Widgets Magazine
06:32 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    Al contado

    "La desigualdad es un cáncer": ¿a qué juega Europa?

    Al contado
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    Desigualdad. Fue en lo que se centró el debate de las Jornadas Europeas de Desarrollo [EDD] en Bruselas. Su meta: lograr un mundo único en el que nadie quede rezagado, según reveló el director general de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Stefano Manservisi. Como telón de fondo, los objetivos de la Agenda 2030.

    Manservisi se agarró fuerte de los datos para enfatizar la cruda realidad en su discurso. A cada cifra que daba, le seguía una mucho más lapidaria. En el mundo cada 5 segundos muere un niño, y cada minuto son casadas 23 niñas, mientras más de 260 millones no van al colegio.

    En tanto, casi la mitad de la población mundial vive con menos de 5 euros al día, 840 millones viven sin electricidad y más de 2 mil millones no tienen acceso al agua potable ni al saneamiento básico. En este contexto, saber que sólo 26 personas son tan ricas como la mitad de la población mundial, subraya la desproporción obscena que hay entre quienes están de un lado y del otro del umbral.

    No te lo pierdas: Europa: con hambre, con frío, y deshabitada

    Tras la ristra de datos, Manservisi se animó con una frase para enmarcar a la desigualdad: es un "cáncer que fragmenta y destruye la sociedad y el desarrollo sostenible". Entonces apareció él, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea con poco hilo en el carrete de su cargo, y descargó unas frases que sonaron mucho a políticamente correcto, pero poco o nada a bajar a tierra esa combinación y retahíla tan bonita –vocablo que incluyó– de palabras que incitan a remover conciencias y corazones.

    "Europa no debe y no puede dar la espalda al mundo que sufre. 'Solidaridad' e 'igualdad' no son sólo palabras bonitas que incluyen nuestros principios fundacionales, tienen que ser una realidad. Cada persona de este planeta tiene la misma dignidad. La dignidad es lo que nos iguala".

    Entonces, Juncker pasó al ataque. "La inversión es el mejor aliado para acabar con la desigualdad desde la raíz; y vamos a invertir más para asegurar el acceso a la educación y a la salud, para que la protección social sea una realidad. Para ello necesitamos asociarnos entre iguales, eso traerá paridad y dignidad. El compromiso europeo no debe ser la caridad. La era de la caridad ha acabado".

    Además: En economía, Europa es la número uno… empezando desde atrás

    Respecto a la utilidad real que pueda tener este tipo de instancias, el presidente de la Consultora Ekai Center, Adrián Zelaia, muestra su agrado. "En principio yo creo que hay que valorar muy positivamente que se piense sobre los grandes problemas y sobre los retos de largo y muy largo plazo, porque precisamente es uno de los aspectos que más estamos echando en falta en general".

    No obstante, Zelaia matiza que en concreto estas reflexiones sobre la situación de desigualdad en el mundo no dejan de tener un cierto mensaje extraño desde la perspectiva de Europa.

    "Este tipo de mensajes en este momento resultan cada vez más chocantes. Es decir, intentar que una sociedad como la europea, que en sí misma está en una situación de estancamiento económico, cada vez más desigual y con tonos de pobreza crecientes, adopte una posición creativa y realmente activa por sensibilidad hacia lo que está sucediendo en el conjunto del mundo en otros entornos, pues la verdad es que es complicado y la credibilidad de ese tipo de posicionamientos es cada vez menor", sentencia Adrián Zelaia.

    Etiquetas:
    pobreza, Europa, desigualdad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik