15:35 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Al contado

    ¿Planeta 'úselo y tírelo'? El plástico devora la Tierra

    Al contado
    URL corto
    Por
    0 90
    Síguenos en

    Tratado Global de los Océanos. Es lo que negocian los 193 miembros de la ONU y que está resultando muy laborioso. Así, en Nueva York tuvo lugar la tercera ronda de negociaciones para lograr un nuevo pacto para la protección y el uso sostenible de los océanos a finales de 2020. Greenpeace tuvo un papel protagónico en La Gran Manzana.

    A finales del pasado mes de agosto, el patio de la sede central de la ONU en Nueva York fue 'la tarima' del teatro de la 'obra' que produce el plástico —y la falta de concienciación global— en los océanos del planeta.

    La función de Greenpeace

    Greenpeace, que tuvo un papel fundamental en la ronda con una doble puesta en escena, fue contundente: por un lado, una escultura que representaba a una ballena envuelta en basura y plásticos emergiendo de las aguas. La pieza: una creación del artista Paolo Iacoangeli. Por el otro, la intervención del actor español Javier Bardem en las conferencias del organismo internacional. Dicho de otra forma, Greenpeace marcó presencia tanto dentro como fuera de las reuniones en el entorno del edificio de Naciones Unidas.

    María José Caballero, directora adjunta de Programas de Greenpeace España, afirma que lo que busca este tratado es que se proteja sobre todo las aguas internacionales. "Esas aguas que no pertenecen a ningún país y que están sometidas a la ambición de los países por explotarlas".

    "Javier Bardem ha estado navegando con nosotros en uno de los barcos de Greenpeace y y junto a sus personalidades políticas estuvo haciendo un discurso a los delegados de los 193 países insistiendo en la necesidad de proteger el 30% de los mares del mundo antes de que sea demasiado tarde", incide Caballero.

    Una realidad escalofriante

    En un artículo publicado por la ONU, titulado "Las cinco cosas que hemos hecho para poner a un millón de especies en peligro de extinción", el organismo enfatiza que "alrededor de un millón de especies de animales y plantas están ahora en peligro de extinción y muchas podrían desaparecer en tan solo décadas, lo que representa una amenaza de una dimensión sin precedentes en la historia de la humanidad".

    Así lo revela el adelanto de un histórico informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas [IPBES] patrocinado por varias agencias de la ONU.

    "La tasa global de especies extintas", prosigue el informe, "ya es por lo menos de diez a cientos de veces mayor que la tasa promedio en los últimos 10 millones de años y se está acelerando. Un 75% de los ecosistemas terrestres y un 66% de los marinos ya están 'gravemente alterados'. Más de un 85% de los humedales que existían en 1700, se han perdido".

    Para Caballero, este informe es un hito vital. "Es la primera vez que Naciones Unidas elabora una explicación tan extensa de lo que está pasando con la biodiversidad del planeta con todas esas especies de plantas y animales, y los espacios naturales en los que viven. Hasta ahora estábamos más habituados a los informes de Naciones Unidas sobre cambio climático, pero es el primero que se hace sobre biodiversidad".

    "Los datos son escalofriantes, pero sobre todo, lo que quieren remarcar es la urgencia que tenemos para actuar", sostiene la experta.

    "Las amenazas son múltiples, prácticamente la totalidad de ellas causadas por la acción del hombre. Muchas de las actividades que estamos llevando a cabo [los seres humanos] no sigue el ritmo de la naturaleza, eso es lo que nos viene a decir el informe. No le damos tiempo a las especies a que se recuperen", observa la experta.

    ¿Un modelo económico catastrófico para el planeta?

    La directora adjunta de Programas de Greenpeace España sostiene que si no cambiamos nuestro modo de vida y nuestros hábitos de consumo, a las futuras generaciones les dejaremos un planeta en muy mal estado.

    "Nos encontramos con el problema de que las grandes multinacionales tienen un modelo de negocios basado en el crecimientos sin importar los daños colaterales. Esto está teniendo ya una influencia muy grande en la calidad de vida que tenemos a diario en las ciudades en cualquier país del planeta. Tenemos que pensar que hay muchas poblaciones que dependen de la buena calidad del medio ambiente", explica.

    "Echarle la culpa al plástico, no es la solución: el problema es cambiar la mentalidad", concluye María José Caballero.

     

    Etiquetas:
    ONU, basura, biodiversidad, ecosistema, extinción, plástico, medio ambiente, Greenpeace, ecología
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik