09:10 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Al contado

    Españoles con la soga al cuello

    Al contado
    URL corto
    Por
    0 90
    Síguenos en

    Condiciones de crédito endurecidas y peaje a los ahorradores. Es la doble fórmula de las instituciones financieras en España que atenaza la economía de los ciudadanos de a pie, dejándolos en un callejón sin salida, en una situación que ya parece irreversible. Mientras, Bruselas le da un tirón de orejas a Madrid a cuenta de los gastos.

    La tormenta perfecta

    Castigados. Así están los españoles por los 'cuatro costados'. Las entidades financieras han endurecido las condiciones de crédito para los préstamos al consumo y para las pymes. Por el contrario, las condiciones para las grandes empresas permanecen estables y las han relajado para las nuevas hipotecas.

    Unas condiciones que quedan al desnudo en el informe del Banco de España sobre préstamos bancarios del tercer trimestre del año en curso.

    Respecto a esta coyuntura que sufren los españoles, el economista José Luis Carretero Miramar afirma que "hay una situación en la que cada vez más se acumulan las sombras y los malos augurios. […] Hay que tener presente que la experiencia de la población española en relación con los créditos ha sido realmente salvaje en la última década en relación con la crisis del año 2007".

    Pero no es el único revés que sufren quienes administran las economías más modestas de la sociedad. Hay un factor que ya es de largo aliento y que parece haberse enquistado definitivamente, por más que su alcance sea a nivel europeo. Y es que una excepción como debe ser la expansión cuantitativa, ya se ha convertido en ley.

    Las consecuencias de esto es que los tipos de interés recorren la trayectoria del terreno negativo lo que provoca el cobro a los ahorristas por sus depósitos. Dicho de otra forma, los bancos cobran a los ahorradores por tener el metálico en sus bóvedas.

    Carretero Miramar sostiene que "la expansión cuantitativa, tanto en EEUU como en Europa, no ha ido encaminada a generar una nueva demanda agregada solvente, sino fundamentalmente a solventar los problemas respecto a los activos tóxicos que tenían en su poder las grandes empresas y la banca".

    "En ese sentido, se le ha dado dinero a los que ya lo habían malgastado anteriormente para que cerraran sus agujeros, pero no se le ha dado dinero a lo que podía ser la actividad productiva real, o al consumo de los hogares que pudiera tirar de la economía real", subraya.

    España: ¿por encima de sus posibilidades?

    España no tiene Gobierno, por lo tanto, no tiene presupuesto para 2020. En realidad, el hecho de no aprobar los presupuestos este año derivó primero en el adelanto de las elecciones que tuvieron lugar en abril, y que tras no lograr formar Gobierno otra vez, provocó otro adelanto en los comicios que tendrán lugar el próximo 10 de noviembre.

    Por si fuera poco, las actuales condiciones no permiten afirmar que tras la siguiente cita con las urnas pueda formarse Gobierno, ergo, aprobar unos presupuestos. Es más, hay que retroceder bastante en el tiempo para encontrarnos con un presupuesto aprobado y que fue con el anterior presidente, el popular Mariano Rajoy, quien fue relevado de su cargo tras una moción de censura.

    En estas circunstancias es que el Gobierno en funciones envió un borrador de gastos a la Comisión Europea que "parece no estar en línea con los requerimientos de política presupuestaria fijados en la recomendación del Consejo del 9 de julio, pues apuntan a un riesgo de significativa desviación en 2020 y en el periodo 2019-2020 en su conjunto respecto al esfuerzo fiscal recomendado".

    "Recalculados los número mediante la metodología común aceptada por todos, el cambio en el balance estructural apunta a una mejora del 0,1% del PIB, por debajo del ajuste estructural recomendados del 0,65%", dice la misiva que la cúpula de la Comisión Europea envió a la ministra de Economía y Empresa de España, Nadia Calviño. Traducción: el ritmo de aumento del gasto neto primario del Gobierno multiplica por cuatro la recomendación máxima de Bruselas.

    No obstante, Calviño le quitó dramatismo al toque de atención al que calificó, no como una "regañina", sino simplemente que no se han incluido las nuevas figuras fiscales que compensarán la balanza y el déficit público. Además, la ministra ha confirmado que no se aumentará el IRPF a las rentas altas, pero deja la puerta abierta a gravar más el Impuesto de Patrimonio y Sociedades.

    El economista sostiene que "es una cuestión que queda totalmente en el aire. El Partido Socialista puede no ganar las próximas elecciones, y que por lo tanto un nuevo Gobierno de derechas decida llevar a cabo una política económica distinta", observa el analista.

    "Hay que tener presente que la economía española es profundamente frágil y vulnerable, sobre todo a los cambios de ciclo económico a nivel internacional", concluye José Luis Carretero Miramar.
    Etiquetas:
    UE, Banco de España, tipo de interés, elecciones, Pedro Sánchez, PSOE, crédito, economía, presupuesto, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik