un mercado muy importante, sus exportaciones de gas crecen de forma exponencial, lo que a su vez le permite obtener ingresos millonarios y neutralizar las sanciones que Occidente le impone desde 2014, en un principio a cuenta de la reunificación de Crimea, y luego ha ido sumándole más sanciones con excusas cada vez más arbitrarias.

    En tanto, días antes de esta inauguración del gasoducto, se daba por terminada la construcción del único puente automovilístico entre Rusia y China iniciada en 2016. En la parte rusa, su longitud es de 540 metros, lo que incluye más 13 kilómetros de caminos de acceso. Mientras, la parte china del puente alcanza los 5,9 kilómetros incluidas las carreteras.

    El economista Julio César Gambina califica estas obras como trascendentes. "Ambos jefes de Estado [Vladímir Putin y Xi Jinping] han calificado de potenciación de los acuerdos estratégicos entre Rusia y China, y hay que verlo en el marco del desorden mundial que hoy existe".

    Gambina sostiene que la llegada de Donald Trump a la presidencia de EEUU en el año 2017 significó una 'pateada del tablero' del orden mundial, y que EEUU ha continuado una política de sanciones unilaterales a un conjunto de países, entre ellos a Rusia a propósito de la situación de Ucrania y de Crimea, y con China, con quien está disputando el liderazgo de la economía mundial.

    "Esta capacidad de generar de promover desorden mundial está generando un reordenamiento de las relaciones económicas, sociales, políticas y diplomáticas a escala mundial, y esta cooperación estratégica entre Rusia y China, juega en este sentido", concluye Julio César Gambina.

    Etiquetas:
    aranceles, sanciones, puente, Fuerza de Siberia, gasoducto, cooperación, EEUU, China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook