En directo
    Al contado

    Europa: con hambre, con frío, y deshabitada

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    1210

    Hambre, frío, y caída de las tasas de población. Son los males que padece Europa. Todo un escenario dantesco, apocalíptico, de guerra en tiempos de paz, pero en ningún caso en el sentido bélico de estas palabras. La tendencia al páramo quedó al descubierto en una serie de estudios recientes que fungen como aves de mal agüero para el continente.

    A perro flaco, todo son pulgas. Desde el Brexit hasta la guerra comercial con EEUU, pasando por una auténtica revolución en el pulso político que hace que los partidos tradicionalmente dominantes –que llevan años de turno en el poder– y el establishment estén patas arriba. Así está la Unión Europea, sin mencionar las movidas geopolíticas a las que ha sido arrastrada por EEUU, todo un lastre económico y social.

    Y es que a día de hoy en la UE hay 113 millones de personas en la pobreza, es decir, el 22,5% de su población. Mientras, el 9,6% de los trabajadores que tienen un salario están en riesgo de exclusión social. Así lo indica el informe de la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza [EAPN por sus siglas en inglés], donde se exponen sus principales causas: contratos precarios, salarios bajos, dificultad para acceder a la vivienda y un aumento constante en el costo de la energía, la alimentación y la salud.  

    En este contexto, el Intergrupo de Lucha contra la Pobreza del Parlamento Europeo y EAPN organizaron un intercambio sobre Informes de Vigilancia de la Pobreza 2018 de EAPN, tal como consta en su sitio web.

    Para el economista José Luis Carretero Miramar la situación de los ciudadanos de la UE es extremadamente preocupante.

    "Es el resultado claro de todo un proceso que ha habido anteriormente. Aunque "la UE ha sido construida como un constructo esencialmente neoliberal, que permite en la libre circulación de capitales al interior y exterior de la eurozona toda una serie de libertades económicas para los empleadores, no ha desarrollado una política social propia. […] No hay una política unitaria propia que permita intervenir de una manera decidida frente a todo el tema de la desigualdad".

    Mientras, "desde el año 2000 el crecimiento poblacional de Europa ha sido muy modesto en comparación con los 50 años anteriores: en torno al 0,5% anual. En 2014, doce Estados miembro experimentaron pérdidas de población, mientras que en dieciséis se dio un crecimiento. […] Las áreas rurales remotas experimentan desafíos demográficos en todo el continente", según el último Dictamen del Comité de las Regiones de Europa – La respuesta de la UE al reto demográfico.

    En tanto, un estudio del Parlamento Europeo sobre las zonas rurales alerta de las principales razones por las que se produce su despoblación: menos acceso a la educación, oportunidades laborales y/o dificultades en acceder a servicios públicos o transporte, así como acceso a la sanidad pública y privada.

    Según Eurostat, los países bálticos y nórdicos, y de la ex órbita soviética, como Bulgaria, Rumanía, este de Alemania, así como el sur: Portugal, Grecia, España, Italia, Croacia y las regiones del centro de Francia, son los que más acusan esta situación. 

    Además: España es el quinto país de la UE con más riesgo de pobreza entre los jóvenes

    En opinión de Carretero Miramar este "es un problema profundo y básico respecto a la construcción de una Europa sostenible, integrada, y que pueda convertirse en algún momento en una potencia económica digna de tal nombre".

    Asimismo, el dossier sentencia que "Europa está envejeciendo de forma dramática, un proceso que se produce por un aumento significativo en la esperanza de vida y tasas más bajas de natalidad". Así, mientras en 2001 la media de edad en la UE era de 38,3 años, en el lapso de 15 años ha pasado a ser de 42,6: un aumento de 4,3 años.

    Pero ahí no se queda la cosa en el actual estado de la UE. La mayoría de sus países sufren pobreza energética. Así lo refleja un informe publicado por la Coalición Europea por el Derecho a la Energía y realizado por OpenExp. Algo que se acentúa en el sureste del continente donde según el estudio muchos países no consiguen que sus ciudadanos mantengan sus casas calientes en invierno.

    Suecia es el único país en el que menos de un 5% de sus habitantes dice no poder mantener sus hogares calientes en invierno, lo que contrasta con los datos alarmantes de países como Bulgaria, Hungría y Eslovaquia, donde menos del 10% de la población puede permitirse tener calefacción.

    Vea también: Berlín: Europa debe resolver por sí misma las cuestiones de su política energética

    En el ranking le siguen Grecia, Portugal, Chipre, Lituania y Letonia con cifras de entre 30% y un 50% de hogares calefaccionados; un escalón por encima están Italia, Croacia y Estonia, con cifras entre el 50% y el 60%; luego vienen España, Bélgica, Polonia, Chequia, Rumanía con el 60% y el 70% de hogares que pueden permitirse la calefacción.

    Para tener una referencia, España ocupa el 12º lugar de la clasificación de los 28 actuales. El resto de países tiene una situación un poco más desahogada. El informe también sentencia que la proporción del gasto de los hogares en energía está aumentando en Europa, lo que afecta principalmente a las familias de renta baja por las condiciones de sus viviendas.

    Para el economista, esta situación "representa al fin y al cabo un ejemplo paradigmático de cómo se han estructurado los mercados en la UE para favorecer a las grandes multinacionales. Si nos fijamos en el ejemplo de España, no tenemos las ventajas de una generación o una distribución de la electricidad puramente estatal, ni tenemos tampoco las ventajas de un mercado libre. Tenemos un mercado constituido por unos grandes oligopolios que además tienen toda una serie de facilidades y privilegios concedidos por el sector público".

    Hay más datos sobre el bloque comunitario. Transparencia Internacional ha presentado su informe anual sobre la percepción de la corrupción en todo el mundo. Este documento desnuda el impacto que supone la corrupción en la falta de democracia en algunos países y viceversa "el fracaso continuo de la mayoría de países para controlar significativamente la corrupción está contribuyendo a una crisis democrática en todo el mundo". En lo que refiere a la UE, el informe muestra a los países centro europeos y nórdicos como los menos corruptos. Del otro lado, se sitúan países como Italia o España.

    ​"La corrupción es una estructura paralela al Estado que funciona a todo gas. En relación con la crisis global del año 2007 se ha visto que ha funcionado anteriormente a la propia crisis global como una especie de semi-Estado o Estado paralelo. Al fin y al cabo los grandes partidos políticos en España han funcionado estructurándose en torno a grandes redes de corrupción que tenían su correlato con la burbuja inmobiliaria que se iba desarrollando", explica José Luis Carretero Miramar.

    Etiquetas:
    calefacción, envejecimiento, pobreza, corrupción, UE
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik