Widgets Magazine
03:10 GMT +319 Septiembre 2019
En directo
    Al contado

    Jackson Hole, donde se corta el bacalao

    Al contado
    URL corto
    Por
    1131
    Síguenos en

    Cumbres como el G7 o el G20 se han convertido en reuniones sociales. Afortunadamente ese no es el caso de Jackson Hole, donde se reúnen los principales banqueros y gobernadores de los bancos centrales, economistas, pero fundamentalmente funcionarios que rigen las políticas monetarias del mundo, opina el economista argentino Luis Palma Cané.

    Economía global: ¿una película de suspenso?

    La sinopsis de un thriller. Fue la que dejó la versión 2019 del Simposio de Política Económica de Jackson Hole. O más bien, la que dejó el presidente del banco central de los bancos centrales de EEUU, la Reserva Federal, Jerome Powell.

    "Las perspectivas de crecimiento mundial se han deteriorado desde mediados del año pasado. La incertidumbre de la política comercial parece estar desempeñando un papel en la desaceleración mundial y en el débil gasto en manufactura y en capital en EEUU". Fue lo que se le escuchó decir a un desencajado Powell.

    Al mismo tiempo, el pope de la Fed hizo una bajada de línea para intentar rescatar a la economía de EEUU de la desaceleración que amenaza con transmutar recesión y arrastrar al resto del globo. No obstante, volvió a marcar —y a marcarle— el territorio a quien lo sentó en la silla que ocupa, su presidente, Donald Trump: se desmarcó de la guerra comercial que ha aumentado los riesgos para el planeta.

    Para el economista Luis Palma Cané "lo más importante es que [Jerome Powell] reiteró la visión que tiene la Fed de que la economía norteamericana está bien, está en un buen camino, está creciendo entre el 2,5% y el 3% en el último trimestre, tiene un nivel prácticamente de pleno empleo, pero reitera su observación —y la enfatiza— que existen riesgos globales hacia la baja".

    La confirmación

    De algún modo, el presidente de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, comulgó con los conceptos de Powell. "Algo está pasando, y está provocando un replanteamiento de la banca central y de todas nuestras nociones sobre lo que creemos que estamos haciendo. Tenemos que dejar de pensar que el próximo año las cosas van a ser normales".

    Bullard se tomó la licencia de abordar con ironía realista lo que es probable que ocurra: "Los inversionistas han cuantificado que habrá incertidumbre, habrá mensajes de Twitter, habrá amenazas y respuestas a esas amenazas". Añadió que en el entorno económico subyacente hubo un cambio sustancial, y es que los bancos centrales no podrán volver a las políticas de las que dependían antes de la crisis del 2008: las tasas no subirán nuevamente al 5% y los balances no volverán a cero pronto.

    En este sentido, Palma Cané incide en que "lo que hay que rescatar es que la importancia del impacto de la geopolítica en la macroeconomía global respecto a las políticas de los bancos centrales, estoy de acuerdo, no pueden seguir actuando como lo hacían antes de la crisis de 2008 con una fuerte propensión a bajar y subir las tasas: creo que deben ser mucho más cautos como lo están haciendo ahora".

    "Incluso la Fed de alguna manera ‘ha reconocido’ que quizás se apuró en su momento a empezar a subir las tasas", concluye el economista Luis Palma Cané.

    Etiquetas:
    crisis económica, guerra comercial, economía, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik